sábado, diciembre 02, 2006

Fotografías


¿Sabéis el dicho de que nadie es profeta en su tierra? A menudo tampoco lo es ni en su familia. Esa sensación me da al pensar en mi tío, el fotógrafo Javier Pedro Fernández Ferreras. Parece que hace falta que entremos en Google o que repasemos sus numerosos premios para creernos un poco lo mucho que vale. Le ves tan cercano, tan sencillo, tan alejado del estereotipo del artista... Así que para contrarrestarlo he decidido colgar una foto suya cada día (tampoco tengo muchas así que mejor una a la semana). De algunas os podré dar explicaciones. De esta no. Supongo que es un retrato realizado en Mali. Después de hacer paisajes, bodegones y un largo etcétera ha encontrado su pasión: los retratos en blanco y negro de personas de diversas culturas. Espero que os gusten.

1 comentario:

Cristina dijo...

Querida June!

Disculpa pero hace muchos días que no entraba en tu blog. Qué foto tan expresiva. Siempre he sentido un poco de envidia por las personas que con una simple fotografía saben plasmar un montón de sentimientos. Felicita a tu tío.