lunes, diciembre 04, 2006

Mujeres


Sin entrar en el contenido de sus propuestas, la iniciativa Ahotsak me sigue pareciendo maravillosa. Es triste que haya que recordar esa obviedad, pero la mitad de la ciudadanía somos mujeres, por lo que nuestro papel en el proceso tiene que ser protagonista. Ahotsak trabaja por ello. No sé si las mujeres poseemos una inteligencia emocional superior de manera innata o si por motivos culturales se nos ha educado para desarrollarla más. Sea como sea, estoy segura de los beneficios que una plataforma de mujeres aportaría a la situación política actual siempre que todos los hombres (y las mujeres del PP, que son las únicas que no se unen a la iniciativa) estén abiertos a enriquecerse con su mensaje. Lo triste es que lo dudo.

2 comentarios:

itsaso dijo...

Siempre hay alguien que no se une a la iniciativa, curioso que siempre sean los mismos o en este caso mejor decir las mismas.

Anónimo dijo...

A mi me sigue pareciendo que los intentos de vincular a todas las mujeres en torno a un solo proyecto son formas de sexismo. Las mujeres, por serlo, no tenemos por qué estar de acuerdo en todo. Por encima del sexo hay cosas, principios, que pesan mucho más: la ideología, sin ir más lejos. Me produce escalofríos que alguien piense que por ser mujer tengo más en común con Goirizelaia que con yo no sé. Y digo Gorizelaia por decir un nombre de mujer de la que me siento muy lejos.