martes, diciembre 19, 2006

Terapia para maltratadores

"Un centenar de maltratadores se rehabilitan gracias a dos programas del Gobierno". ¿Se puede rehabilitar un maltratador? Qué son: ¿enfermos mentales, víctimas de una educación machista, psicópatas de nacimiento, malas personas, un poco de todo? Te doy mis ojos (si no la habéis visto tenéis que hacerlo ya y antes de seguir leyendo) trata precisamente de un maltratador que empieza a asistir a terapia pero tras unas sesiones prometedoras, le es imposible asumir el proceso de recuperación de la autoestima y la autonomía que, libre de agresiones, vive su mujer y vuelve a las andadas. ¿Será eso inevitable? ¿Habrá maltratadores salvables y otros sin remedio; causas perdidas? Por más que lo intento no soy capaz de contestar a ninguna de estas preguntas así que os paso la pelota.

Uno de los grandes avances realizados en la lucha contra la violencia machista es que, por fin, las terapias y las campañas publicitarias se dirigen a los maltratadores y no sólo a las maltratadas. Esto es esencial porque anteriormente se podía difundir el mensaje de que la que tenía un problema que solucionar era la víctima y no el verdugo. La misma noticia cita precisamente una campaña de Emakunde cuyo lema es La igualdad te hace más hombre. Iniciativas como esta me hacen creer que nos encontramos en el buen camino.

3 comentarios:

Txus dijo...

Yo no tengo ni idea de si realmente se puede rehabilitar a un maltratador, pero estoy convencido de que merece la pena intentarlo.
Besines wüapa

Anónimo dijo...

Creo que quizás no todos pero muchos de ellos si se pueden rehabilitar. Pero creo que hay que tratar con la gente antes de que se conviertan o sean maltratadores. No se como se podría hacer eso...

Vi ayer la campaña de Emakunde y me parece muy bueno el mensaje.

Maite dijo...

Personalmente estoy convencida de que hay maltratadores que se pueden rehabilitar. Lo principal, en mi opninión, es que ellos se den cuenta de lo que les está pasando. Conozco a una persona, y creo que ya mencioné el caso alguna vez en este blog, que venía de una familia en la que su padre lo maltrataba a él, a sus hermanos y a su madre. Cuando se casó y tuvo hijos se encontró con situaciones que le desbordaban y recurrió a la misma solución que su padre le daba a sus problemas: el maltrato. Pero esta persona se dio cuenta de que no podía seguir así. De esa forma, se sometió a un tratamiento psicológico que hizo que pudiera superar su problema...

Cuando pienso en eso, aún me queda algo de esperanza (a pesar de que la esperanza es la ÚNICO que se pierde, no June?)