sábado, febrero 03, 2007

Programación surrealista



En Cuatro los horarios de los programas son cada día más surrealistas. Dos ejemplos claros: Queer as Folk y Rebelde Way.

La primera temporada de Queer as Folk consiguió audiencias superiores a la media de la cadena porque se emitía a las doce de la noche de los martes tras Anatomía de Grey, una de las series más exitosas. No obstante, a mucho seguidores nos parecía demasiado tarde porque además daban capítulos dobles y no todo el mundo puede estar hasta las dos de la mañana viendo la televisión. En la segunda temporada se ha cambiado la serie a la noche de los viernes. Supongo que será para que más gente pueda permitirse tal trasnoche. Una medida ilógica puesto que el público al que se dirige Queer as Folk (joven y gran parte gay) suele salir de fiesta los viernes.

Pues en el colmo de los despropósitos, hoy me he encontrado con que atrasan una hora la serie, por lo que ahora dura de una a tres de la madrugada. Se ve que las relaciones sexuales entre gays (no más explícitas que las escenas en otras series como Nip&Tuck, por ejemplo, que se emitía a las diez de la noche)resultan demasiado censurables para los aparentemente progresistas directivos de Cuatro.

Rebelde Way es el otro extremo. El culebrón argentino para adolescentes al que me enganché este verano porque me coincidía con la hora en la que hacía la casa y cocinaba (diré a mi favor que es el único culebrón al que me he enganchado y, además, soy una chiquilla al fin y al cabo)está precisamente dirigida a un público de entre diez y veinte años (o veintidos, para poder incluirme). A partir de los doce o trece años los jóvenes empiezan a salir de noche. Pues los directivos de Cuatro han decidido cambiar la serie de las doce o la una a las ocho de la mañana. La emiten antes de series mucho más infantiles como Bola de Dragón o de contenidos retro a más no poder como Pressing Catch o El coche fantástico.

No me explico este sistemático suicidio de los programadores de televisión. Y ejemplos de toda la vida (aunque no tan aplastantes) son Nosolomúsica o Documentos TV. Seguro que se os ocurren más. La foto es de una de las escenas más emocionantes de Queer as Folk, porque esa serie de apariencia frívola esconde historias de lo más hermosas.

7 comentarios:

Lucía Romero dijo...

Yo tampoco entiendo lo de Queer as Folk. Úlimamente no suelo ver mucho la televisión así que, si antes ya no me coincidia bien el nuevo horario ahora, y si no lo llegas a dedir tú, no sabría ni cuando televisan la serie.
Ya puestos en el tema. Estoy enganchadísima a esta serie, me encanta pero a veces me invade la sensación de que abusan del mito de gay= promiscuo.
Prefiero pensar que la época en qué se rodo, quizás fuera un tiempo en que no se tomaba con tanta normalidad las relaciones entre personas del mismo sexo. Sin embargo, luego pienso que en EEUU en cuanto a estos temas están más "adelantados" (sin doble sentido). Ya no se si es mi paranoia o qué. ¿Alguien opina?

Itsaso dijo...

No he visto ni una ni otra, pero sinceramente no son lógicos los horarios. Pero eso también sucede con programas interesantes, documentales, reportajes que los ponen a la hora que nadie los puede ver.

June dijo...

Pues yo creo que generalizar nunca está bien pero que el mito gay=promiscuo tiene parte de real. No el gay a secas sino el que sale por bares de ambiente. Promiscuo es una palabra algo peyorativa pero vas a un bar de ambiente y ves escenas nada habituales en bares hetero. La gente va a saco, vaya, y no hay más que ver cómo se llenan los cuartos oscuros (lo pude comprobar por desgracia cuando entré en uno pensando que era el baño) o a falta de ellos los aseos.

Yo encuentro dos explicaciones y no sé cuál pesa más: el tema de la liberación sexual o simplemente que los hombres viven el sexo de una manera más primitiva, digamos, como algo físico que no tiene porqué tener que ver con el amor. Así que es más fácil que se de sexo esporádico entre dos hombres que entre hombre y mujer e incluso entre mujer y mujer.

¿Qué pensáis el resto?

June dijo...

Se me olvidaba. No conozco mucho el tema pero creo que te equivocas, Lucía, al decir que en EEUU están más adelantados. Al menos, la sodomía sigue siendo delito en muchos estados y ni siquiera los demócratas parecen estar por la labor de aprobar el matrimonio homosexual. Creo que piensas eso por la imagen que da el cine, del país de las libertades y tal. Pero creo que eso se debe a la doble moral yanqui que se extiende a todo lo demás. Por ejemplo, yo estoy convencida (y hay indicios claros) de que la maravillosa Brokeback Mountain no ganó el oscar a la mejor película por su temática. Pero vamos, es lo que me imagino yo. Gracias por plantear el debate.

Tico dijo...

Pues de la primera serie no habia oido hablar nunca.
No estoy siguiendo esas nuevas series de aparicion sobre todo en la Cuatro o sea que nada.
Respecto a Rebelde (han dicho rebelde???) la verdad es que me parece que proyecta unos valores y una temática muy negativos para los jóvenes. No critico desde luego el hecho de engancharse a estas series (yo en su momento fui adicto a "al salir de clase" XD)pero desde luego yo la quitaba a esa hora porque no me parece apropiado para niños de 10 o 12 años por ejemplo.
Lo suyo es que los de vaya semanita hicieran un Rebelde euskadi, eso si me pareceria educativo jaja.
Salud!

June dijo...

Rebelde Way, que no Rebelde (la pequeña gran diferencia entre ambas es que las protagonistas de la primera no son barbies siliconadas).

Pero sí, el sentido que le dan al concepto "rebelde" es de lo más inadecuado. Y como dice mi amiga argentina Maite, no refleja la realidad social argentina.

Aún así, hay que reconocerle que aborda temas muy importantes desde un punto de vista bastante progresista: los malos tratos (explicando que afecta a todas las clases sociales), la homofobia y las agresiones a gays, la anticoncepción... Incluso se ridiculiza a los personajes más clasistas, ricos y pijos y se idealiza bastante a los becarios y a los que tienen que trabajar para pagarse los estudios o ayudar a la familia.

También anima a los jóvenes a que sean creativos, buenos compañeros, que defiendan sus derechos, que denuncien injusticias... Yo no se lo prohibiría a mis hijos pero aprovecharía a explicarles que Argentina no es como la pinta la serie.

Aún así, creo que la serie empezó antes del corralito y me parece mucho pedir que una serie de adolescentes refleje la crisis. Además, seguramente a los argentinos en general les costará asumir la nueva situación.

Tico dijo...

ahh, bueno, es verdad que hay varios REbeldes...y una vez mi hermana que sigue tambien una me dijo que no tenian mucho que ver y que ella solo veía esta porque la otra era de un pijerio...pero si tienes razón, no recordé que hay dos, error mio.

Es que la imagen que se nos ha quedado a todos es la de esos chicos supermodelos y barbies siliconadas cantantes que comentas y a eso es a lo que me refiero que es perjudicial si un niño ve eso y se busca ver reflejado.

Por otro lado los argentinos ya pueden estar sumidos en la miseria que si hacen una serie esta tendrá que reflejar la grandeza de su pais (vamos, eso seguro jaja)
Salud!