lunes, febrero 26, 2007

Arte contemporáneo


Os contaba antes una broma televisiva en la que se mostraban a visitantes de la feria de arte contemporáneo ARCO dibujos hecho por niños como si fueran obras de arte y éstos reaccionaban mostrando admiración y haciendo lecturas de lo más absurdas. Esa anécdota me ha hecho volver a pensar en porqué se cuestiona el arte contemporáneo. ¿Qué es arte? ¿Qué no es arte? ¿Está justificado que la gente se escandalice por el dineral que invierte el Guggenheim en comprar un cuadro minimalista todo blanco o todo negro?

En el instituto tuvimos que hacer una disertación sobre estas preguntas tras visitar una exposición de arte minimalista y conceptual en el Guggenheim. La tesis de la mía era que arte es lo que el artista crea para que sea arte. Un cinturón no es arte. Un cinturón que el artista elige y coloca sobre un soporte determinado para expresar algo sí es arte (el ejemplo corresponde a una obra expuesta en el Guggenheim).

Hemos caído en el error de intentar racionalizar todo. Defiendo que el arte, más que entenderlo, hay que disfrutarlo. Un ejemplo: el corto A las 7.35 de la mañana, de Nacho Vigalondo. Me encanta. Me deciáis algunos que no lo habiáis entendido. Yo no sé si he entendido lo que el director quería expresar pero tampoco me importa mucho. El arte busca una reacción, sea cual sea. Las teorías de la comunicación hablan de que el proceso comunicativo finaliza con el llamado feedback: el emisor lanza el mensaje, el receptor lo coge y reacciona. En el arte el proceso es igual y creo que la obra no finaliza hasta que un público no la contempla. Que yo haga una lectura diferente de A las 7.35 de la mañana la enriquece.

Si nos liberamos de la necesidad de racionalizarlo todo tal vez valoremos la belleza o la singularidad de una bailarina arrastrándose por los suelos, un cortometraje en el que un loco obliga a cantar a los clientes de un bar, una canción de Mikel Laboa en la que pronuncia palabras inventadas... Es mucho más divertido. Yo disfruto más con ése arte que con el realismo, por ejemplo. Me impresiona más la capacidad de evocar, de hacer que el receptor imagine, interprete, que el talento de dibujar un retrato idéntico, por ejemplo.

Claro que de la misma manera defiendo el derecho a cuestionar todo sin avergonzarse. A mí no me suele gustar demasiado Picasso, por ejemplo. Será un genio pero no me conmueven la mayoría de sus cuadros. Un inciso: cuando vi el Guernica en el Reina Sofía me emocioné así que supongo que cambiaría de idea si viera sus obras frente a mí. Me indignan los complejos, la hipocresía, la gente que se las da de entendida, el que los críticos profesionales monopolicen la capacidad de criticar...

Por cierto, admito apuestas: ¿Corresponde la imagen a una obra de arte?

Otro inciso: estoy un poco confusa con las etiquetas. Etiquetar no suele ser una buena idea. Me he dado cuenta que las etiquetas "emociones" y "en primera persona" valen para cualquier entrada.

6 comentarios:

Txus dijo...

Depende de quien lo haya dibujado. Si es la obra de un niño es arte, porque seguro que ve cosas maravillosas en el cuadro.
Si es una obra de las que se pagan millones de euros no es arte, es una estafa consentida.
Si tengo que decidirme... creo que es de las segundas, porque a los niños les condicionamos desde pequeños para que no se salgan del papel, por lo que dibujan circulos y no lineas que acaban en los bordes como en la foto.
¡¡Chúpate esa!! (aunque seguro que me equivoco, es lo que tiene racionalizar)
Un besin guapisima

June dijo...

Esperaré a que alguien más opine antes de desvelar el misterio pero me ha impresionado tu argumentación, sí señor.

Tico dijo...

Pues a mi este dibujo me parece pues lo que es. Un conjunto de rayajos sin sentido que no transmiten nada (al menos sin estupefacientes)
He trabajado en galerias de arte (como mozo de almacen no os vayais a creer jajaja) y me indignaba mucho que a veces el "artista" ni siquiera hacia su obra. Nos decían lo que había que hacer (esparcir escombros en una sala, romper cristales,...etc) y ya estaba. De esta forma el artista era una especie de propietario de la idea y de los materiales y la sala pero nada más..si eso es arte...
Hay un episodio de "los Simpsons" que se burla bastante de todo este negocio que dicho sea de paso es de un "snobismo" que tira para atras...
en mi caso la reaccion que despierta este "arte" es hastío.
En mi opinion no es una obra de arte pero si se trata del dibujo de un niño, pues me decepciona un poco ese niño...que poca imaginacion

cris dijo...

Lo que para unos es arte para otros es una basura. La cuestión es estar abierto y receptivo a lo que tenemos delante de nuestros ojos. A mi me dio la risa hace años viendo un calcetín gigante lleno de agujeros que había diseñado Antoni Tàpies. No sé que pudo pensar en el momento en que lo diseñó y el montón de alambres enrollados que hay encima de la Fundación Tàpies. Seguro que nadie duda que son originales pero tienen algún significado???

Txus dijo...

Yo... quiero saber si he acertado o no :p
Por cierto, cuando una persona que dice seis tacos por frase se cree más educado que el crío al que critica, puede que este pirado... o que el crío sea un demonio en potencia.
Por otra parte, el señor Perez-Reverte también dice (a veces) hasta seis tacos por frase, y aunque se que no es santo de tu devoción, no creo que para ti sea "incivilizado" o "maleducado" ¿no?
Me encanta la polémica :p

Masculino Plural dijo...

el simple hecho de saber sembrar una patata o una una lechuga es arte y cultura; en este caso AgriCULTURA...

JM Y JC
MUXUS