viernes, marzo 09, 2007

Modelos lingüísticos


Los catalanes y gallegos que conozcan el sistema educativo vasco y la polémica suscitada al emprender su reforma tienen que estar atónitos. Para quien no lo sepa, en Euskadi los padres y madres pueden elegir en qué modelo lingüístico van a estudiar sus hijos: el A es en castellano con el euskera como asignatura, el D es en euskera con el castellano como asignatura, y el B, por último, es el bilingüe. En este, lo normal es utilizar el castellano para aprender a leer y a escribir y para las matemáticas, mientras que el resto de asignaturas se imparten en euskera.

El modelo D ha ido ganando peso hasta desbancar al A, que ha terminado siendo un modelo marginal que eligen dos grupos sociales opuestos. En las escuelas públicas, el A está repleto de inmigrantes y personas de clase baja. En cambio, donde más fuerza tiene el modelo es en los colegios privados más elitistas del país.

El Departamento de Educación ha decidido que esta estructura ha quedado obsoleta y que no cumple el objetivo de que todo el alumnado domine ambas lenguas oficiales. Todos los partidos políticos han coincidido en la necesidad de reformar. El PP y el PSOE han presentado propuestas caracterizadas por aspirar al trilingüismo (el PP, por ejemplo, defendía algo nada descabellado: un modelo único en el que eñ 25% de las asignaturas fuera en euskera, 25% en castellano, 25% en inglés y el 25% restante en la lengua que más necesitara reforzarse según la comarca), mientras que el titular de Educación, Tontxu Campos, presentó tres propuestas para ayer, finalmente, anunciar la definitiva.

Los tres modelos son sustituidos por un único modelo en euskera. Sin embargo, y me parece el gran acierto de la propuesta -que también contemplaban el resto de grupos- el uso del euskera y el castellano será mayor o menor dependiendo del contexto sociolingüístico de la comarca. Es decir, en pueblos rurales y pesqueros (Lekeitio, Gernika, varias comarcas de Gipuzkoa)en los que la lengua materna es el euskera y los jóvenes no usan el castellano, se impartirán más asignaturas en castellano para garantizar que los jóvenes dominen también esa lengua. En las zonas más industriales (Barakaldo, Portugalete...) donde los niños descienden de gallegos o andaluces que no hablan euskera, se reforzará el uso de ésta lengua. Además, la propuesta aboga por reforzar el aprendizaje del inglés.

El PP ha criticado que con este nuevo planteamiento los padres ya no puedan decidir. Si no me equivoco, en Cataluña y Galicia nunca se ha dado a elegir porque nadie cuestiona la necesidad de dominar ambas lenguas oficiales. En cambio, leía hace unos días en El País que un tercio de los vascos no se interesa e incluso rechaza el euskera. ¿Cómo puede alguien rechazar una lengua ancestral y singular que enriquece la cultura? La respuesta es clara: porque el euskera, a diferencia del catalán y el gallego, está politizado. Y creo que la culpa de ello la tienen más los partidos no nacionalistas, que han asumido que el euskera es patrimonio del PNV. Ahora intentan cambiar y vemos a Patxi López e incluso a San Gil chapurreando, pero ya es tarde. Tal vez el nacionalismo también tenga su parte de responsabilidad al liderar un proceso de euskaldunización impositivo y radical pero, tras décadas franquistas de prohibición y represión, era imprescindible ser firme para evitar la desaparición de una lengua tan especial. Yo creo que si un tercio de los vascos rechaza el euskera, la solución no es darles la oportunidad de estudiar en castellano sino intentar analizar y atajar tal despropósito.

El argumento de Tontxu Campos para justificar que el euskera sea la lengua vehícular es aplastante e indiscutible: "La capacidad de los alumnos de comunicarse en castellano está garantizada". Yo soy el vivo ejemplo de ello. Aunque mi madre (gallega que aprendió el euskera con veinte años) me hablara de pequeña en euskera y yo haya estudiado siempre en el modelo D, me comunico mejor en castellano. De hecho, decidí estudiar Periodismo en castellano porque escribo mejor. Si estudiar en euskera redundase en un peor dominio del castellano, dudo mucho que hoy trabara donde trabajo.

En definitiva, creo que Campos ha tomado la mejor decisión (y no creáis que me suele gustar): un modelo único pero flexible, que tiende al trilingüismo y con el que en un futuro los derechos lingüísticos de la ciudadanía vasca estarán garantizados. Ese día, espero que desaparezca el estúpido prejuicio de ligar euskera y nacionalismo.

6 comentarios:

cris dijo...

Te leo luego guapa. Ahora salgo un rato. Muxus!!!

Á. Matía dijo...

ç"Los tres modelos son sustituidos por un único modelo en euskera"

Entonces si sólo hay un modelo ya no puedes elegir, te tienes que acomodar a ese modelo, aunque dependa del lugar en dónde vivas.
Claro que hay que garantizar que todo los vascos domineis los dos idiomas, pero no creo que haya que elegir sólo uno como lengua vehicular.

No conozco mucho la situación, por lo que es posible que me esté equivocando.

Un saludo a todos. Os invito a http://amatia1985.blogspot.com

Á. Matía

cris dijo...

Me parece muy buena propuesta. Ya dicen que el saber no ocupa lugar. Yo no veo problema en aprender euskera sea con el modelo que sea. Lo importante es aprender el idioma que siempre va a abrir más puertas a la hora de relacionarte con la gente, a a la hora de encontrar un empleo y eso está claro en Catalunya con el tema de las oposiciones en las que uno que tiene el nivel C de catalán siempre tiene más puntos. En fin, no sé porque hay tanta polémica. Lo importante es aprender y eso es lo que los padres deberían reivindicar.

marraskilo dijo...

Hombre todo es segun se mire, bajo mi punto de vista el modelo actual esta bien, cada padre tiene la posibilidad de que su hijo/a aprenda el idioma que quiera a nadie se le obliga a aprender ninguno si no quiere.
Por otro lado el gobierno vasco tambien tiene su punto de razon, lo que al final interesa es que la poblacion en general domine los dos idiomas, pero eso es arto dificil siempre y cuando una pequeña parte de la poblacion se niega a aprender o mejor dicho, a que sus hijos aprendan un determinado idioma.
A fin de cuentas cada uno es libre de escoger y simplemente el futuro pasara factura.

Masculino Plural dijo...

Desde nuestro punto de vista, lo importante, sea el modelo que sea, es que ninguna lengua sea impuesta, ni que sean lenguas excluyentes, que puedan dar lugar a casos de discriminación por razones lingüísticas.

Para los euskeraparlantes será siempre un valor añadido hablar y dominar la lengua castellana, y a la inversa.


Muxus !!!

JM y JC, desde Sevilla

Anónimo dijo...

¿Quien es el Gobierno Vasco para dedicir en que idioma se educan o no a los hijos? ¿Y si un padre prefiere que su hijo se educe en castellano-inglés?

A mi lo descabellado es suprimir los 3 modelos actuales. El objetivo ese de que todo el alumnado domine ambas lenguas oficiales será un obtetivo del nacionalismo, no de los vascos. Si los padrés matriculan en eusquera no es por que les preocupe el eusquera, sino el futuro de sus hijos, como el ser funcionarios.

En Cataluña es peor, te ponen multa si pones el nombre de tu tienda en castellano, pura tolerancia.

Quien ha politizado el eusquera es el nacionalismo, entre otras cosas intentando meternoslo a presión a los vascos.

Por cierto, ¿cuando se obligará a todos los concejales del PNV acreditar bilinguismo?

Una reflexión: si el eusquera ha sobrevivido miles de años sin la ayuda del nacionalismo ¿por que de repente necesita esa ayuda? ¿No tendrá algo que ver el tener a los suyos viviendo de nuestros impuestos?

En resumen, Campos ha tomado la peor decisión, un modelo en el que se restringe aún más el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, donde se intenta meter el eusquera con calzador a la sociedad vasca.

SI A LA LIBERTAD LINGUISTICA, NO A UN IDIOMA IMPUESTO.