viernes, enero 26, 2007

Curioso mundo el del porno


Eso es lo único que se me venía a la cabeza hace unos minutos mientras veía a Cayetana Guillén Cuervo entrevistando a Nacho Vidal. No creo que haga falta presentar a esta estrella del porno.

En cambio, sí me apetece alabar la faceta de entrevistadora de Cayetana Guillén Cuervo. Cada día me gusta más esta mujer. Creo que nadie esperaba demasiado de ella cuando se lanzó a presentar Versión Española y poco a poco ha demostrado ser una comunicadora excelente. Pese a la imagen de egocéntrica que da su desternillante imitadora en Homo Zapping, la actriz defiende con la misma pasión el cortometraje más desconocido que el gran éxito de Almodóvar, y de la misma manera se entrega tanto al entrevistar al mayor intelectual que a un personaje prosaico como Vidal. Su nueva propuesta, De Calle, es un maravilloso espacio realizado mayoritariamente por mujeres que debería ver más y prometo no perderme cuando termine Operación Triunfo (es una adicción, ya lo siento).

Hoy tocaba pues entrevistar a un actor porno y el resultado ha sido curioso. Un actor porno entiende de sexo y Guillén Cuervo es la única persona que creo que ha asumido eso al entrevistar a Nacho Vidal. Frente a lo ocurrido con otros grandes como Buenafuente, la entrevista de esta noche ha sido directa y los tabúes y tapujos han brillado por su ausencia. Vidal ha explicado cosas como que de joven se sentía en un sueño porque su trabajo era "como ir de putas gratis", que ahora produce películas y sólo actúa si la actriz le gusta, porque sería estúpido "pagar a un actor para que se tire a una actriz" que le atrae o que cuando el director dice "corten" piensa "¡anda ya!". ¿Qué esperabáis? Cuando oigo a Nacho Vidal hablar en tono metafísico me parece completamente artificial.

Aún así, el rey del porno nos ha regalado una reflexión que considero muy interesante: "No me parece mal mantener económicamente a mi pareja porque ella me mantiene a mí emocionalmente". En este caso puede sonar machista (y lo advertía él) pero creo una de las grandes asignaturas pendientes de esta sociedad es relativizar lo de ser cabeza de familia. Claro que para eso habría que relativizar el valor del dinero y ese, como diría mi padre, es otro taller.

Por último, expresar mi asombro por un fenómeno extraño. Yo creo que el porno no es un tipo de cine que consuma la mayoría de la gente. Para precisar más, puede que mucha gente lo consuma pero es minoritario el grupo de quienes conocen a fondo las películas, que son fans de algunos actores o actrices... Por eso, me deja perpleja que Nacho Vidal, Celia Blanco, Anastasia Mayo o Lucía Lapiedra sean tan conocidos entre el gran público. ¿Y quién no sabe quién es Rocco Sifredi? ¡Todos ellos aparecen en Wikipedia! Lo dicho: curioso mundo el del porno.

3 comentarios:

Txus dijo...

Quizá lo que pasa es que no es tan minoritario y simplemente a la gente le da vergüenza hablar de ello.
A mi me han llegado a recomendar peliculas de una productora en particular, porque cuida hasta el infinito la iluminación, decoración... de sus películas.
Yo creo que el problema es que no se habla de ello, no que no se consuma o se tenga en cuenta.
La última frase que comentas de Nacho Vidal suena machista porque la dice el, quizá si la dijese una mujer refiriendose a un hombre...
Ojala mi pareja ganase millones y yo pudiera dedicarme a mimarla...

Cristina dijo...

Siempre me ha gustado Nacho Vidal por la franqueza y naturalidad con la que habla. A ver si de una buena vez se pierden los tabúes y se habla de sexo como de cualquier otro tema, eso si, respetando la intimidad de cada uno.

Itsaso dijo...

Sinceramente este tipo de cine no me gusta, pero creo que es una gran ayuda para las cadenas locales para subir la audiencia.