viernes, enero 05, 2007

Clínicas anti-aborto camufladas



¿Hasta cuándo se va a seguir permitiendo que se violen de esta manera los derechos de las mujeres sobre nuestro cuerpo? ¿Van ayudar esas asociaciones a que la madre pueda dar una vida digna a su bebé? ¿Le van a liberar de trabajar para que se pueda ocupar de él? ¿Le van a inocular la madurez que necesita para ser madre? ¿La van a vigilar para que al borde de la desesperación no tire al bebé a un contenedor o lo asesine? ¿Le van a ayudar a enfrentarse a su familia (que puede echarla de casa entre otras cosas) y a la sociedad? ¿Le van a devolver la juventud perdida? ¿Le van a buscar a un padre que comparta las obligaciones y los gastos? ¿Van a proporcionarle preservativos y le van a inculcar educación sexual para que no tenga que volver a acudir a una clínica de aborto? ¿O se conforman con negar, entre otras tantas libertades, la libertad sexual a las mujeres?
¿Hasta cuándo va a seguir considerándose a la mujer una vagina que da a luz y unos pechos que amamantan; un mero aparato reproductor? ¿Hasta cuándo se va a permitir que esos grupos integristas, fanáticos y misóginos, escudándose en una moral de lo más inmoral, sigan confundiendo a las mujeres tocándoles la fibra sensible de la manera más burda? ¿Hasta cuándo vamos a aceptar las tesis tan extendidas y apoyadas por la iglesia católica de que entre la vida de una mujer hecha y derecha y la de un óvulo fecundado hay que quedarse con el óvulo? ¿Qué más da la salud psíquica de la mujer? ¿Por qué preocuparse de ello si la única función que debe cumplir la mujer en la sociedad es traer al mundo hombres y cuidarlos? ¿Existirían esas tesis en una sociedad realmente igualitaria en la que se persiguiera la misogínia?
La foto es de la exposición 18 segundos.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Hay gente muy obsesionada con el tema del aborto. Me refiero a los antiabortistas. Sólo hace falta pasearse por alguno de los grupos de msn donde esta gente campa a sus anchas exponiendo fotos de abortos y hablando barbaridades de la gente que aborta. ¿De dónde nace esa obsesión? Yo creo que nadie puede opinar sobre el tema, solamente la mujer afectada en cuestión. Un embarazo ha de ser una bonita noticia. Cuando implica problemas a nivel económico, social, psicológico, anímico creo que la mujer ha de ser libre para decidir si quiere continuar adelante. La postura de la Iglesia es como siempre la de la intransigencia. Nada que ver con la caridad que tanto predican pero no son capaces de ponerse en el lugar de la mujer.

Anónimo dijo...

Hace año redacte un reportaje sobre el tema situandolo en Irlanda. La gente tiene que viajar a otros paises para abortar. Me quede alucinada al saber ciertos aspectos como tarifas por abortar y gastos que conlleva.