miércoles, mayo 02, 2007

El poder de las pesadillas


Ayer terminé de ver la serie de tres documentales que compone El poder de las pesadillas (The power of nightmares), realizado por la BBC. Se trata de tres vídeos que arrojan una tesis controvertida por la que probablemente la cinta no ha tenido la repercusión mediática ni social que merece.

El poder de las pesadillas I, recuerda de forma paralela, evidenciando así sus similitudes ideológicas, el nacimiento del neoconservadurismo y del islamismo radical. La segunda parte muestra cómo los neocons avivaron el islamismo radical para acabar con la URSS y, cumplida la misión de ambos movimientos, cómo siguieron creando miedos irracionales para poder seguir a flote. La última parte revela que Al Qaeda no es una red potente y organizada sino un fantasma difuso que los neocon han ido alimentando y del que los propios islamistas se han aprovechado.

Este documental no es un vídeo casero, sino que en él aparecen todo tipo de testigos directos de las tramas que se narran: miembros de los Hermanos Musulmanes, agentes de la CIA, miembros de los gabinetes de los diferentes presidentes de Estados Unidos, jueces, catedráticos de las universidades más prestigiosas... La tesis se fundamenta en un exhaustivo seguimiento de los procesos judiciales en EEUU y Gran Bretaña, y el documental se enriquece con un sinfín de imágenes de archivo.

Yo me pregunto: ¿cómo es que las cintas de Michael Moore han tenido tanta repercusión y un documental de la BBC mucho más controvertido no ha tenido eco en los medios? ¿Será que Moore es más sensacionalista? ¿Que su mensaje no es tan peligroso para las administraciones? ¿O que la BBC da más miedo que un yanqui loco que actúa al estilo Caiga quien Caiga?

Sea como fuere, es una pena que en un momento en el que se está produciendo un verdadero bombardeo mediático en España para convencernos de la horrible amenaza que supone Al Qaeda, este magnífico documental no trascienda más. Gracias, Ernesto.

10 comentarios:

á,matía, en las prácticas dijo...

Neocon. Palabra chocante, ¿no? Compuesta de "neo", sufijo que quiero decir nuevo, y el lexema (¿sería lexema?) "con", de conservador, esto es, opuesto a los cambios bruscos. Ergo, neocon lo podríamos traducir como nuevos conservadores. O nuevos que no apuestan por los cambios bruscos. Curioso cuanto menos.
¿Será que la izquierda también tiene sus propios fantasmas?

June dijo...

No tengo ni idea de qué quieres decir con los fantasmas de la izquierda. La guerra de Irak y otras estrategias neocon no son ningún fantasma: los más de 700.000 asesinados no tienen nada fantasmagórico. Tienes razón en que la palabra es muy curiosa, es un oxímoron.

á.matía, filosofando dijo...

Me sigue costando entenderlo. Los neocon -algunos- (que sigo sin comprender qué significa) sólo tienen fantasmas y causan muertos. La izquierda -alguna- lucha contra realidades y no causan ninguna víctima. Entonces. la banda terrorista ETA, ¿es una banda neocon?. Pongo este ejemplo, porque la misma organización se define de izquierdas.
Qué lio.
Los fantasmas persiguen a cualquier ideología. Y cualquier ideología persigue fantasmas.
Porque, ¿acaso las luchas de la izquierda siempre son más legítimas que las de la derecha? Las habrá que sí, las habrá que no. Las habrá contra realidades, las habrá contra fantasmas. Pero, lo que para unos son fantasmas, para otros son realidades. A ver si al final todo van a ser realidades. O todo fantasmas.
Repito, qué lio.
¿Oxímoron? Lo busque en la RAE. Curioso. Gracias.

Un saludo

June dijo...

A ver, a ver. Aquí nadie está hablando de izquierda o derecha. Y ETA no tiene nada que ver con los neocons. Te recomiendo que veas los documentales para entenderlo.

Por decirlo brevemente, los neoconservadores (lo son Wolfowitz, Presidente del Banco Mundial, Cheney y Rumsfeld) creen en la superioridad moral de Estados Unidos y su misión de extender el modelo democrático estadounidense y los valores morales conservadores al resto del mundo para proteger a la ciudadanía estadounidense del influjo de males como el comunismo y, hoy, el islamismo radical. En los años ochenta los neocon intervinieron de manera agresiva en otros países para parar a la URSS y hoy hacen lo mismo para parar el islamismo radical. Dentro del partido republicano, hay una corriente neocon y otra que no lo es. Aznar es neocon: se metió en Irak y apoyó el golpe de Estado de Chávez. En el PP habrá quien no lo sea, quien no crea en la intervención agresiva de España en otros países para imponerles un modelo político.

Lo que plantea el documental es que el islamismo radical es una amenaza que está ahí (y explica cómo nació y qué barbaridades postula) pero que los neocons han engordado para convertirla en un enemigo aterrador con el que puedan justificar su política exterior agresiva.

Insisto: descárgatelo de google videos (se baja en un pis pas), porque, aunque puedas no creerte lo que plantea la tercera parte o no estar de acuerdo, las dos primeras partes son historia pura, algo que nadie discute. Y en los documentales son los propios neocon los que explican su teoría.

Y yo no sé cuándo he dicho que la izquierda no cause muertos o que luche contra realidades. No me habrás visto defender nunca el stalinismo, el comunismo chino ni las FARC, por ejemplo. Para mi ETA no es de izquierdas: es una organización fascista que alimenta el fantasma de la opresión del pueblo vasco para poder controlar el País Vasco. El miedo como instrumento de poder es algo viejo que utiliza todo dios.

June dijo...

Perdón: a Chávez, no de Chávez.

á.matía, sacando de quicio a June dijo...

Bien, me va quedando más cristalino. Hay neocons de izquierdas y de derechas, ¿no? Por otro lado, ETA alimenta el fantasma de la opresión. ¿Fantasma? ¿Son neocon? Ah, no, que has dicho que son fascistas. ¿Entonces los fascistas no son neocon? Aznar, ¿es neocon o fascista?. Ah no, que has dicho que es neocon. Claro, a los que le llaman fascista habría que explicarles que no, que los fascistas son los de ETA, ¿no? Porque dijimos que los de ETA son fascistas. Ay Dios, que me vuelvo a liar. ETA, dices, no es de izquierda. Tampoco es neocon. Entonces si eres fascista no eres ni neocon ni de izquierdas. ¿Eres de izquierdas si eres neocon? ¿Eres neocon si eres de izquierdas?.
De todos modos dices que no hablamos de izquierda y derecha, pero todos los ejemplos que me pones de neocon (partido republicano, PP, Aznar) son gente de derechas, y uno de las etiquetas del post es "Retratos de la derecha". Mi malicia me hace pensar que equiparas derecha co neocon.

Jeje, ¿he logrado sacarte de quicio? jeje

June dijo...

No hay neocons de izquierdas. El neoconservadurismo es una corriente nacida dentro del Partido Republicano. Un partido de izquierdas puede creer en la intervención agresiva en otros países pero no serían neocons, serían otra cosa, porque los valores morales conservadores que defienden son un ingrediente básico de la corriente.

Fascista es según la RAE un adjetivo que describe a una persona "excesivamente autoritaria". Un régimen o partido político autoritario es aquél que "ejerce el poder sin limitaciones".

Izquierda y derecha no son conceptos absolutos sino relativos. Como bien sabrás, su origen son los asientos del parlamento durante la Revolución Francesa: los más progresistas se sentaban a la izquierda y los conservadores a la derecha.

ETA no es neocon porque no defiende valores conservadores y no quiere extender su modelo a otros países, sólo le interesa Euskal Herria; Aznar es neocon y lo de fascista dejo que cada cuál lo decida; los neocon han defendido a regímenes fascistas pero se supone que abogan en su país por un modelo de democracia representativa. No equiparo derecha con neocon: derecha es un concepto muy amplio y relativo (como izquierda) que incluye entre otras corrientes la neocon.

Recuerda, la RAE y Wikipedia son tus amigas. Y como verás, sacarme de quicio es muuuuuy difícil. Llevo años entrenando con un amigo de derechas que es mil veces más tocapelotas.

á.matía, ya reconciliador... dijo...

"ETA no es neocon porque no defiende valores conservadores" Entonces es de izquierdas, ¿no? Pero tú habías dicho lo contrario. jeje

A ver, ahora ya en serio, sólo he querido marear un poco la perdiz.
1)Los videos, seguro son interesantes, e incluso puede que este de acuerdo en gran parte de ello, por lo que comentas. Es más, siempre he creído que los EEUU buscan encontrar un enemgigo común para ser más fuertes. Otra coss es que el enemigo ese exista...

2)Y todo lo demás es que me hizo gracia lo de neocon. Me imagino a alguien diciendo;: "soy neocon", como el que dice "soy de izquierdas". Y es que las barreras son tan difusas..

Espero que no me hayas empezado a odiar..jeje

June dijo...

ETA es una organización de izquierdas. Lo que quería decir (creo que está claro) es que me parece un insulto considerar de izquierdas a un grupo que asesina a quien no piensa como ellos. Creo, o al menos eso dicen en Wikipedia, que los neocon no se llaman así mismos de esa manera. Que las barreras son difusas está claro, y las etiquetas absurdas, tal vez por ello hayas podido liar tanto la manta.

Tico dijo...

Peronda por tardar tanto en escribir en tu blog june.
Lei esta entrada hace ya varios dias pero estuve esperando a un momento mas relajado para escribir
Me alegra mucho de que te gustaran estos documentales.
Me alegra mucho que te hayas hecho eco de ellos.
Mer alegra haber conocido este blog y a ti.
Muchas gracias a ti June.
Estoy espesisimo y no se que poner.
Me pasa cuando te comento el blog al mismo tiempo que hablo contigo jaja.
Salud!