viernes, mayo 25, 2007

Diagonal


Uno de mis pocos pero queridos habituales de este blog me ha dicho que el periódico Diagonal suena a "revista parroquial o panfleto político". Como es un proyecto que aprecio mucho tanto como joven progresista, seguidora de los movimientos sociales, y periodista, he decidido dedicarle una entrada. Algunos sois incluso suscriptores, así que os invito a que añadáis vuestra opinión. El resto, animaros a comprarlo, sin prejuicios, y si no os gusta (que a muchos, por ideología, no os gustará), pues nada.

Diagonal es un joven periódico quincenal de actualidad crítica que ha publicado ya 54 números de 50 hojas. Además de tener a más de 3000 suscriptores y ofrecer todos sus contenidos gratis en su página web, se vende en los kioskos de la Comunidad de Madrid y en librerías y locales de todo el Estado, entre otros en la de la UPV en Leioa.

El periódico cuenta con las siguientes secciones fijas: Entrantes (equivalente a Opinión); Global (política internacional y movimientos internacionalistas), Cercanías (proyectos comunitarios y movimientos de base); Saberes (Educación, Ciencia y Nuevas Tecnologías); Entorno (medio ambiente, ecología política); un cuadernillo de Culturas (con secciones de danza, música, teatro, cine, literatura y deportes) y otro de humor gráfico; Cuerpo (sexualidad, alimentación y consumo); En el alambre (precariedad, información laboral, política económica); Enfoques (dos páginas con fotos grandes, tipo fotonoticias); Debate (dos artículos de opinión de dos organizaciones sociales con diferentes opiniones o experiencias sobre el mismo tema); Libertades y Derechos (control social, ciudadanía, libertades sexuales); Agenda y servicios (talleres, seminarios, agenda de espectádulos y una receta de cocina), y Página de salida, similar a las contraportadas de los periódicos convencionales. Es, por lo tanto, bastante más completo que una hoja parroquial y bastante más diverso y heterogéneo que un panfleto político.

Me costaría mucho contar el número de redactores, fotógrafos, maquetadores y colaboradores que tienen porque veo que son un montón. De todos ellos, apenas los jefes de sección cobran (lo sé porque he colaborado breve pero satisfactoriamente con ellos), el resto lo hacen de manera voluntaria y desinteresada, como modo de participar en un proyecto alternativo con el que dar voz a los movimientos sociales. Por lo tanto, es un esfuerzo encomiable el que hacen, porque sus únicos ingresos son la venta (dos euros, que para un quincenal me parece muy razonable, y menos para los suscriptores) y la publicidad, para lo que sólo admiten la de movimientos sociales y el pequeño comercio, una cuota de mercado muy limitada y que no puede permitirse grandes desembolsos. Para sacar algo más, de vez en cuando dan alguna fiesta y venden camisetas. Aspiran a llegar a los 5000 suscriptores para dar viabilidad al proyecto.

Cada cuál que juzgue, pero creo que los textos están muy bien redactados, se trabajan todos los géneros periodísticos, y tanto las fotografías como el diseño me parecen muy acertados, además de que me ha interesado especialmente cómo han articulado las diferentes secciones. Como nos explicaron en unas jornadas celebradas en la UPV, su intención es huir de la lógica fragmentaria creando secciones más globales que permitan explicar bien cada tema, ligando aspectos económicos, culturales, sociales, políticos... Espero que os guste.

9 comentarios:

á.matía, por alusiones dijo...

Jajaja..La verdad es que con mi comentario en la entrada anterior quería tirarte un poco de la lengua pero, no pensé que fueras a dedicar un post al tema. Bueno, por alusiones, contestaré, jeje.
La gente que trabaja en el Diagonal, como tú dices, no cobran. No conozco a ninguno por eso pregunto: ¿son periodistqas? Porque sino cobran de algo tendrán que vivir. Esto es, trabajarán en algún otro sitio. Y puede que trabajen en el periódico como el que dedica su tiempo a Intermon o a Caritas. Periodismo de voluntariado.
Además, dices que estás segura que por su idelogía a mucha gente no le gustará. Puff...No voy a entrar en el juego de que todos los periódicos demuestran una clara ideología pero, en el caso del Diagonal es bastante evidente, ¿no crees? Es que, por estar regla de tres, La Razón también podría ser otro periódico alternativo de esos.
Sigo creyendo que es un periódico dedicado a difundir unas determinadas ideas. Pese a todo, me encanta que puedan existir periódicos así porque parece que, pese a todo, la libertad de expresión funciona.
Por cierto, seguiré siendo habitual, en la medida de lo posible, al blog... Y, no niego que muchas de las noticias que comentan sean de interés para el público en general.
Un saludo. Á.Matía

June dijo...

Diagonal no es alternativo por su línea editorial de izquierdas, lo es porque informa sobre lo que los medios convencionales no informan (por ejemplo, en este número sobre qué está pasando en la "no guerra" de Afganistán). Pues claro que no os gustará a muchos, como a mí no me gusta La Razón, eso no le desacredita. Tal vez los contenidos no sean tan aparentemente neutrales como en otros periódicos, pero es que yo no defiendo el periodismo que consiste en esconder doctrinas bajo una falsa apariencia de imparcialidad. Diagonal no engaña, y da voz a movimientos de diversos signos, porque en política no sólo hay izquierda y derecha, como hace pensar la lógica bipartidista. La mayoría trabajarán en sus ratos libres haciendo la aportación que puedan. Si lees el periódico, verás que se nota que son periodistas y analistas políticos, o expertos en las diferentes materias. Una vez más, en vez de seguir dándote explicaciones, te invito a que le eches un vistazo en la uni o en la web.

á.matía, que le toca el turno dijo...

Claro que lo he leído, por eso te contesto. De lo contrario, no lo haría. De todos modos, insisto, no entro en el contenido del periódico que me puede parecer mejor o peor, sino que por la forma que tienen de contar las cosas y de no ocultar (tampoco digo que lo tengan que hacer) una clarísima linea idetorial, ayudan a acrecentar la mala fama del periodismo. Frases como "depende del periódico que leas, te dicen una cosa u otra" no dejarán de ser repetidas mientras sigan existiendo periódicos tan marcados ideológicamente, por mucho que se este de acuerdo con lo que postulan, Ese es otro cantar. Claro que hay que escapar de la idea de periodismo sin intencionalidad, pero creo que hay que acercarse al periodismo que busca informar a todos y no a un determinado sector de la población.
Por cierto, tengo alguna pregunta:
-Diagonal, ¿está fundada por miembros de alguna asociación o similar?
Un saludo, June.
Por cierto, si la hora de tu último comentario coincide en realidad con la hora en la que lo escribiste, eso es que has trasnochado. Espero que lo hayas pasado bien, jeje.

June dijo...

¿Una revista sobre informática informa a todos? ¿Qué tiene eso de malo? Frente a los periódicos generalistas diarios, Diagonal nace con la clara vocación de dar voz a los movimientos sociales, que siempre son de izquierdas, por definición. ¿Por qué? Porque se dirige a un amplio sector de la población (la izquierda más allá del PSOE) que no tiene un periódico con el que identificarse, porque no creo que haga falta explicar porqué el más progresista, El País, no sirve.

Ese es su primer objetivo, y el segundo dar voz a las organizaciones sociales, cuyas luchas apenas aparecen en los periódicos convencionales. Dime tú, por ejemplo, cuándo has leído algo sobre el movimiento de los sin tierra (MST) o las organizaciones campesinas bolivianas. Probablemente, los primeros sólo cuando ha habido conflictos y los segundos ni eso.

Su colectivo editorial (porque en Diagonal la estructura es horizontal y las decisiones se toman de forma asamblearia) proviene de UPA-Molotov, una web de contrainformación mucho más marcada y combativa. Su intención entonces fue "concentrar todos los esfuerzos en la construcción de una nueva publicación desde los movimientos sociales cuya difusión trascienda el ámbito de l@s activistas". Según nos contaron en clase, quisieron crear una publicación de calidad, tanto por la forma (textos, fotos, infografía, diseño...) como por el contenido. Yo creo que lo han conseguido, y con muy pocos medios.

Tan marcado ideológicamente, dices. Yo te juro que no sabría etiquetar la línea editorial de Diagonal. Porque para mí no hay izquierda y derecha simplemente. Al igual que tú te consideras liberal y eres consciente de que también hay derecha conservadora y ultraderecha, en la izquierda las corrientes y los matices son infinitos. Es uno de los motivos por los que se perdió la Guerra Civil, por ejemplo, por la falta de unidad. Por ejemplo, Tico; Alberto, un conocido del partido comunista, y yo somos suscriptores de Diagonal, y si crees que nuestra ideología es la misma, es que tu forma de pensar en política es bastante simplista. Incluso Jeni, una amiga mía más bien apolítica, lo compra de vez en cuando porque le gusta la sección de cultura y los diferentes temas de interés general.

Lo de acrecentar la fama del periodismo, depende para quienes. Para mí este es el periodismo que me interesa: el comprometido, el que cuenta a los lectores lo que otros no cuentan, el que se hace eco de las luchas sociales y denuncia todo tipo de vulneraciones de derechos e injusticias, el que apuesta por transformar la sociedad y sigue creyendo que otro mundo es posible.

Y ayer escribí de madrugada porque estuve currando hasta las 4. Hoy me ha despertado el teléfono así que estoy que trino.

á.matía, asustado porque June está que trina dijo...

Bien, vayamos por partes, como dijo Jack el destripador:
-Tienes razón: una revista de informática tiene un target concreto, pero a lo que yo me refiero es que, aunque no todo el mundo lo lea, puede y debe informar a todo el mundo.
-Los movimientos sociales por definición son de izquierdas. Pues va a ser que no. El triunfo de Hitler, tras un enorme movimiento social no fue precisamente de izquierdas. O el abolicionismo de la esclavitud en 1833 tampoco tiene nada de izquierdas. O los movimientos sociales católicos. En cualquier caso, lo que nos ocupa no es una clase de Historia.
-Quiere dar voz a mov scoiales que no se conocen mucho. Bien, si es que yo me estoy metiendo con lo que dicen, para nada. Estás dando por hecho que no estoy de acuerdo con lo que postulan. Quizá sí, quizá no. Lo que digo es que no sé si rozan la barrera del periodismo para convertirse en propagandismo. En cualquier caso, están en todo su derecho.
-Las decisiones se toman de forma asamblaria. Esto es, todo el mundo piensa igual, o parecido. En general, todos comparten las mismas ideas. Gente que reúne esfuerzo y trabajo para logar un fín. Repito que me suena a asociación.
-¿Cuando me he considerado yo liberal? jeje.. Vale, tampoco te lo voy a negar...jeje. Claro que la izquierda tiene muchas vertientes pero, Diagonal, alberga como mucho a todas las ideologías de esa izquierda fracturada de la que hablas. De todos modos, sigo diciendo que estamos mezclándolo (como siempre) con política. Si yo no me meto con lo que dicen. Por cierto, acusame de lo que quieras pero que mi forma de pensar no es simplista creo que te lo he demostarado. Creo, vamos.
-Me parece perfecto que este sea el modelo de periodismo que a ti te guste. Intencional. Proablemente eso mismo piensa Jimenez Losantos, que otro mundo es posible, pero en otro camino distinto al tuyo. (Creo que esta última frase va a crearte un pcoo de úlcera, jeje)
-Por cierto, menos trabajas y más descansar June. Cada cosa s su tiempo. Yo anoche estuve en el cine. Zodiac. Te la recomiendo.
Saludos de nuevo.

June dijo...

Bien, si no te metes con el contenido dejemos la política a parte. No te he llamado simplista, sino que lo serías si pensaras que Tico, un comunista y yo tenemos la misma ideología.

Yo no pretendo que los periódicos generalistas sean como Diagonal. Yo defiendo la necesidad de que haya periódicos alternativos, dirigidos a un sector que echamos en falta ese tipo de información, como contrapunto a los medios de comunicación masiva. Es decir, de acuerdo con que los periódicos convencionales deben informar a toda la ciudadanía, con un tratamiento imparcial (pero de verdad, no sólo una apariencia de neutralidad) y separando información y opinión. Diagonal no pretende ser eso, sino un contrapunto a eso, y su diferencia con Losantos es que no se dirige a un público masivo sino a uno muy bien definido que sabe lo que está leyendo y que de hecho lo conoce porque está inmerso en los movimientos sociales.

Y que me compares la demagogia barata y los discursos incendiarios de ese agitador social que es Losantos con los reportajes elaborados sobre temas de los más variados de Diagonal... Yo no lo veo, la verdad.

á.matía, conciliador dijo...

El que oye la COPE, también sabe lo que está escuchando...
En cualquier caso, creo que tanto tú punto de vista como el mío, han quedado claros.
Gracias por el diálogo.
Otro saludo

June dijo...

A mi abuelo Losantos le ha convencido de unas barbaridades terribles porque no tiene información suficiente como para ser crítico con sus palabras. Y así gran parte de sus oyentes, estoy segura. Pero ya vale de darle vueltas sí. Al menos espero que te haya servido para concocer un periódico diferente y una forma diferente de hacer periodismo. Gracias a ti también.

Tico dijo...

Yo como subscriptor del diagonal puedo decir que es una publicacion que no contetna a todo el mundo de eso que llamais izquierda.
A mi hay cosas del periódico que me gustan y otras no. No lo tomo como el órgano de expresión de un movimiento político concreto sino como una forma de tener acceso a informaciones que otros medios se niegan a cubrir (como ha dicho June con el tema de Afganistan)
Aqui en España tenemos la mala constumbre de dejar todo el periodismo y la informacion de la izquierda en manos del grupo Prisa y periódicos como este me parecen estupendas iniciativas para combatir eso.
Por ahora se saca adelante con muchas dificultades pero vamos a ver qué pasa el dia que este preiódico represente una amenaza.
Ya sabemos que aqui todos los derechos duran hasta que los de siempre se sientan amenazados.

Y diagonal si en algo es alternativo es porque se financia por sus lectores (aparte de 4 anuncios de bares y centros opulares) por lo que no tiene ninguna atadura ni censura a la hora de hablar de nada y eso es lo imoprtante y de lo que muy pocos medios pueden presumir.
Y para panfleto ( y de los cutres) LaRazon jeje.