miércoles, diciembre 12, 2007

La masculinidad en primera plana


Hoy he comprobado con alegría como un movimiento aparentemente minoritario y desconocido como el de los hombres por la igualdad ha protagonizado un extenso reportaje en El País. Un reportaje que ha abierto la sección de Sociedad, ha estado en portada de la edición digital y se ha colocado como la octava información más leída.

Expertos en masculinidad y miembros de grupos de hombres como Ritxar Bacete, del grupo de Álava -al que dediqué un reportaje y os suelo hablar de sus iniciativas- explican porqué el modelo machista imperante no sólo perjudica a las mujeres sino también a los propios hombres.

Os he hablado a menudo de este tema, así que me limito a felicitar a todos los integrantes del movimiento (con especial cariño a los de Álava) por haber logrado con su trabajo sumar voluntades y apoyos por parte de los medios de comunicación y de las propias instituciones. Recordemos que el Instituto vasco de la Mujer, Emakunde, ha puesto en marcha el programa Gizonduz, una iniciativa pionera (la primera, que conozcamos, impulsada por un gobierno autonómico) cuyo objetivo es desarrollar políticas de igualdad dirigidas a hombres. La autora del reportaje de hoy es Carmen Morán, que hace una labor encomiable visibilizando casi a diario las desigualdades que persisten entre hombres y mujeres. Os invito a que leáis el texto y lo debatamos.

La foto es la primera que sale en Google al escribir "masculinidad".

4 comentarios:

Ritxar dijo...

Querida June, antes que nada me gustaría enviarte un abrazo tipo caracol, (de esos en los que tu estás en el centro y el resto te vamos rodeando) de parte de los hombrecitos que conformamos el Grupo de Hombres por la Igualdad de Araba.

La verdad es que un movimiento humilde y pequeñito como el nuestro, alcanza ecos y espacios que nos sorprenden. Cada vez que damos un pasito, se generan las mismas ondas que cuando un canto es arrojado en el centro de un lago. Y esa amplificación y extensión de nuestras ideas, propuestas y prácticas, no la hacemos nosotros, sino que siempre hay una mano aliada, amiga y cómplice, que desde el feminismo y las mujeres nos hacéis posibles.

Ya lo decía Pablo Freire, "las personas no se liberan solas, se liberan en comunidad". Y hoy podríamos traducirlo en algo así como "los hombres y las mujeres no nos liberamos solos, lo haremos juntos y juntas". Y en la confianza que depositáis algunas mujeres en nosotros, está la convergencia de las luchas específicas del feminismo y los hombres por la igualdad.

Eskerrik asko.

Besos, cariño, salud y abrazos.

NáN dijo...

Pues te diré que esto de tenernos separados es un cuento, pero el cuento que mejor funciona. Ya en las minas del siglo XIX solían distribuir a los trabajadores por "galerías regionales": vascos en la tercera, andaluces en la quinta, etc., etc. Y los pobres muertos de hambre se deslomaban para producir más.

Algo diferente hay, seguro que tiene que haberlo, entre mujeres y hombres. Pero seguro también, segurísimo, que esa diferencia no justifica ninguna de las diferencias sociales, culturales, políticas y económicas. Diferencias asumidas, aceptadas y aplaudidas tanto por muchos hombres como por muchas mujeres.

Mientras vamos desenredando la madeja y descubriendo las trampas habrá que potenciar "agrupaciones artificiales" que combatan contra las "diferencias artificales" con las que nos separan a los que en esencia somos iguales, para que no veamos la "diferencia real": los que tienen y los que no; los que pueden y los que no.

Bien por esos tipos de Araba y de donde sea; y por todos los tipos y las tipas de todas partes que se dedican a decir no a lo falso, a deshacer "en comunidad" las desigualdades.

migramundo dijo...

Creo que reportajes como el que citas serán cada vez más frecuentes, así lo espero, porque no sólo es lo que debe ser, sino porque no queda más remedio que redistribuir los roles sociales entre ambos sexos (¿por qué lo llamarán género, como la pana o la categoría gramatical?). Por otra parte, me parece que labores de divulgación como la que tú haces me parecen no sólo encomiásticas, sino necesarias para ayudar a que la tortilla no se queme siempre por el mismo lado.
Por cierto, he visto que cumples años siete días después que yo. Aunque con retraso, felicidades. Besos.

June Fernández dijo...

Gracias a Ritxar porque es un lujo tener por aquí al prota(no creo que le guste esa definición, jeje); a Guillermo por felicitarme y por "encomiasticar" (es que me ha hecho gracia el palabro, será por mi ignorancia) el post, y a los tres por vuestro buen rollito. Creo que todos estamos en esa sintonía de impulsar sinergias (uf, qué empresarial ha sonado)desde la convicción de que nos benefician a todos y todas. Así que ala, sigamos deshaciendo "en comunidad" las desigualdades, como dice Nán.