lunes, diciembre 17, 2007

17 caras de la inmigración femenina


Estoy contenta con un reportaje que he publicado hoy porque creo que ayuda a visibilizar la triple discriminación que sufren las mujeres inmigrantes y, a la vez, sustituir la imagen de víctimas y dependientes por la idea de que son personas luchadoras y emprendedoras que a menudo llevan el peso de la familia. Os invito a leerlo y a comentarlo. Empieza así:

"He crecido, me siento más segura, fuerte e independiente". "Todo es duro, pero aprendes. Lo peor es separarte de tu familia, pero ayudarles merece la pena". Son testimonios de la exposición de SOS Racismo Mujer inmigrante vecina que da voz a 17 de las 48.000 extranjeras afincadas en Euskadi. Frente al estereotipo de víctimas, dependientes y sumisas, la muestra recoge historias de mujeres emprendedoras que mantienen intacto el optimismo y el afán de superación. Tres de ellas han narrado a EL PAÍS sus vivencias.

Lo malo es que por falta de espacio han eliminado el último párrafo, que incidía en esa visión más optimista, así que os lo añado aquí:

Hacen vida social con autóctonos, y han encontrado pareja y amigos vascos. “Tener el corazón en Perú y el cuerpo aquí es el peor error”, sostiene Giovanna. Comparten también la convicción de que emigrar, pese a todo, les ha enriquecido y fortalecido. “He madurado a base de palos. Tengo mucha fuerza. Lamento no haber tenido adolescencia, me he sentido muy vieja. Pero si lo reviviera lo haría igual”, recalca la joven rumana. Buchen también subraya que “incluso estar de interna, que es lo más duro, sirve para valorar cosas esenciales como la libertad”.

Enhorabuena a la gente de Sos Racismo (en especial a Zuria y Pablo) porque la exposición ha quedado realmente bien. Y me alegra poder trabajar informando sobre este tipo de iniciativas.

13 comentarios:

Magapola dijo...

A mí también me alegra que nos puedas seguir informando de este tipo de iniciativas. ¡Gracias, June!

Guillermo Pardo dijo...

Hay que derrotar los discursos xenófobos con trabajos como el tuyo. Estupendo, compañera. Besos.

RGAlmazán dijo...

Mujer e inmigrante dos condicionantes que muchos no valoran bien.
Es importantísimo, cada vez que se pueda, hacer de altavoz como has hecho, ante estas mujeres que por ayudar a los suyos se alejan de sus raíces y vuelven a empezar.

Salud y República

Eifonso Lagares dijo...

Muy buen trabajo. Has elegido dos miembros de la sociedad, mujeres e inmigrantes, que son fundamentales y que no valoramos lo suficiente por separado, ni tan siquiera nos paramos a pensarlo en un solo ser.
Saludos

Martín Bolívar dijo...

Una información que profundiza en un tema prácticamente sin tratar, elaborado con sensibilidad.

Anónimo dijo...

como siempre, genial! =)

Jluis dijo...

June, un planteamiento tan acertado como necesario el que das al post y al artículo.

Cuando dejemos de tratar a las personas como portadoras de etiquetas y empecemos a hablar de individuos, se caerán solos esos estereotipos... mientras tanto artículos como el tuyo son un lujo necesario.

Un abrazo

Alicia dijo...

June,
felicidades por tu reportaje...fantástico.
Un saludo desde Lápices para la paz.

Masculino Plural dijo...

Enhorabuena June por este trabajo. Realmente, si la condición de inmigrante es un peso difícil de llevar, la cosa se pone más complicada cuando le ponemos rostro y alma de mujer.

Durante nuestra vida en común en Madrid tuvimos la oportunidad de conocer muy de cerca a este colectivo (cada vez más amplio) a través de nuestro trajo, y te aseguramos que fue una experiencia triste, a la vez que gratificante. Conocimos experiencias de primera mano verdaderamente difíciles de sobrellevar y que ponen de manifisto la fortaleza de las que resisten. Muchas se quedaron en el camino...

Muchos besos dobles desde Sevilla

JM y JC

Yassin Al-Hussen dijo...

Enhorabuena June, excelente y brillante trabajo sobre un tema muy importante


Feliz navidad!!


Un saludo

entrenomadas dijo...

Estupenda exposición.
Mis felicitaciones. Hace falta cosas así.

Un abrazo

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿Dónde estás? Te echo de menos.

June Fernández dijo...

Muchísimas gracias por lo que a mí me toca, pero sobre todo, por haberos interesado por la iniciativa de SOS y apreciar lo necesaria que es y el esfuerzo que organizadoras y protagonistas han hecho para que salga adelante.

Me ha hecho especial ilusión tener por aquí a bloguer@s que admiro en la distancia: Eifonso Lagares, Lápices para la paz y Entrenomadas. Y la vuelta de Yass, por supuesto. Sabes que te extrañamos.