martes, diciembre 11, 2007

Enredadas


Llevo tiempo queriendo contaros que en noviembre asistí al II Encuentro de la Red Internacional de Periodistas de Género que se celebró en Oviedo. Fue un fin de semana intenso en el que asistimos a ponencias, intercambiamos experiencias y trabajamos en grupo para definir objetivos y estrategias.

Para que os hagáis a la idea, algunos de los objetivos de la Red (y de las redes regionales que la conforman) son visibilizar las desigualdades de género en los medios de comunicación, fomentar que mujeres periodistas asumar cargos directivos en los medios, intercambiar y fortalecer la información de género entre países y acrecentar la solidaridad y cooperación entre periodistas.

Decía Lolo Rico -la creadora del programa televisivo La bola de cristal y un ejemplo, a sus más de setenta años, de espíritu idealista y luchador- que si hay futuro, si hay esperanzas de construir un mundo diferente, el futuro está en América Latina. El encuentro fue una prueba clara. Se celebró en Oviedo pero la inmensa mayoría de participantes vinieron desde América Latina. Dudo mucho (que me corrija Lucía) que en el encuentro fundacional en México hubiera más europeas que latinoamericanas. Además, es abrumadora la cantidad de redes que han creado. A Oviedo acudieron de países como México, Argentina, Perú, Bolivia, Republica Dominicana, Guatemala, Colombia, Honduras, Cuba... Increíble. (Para que luego nos permitamos dar lecciones al mundo sobre participación).

Me chocó que algunas tuvieran una idea de la perspectiva de género algo artificial y forzada. En vez de considerarla forma de tratar todas las noticias, muchas se empeñaban en discutir qué temas son buenos y cuáles malos... Es decir, lamenté que algunas compañeras no lo vean como un concepto transversal, una forma diferente de mirar. Lo explicó muy bien Mirta Calderón, una compañera dominicana, que habló del efecto dinamizador y generador de cambio que tiene adoptar la visión de género.

Me alegró mucho que participaran algunos hombres. Curiosamente, dos provenían de la red dominicana y el tercero era argentino. Creo que sólo había un europeo. (Para que luego nos permitamos dar lecciones al mundo sobre igualdad). Me dio rabia que una participante dijera a uno de estos hombres algo como: "No te pido que seas feminista sino que tengas visión de género". Los hombres igualitarios son a menudo objeto de recelos más que de complicidad. ¿Cómo se puede cuestionar que un hombre que participa en una red sobre género tenga visión de género? Por cierto, es de celebrar que alguna -además de yo misma- expresara la necesidad de atender a las consecuencias que la violencia machista tiene para los propios hombres.

Una pésima noticia es que tres personas no pudieron asistir al encuentro porque las embajadas españolas de sus respectivos países les denegaron el visado. (Para que luego nos permitamos dar lecciones al mundo sobre libertades y derechos).

Me dejo muchas cosas en el tintero, pero es difícil resumir un encuentro tan ilusionante en un post. Gracias a Lucía Martínez Odriozola porque conocí la iniciativa a través de su Bloc de Notas.

2 comentarios:

Magapola dijo...

Genial, genial. Sigue informando. Me encanta como lo cuentas. Me alegra que estés en este tipo de iniciativas. Felicidades.

Cristina dijo...

Guapetona, estás que te sales. Te veo ilusionada, más que nunca. A ver si tenemos oportunidad muy pronto de conocernos en persona. Un abrazo