martes, diciembre 25, 2007

Deseo...


Estas fechas despiertan en mí un sinfín de sentimientos contradictorios. Por un lado, aunque soy agnóstica y crítica con el consumismo (pese a que a veces caiga en él), me gusta el espíritu navideño, asociado a valores como la fraternidad y la generosidad. Por otro lado, es una época sinónimo de nostalgia: yo no puedo evitar añorar una familia más unida y, este año, he estado especialmente conmovida por haber cortado tan bruscamente la relación con la persona a la que más unida he estado los últimos cuatro años.

Os doy estas explicaciones contestando a ese "¿dónde estás?" de Lucía. Pues estoy en mi mundo, introspectiva y bastante melancólica. Además, creo que mi falta de constancia con el blog es algo que ya no sorprende a nadie. Ser más fiel a él y a los vuestros es uno de mis buenos propósitos para el 2008.

Después de ver vuestras creativas, originales y cálidas entradas, había desistido de hacer un post decente sobre las fiestas. Ayer, tras enviar un sms colectivo para felicitar a mis seres queridos y recibir respuestas de lo más hermosas, pensé que lo mejor es daros la palabra: ¿Cuáles son vuestros deseos, buenos propósitos, sueños, proyectos... para estas fiestas y el nuevo año?

Yo, como ya os he dicho a algunos por otros medios, más que desear que se cumplan mis deseos y los vuestros, deseo otra cosa: que, se hagan realidad o no, seamos capaces de disfrutar soñando, que no perdamos la capacidad de fantasear e ilusionarnos con la vida.

He elegido la típica foto de Anne Gedes porque estos días con mi hermano he vuelto a envidiar precisamente la capacidad de ilusionarse y creer en la magia que tienen los niños. Sería bonito aprovechar los encuentros familiares para intentar que nos contagien.

Os preguntaréis también qué pinta una canción de Simon y Garfunkel en esta entrada. Es la banda sonora de la mayoría de mis nochebuenas: mi padre y sus hermanos comparten la pasión por este dúo, y solían cantar sus canciones o ver sus vídeos hasta la saciedad para hastío y desesperación del resto. Pero que os voy a contar: llega un momento que aquello que más te aburría o irritaba es lo que más extrañas.

14 comentarios:

Magapola dijo...

June, yo no pido nunca nada cada año nuevo, trato simplemente que todo mejore cada día... Difícil tarea. Sin embargo, y como bien dices, la fantasía es fundamental, si algún día la pierdo no sé qué será de mi, seré una desgraciada. Pero ya que invitas, quisiera que el 2008 fuera un año fantástico.

Sigue ahí.

RGAlmazán dijo...

Hay que ayudar a que las cosas ocurran y no esperarlas demasiado para no frustrarse. Hacer lo posible es suficiente y si se consigue mejor.

Por cierto, maravillosa canción The Sound of Silence. También yo la he escuchado muchísimo y no me cansa.

Salud y República

Alicia dijo...

Hola June!
sólo desearte felices fiestas...esas que nos contagian los niños! jajaja.
Un beso y buena entrada de año 2008.
Lápices.

entrenomadas dijo...

Esta época me deja pocha, pero la foto del niño es preciosa y ver a los amig@s lo agradezco mucho. O sea, que al final, siempre tengo algo que rescatar de estos días, sí.

Un beso, June y te deseo lo mejor para este año

Marta

NáN dijo...

Eres un referente, June. Sigue ahí, terca.

Así que te felicito a ti por ser tú.

Tomara! dijo...

Gracias por estar ahí June. Lo cierto es que conocer gente transparente hace que algunos podamos apuntalar nuestra fe en el ser humano...

Una curiosidad: releyendo a Neruda, si lo aplicamos a estas fechas, no sería mala propuesta de navidad...

MUAH!

"A CALLARSE...

Ahora contaremos doce
y nos quedaremos todos quietos.
Por una vez sobre la tierra
no hablaremos en ningún idioma,
por un segundo detengámonos,
no movamos tanto los brazos.
Sería un minuto fragante,
sin prisas, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos
en una inquietud instantánea..."

Pablo Neruda

Tomara! dijo...

...Pues eso, mi propuesta para este año es "callarme" más, observar más, escuchar más.

Martín Bolívar dijo...

Bonita entrada con buena música y una foto estupenda. Espero que tengas lo mejor en el 2008 y te dejo unos regalos literarios:

Un poema de Almafuerte:

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora...
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

...

DESIDERATA

(Desiderata = palabra latina que significa "cosas que se desean")

De Max Ehrman (1872-1945)


Ve plácidamente entre el ruido y la prisa, recuerda que la paz puede estar en el silencio. Sin renunciar a ti mismo, esfuérzate por ser amigo de todos. Di tu verdad, quietamente, claramente. Escucha a los otros aunque sean torpes e ignorantes; cada uno de ellos tiene también una vida que contar.
Evita a los ruidosos y agresivos, porque ellos denigran el espíritu. Si te comparas con los otros puedes convertirte en un hombre vano y amargado; siempre habrá cerca de ti alguien mejor o peor que tú.

Alégrate tanto de tus realizaciones como de tus proyectos. Ama tu trabajo aunque sea humilde; es el tesoro de tu vida. Vive en paz con Dios, no importa cómo lo imagines; sin olvidar tus trabajos y aspiraciones, mantente en paz con tu alma, pese a la ruidosa confusión de la vida.
Pese a sus falsedades, penosas luchas y sueños arruinados, la Tierra sigue siendo hermosa. Sé cuidadoso. Lucha por ser feliz.


....


Felicidades...

Cristina dijo...

Me han encantado las propuestas de "tomara". Eso de apuntalar nuestra fe en el ser humano suena muy bien.Para mi estos días son también días de añoranza de cosas que nunca volverán , de personas que ya no están...
Muxus

migramundo dijo...

Desees lo que desees, deseo que se te cumpla. Y gracias por desear también mi.
Un abrazo y buen 2008

June Fernández dijo...

¡Ay, qué alegría tener tanta y tan buena compañía en estos días extraños! Gracias especialmente a Alicia y Marta porque, si el primer comentario alegra, el segundo más aún porque da la esperanza de que sea el inicio de una gran relación bloguera (¡y porque estoy encantada de tener a más chicas por aquí, ya está casi igualado el tema!).

Tomara! bien sabe que su propuesta de callarnos me vendría muy bien aplicármela a mí también. Precisamente ayer u hoy leía en algún periódico a un columnista -que probablemente haya leído a Neruda- que hacía esa misma reflexión de que la palabra está sobrevalorada y que de tanto usarla se desgasta y vacía(http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/nos/callamos/elpepuesppvs/20071226elpvas_5/Tes). Incluso afirmaba que "los dictadores odian las palabras ajenas, pero odian más el silencio y, sobre todo, lo temen". Me parece una idea interesante; me apunto (si consigo controlar mi verborrea).

En cuanto a los textos de Martin, difícilmente hubiéramos podido agrupar tantos buenos propósitos en tan poco espacio... Mantener siempre las ganas de vivir; lograr la paz interior; cuidar la Tierra... Y de nuevo sale el silencio...

Gracias también a Magapola, Rgalmazán, Nán (¿por qué te parezco terca?), Cristina y Migra por vuestra sinceridad y buenos sentimientos.

Txus dijo...

Pues yo tampoco soy de los que pide cosas por estas fechas... pero ya puestos, voy a pedir poder sorprenderme el año que viene tanto como este con las felicitaciones navideñas. Y es que me ha llegado más de una que me ha pillado por sorpresa :p
Gracias a todas ellas

NáN dijo...

La terquedad es el rasgo de carácter que mejor nos puede sostener cuando se apuesta por los podidos, en lugar de los poderosos.

Las bofetadas vienen de todos los lados, pero se sigue y sigue y sigue. Cada uno de tus posts es un trocito de la hermosa cadena de esa terquedad. Tenemos que "reapropiarnos" de las palabras que nos convienen. En otro blog, gracias a Mega y a Flavia, hemos apostado por las virtudes del des-engaño que va unido a "una cierta edad".

¿Un deseo, pedías? Pues ahí va uno para el decenio 2008-2017: Que los inevitables des-engaños no nos aparten de la terquedad con la que hacemos frente a lo injusto.

(el 2018 lo recomponemos, ¿vale?)

June Fernández dijo...

Txus, pero si te felicito el año que viene, ¡ya no te sorprenderá tanto! Me apunto a tu deseo, Nán. Nán me llamó en su blog "terca entusiasta de la solidaridad". Es una de las cosas más bonitas que me han llamado. Y me gusta lo de des-engaño.