viernes, septiembre 07, 2007

Misiones de paz


Los españoles son los europeos más partidarios del uso de sus soldados en misiones de mantenimiento de paz y, por ello, los que con más fervor apoyan el despliegue militar en Afganistán, según el sondeo Tendencias Transatlánticas 2007 de la German Marshall Fund. En ambos casos, el favor popular supera ligeramente el 80%.

Tal vez los españoles no fueran tan partidarios si estuvieran realmente informados sobre esas misiones de paz. Si, por ejemplo, supieran que las tropas españolas en Líbano realizan tareas de desactivación de bombas lanzadas por Israel; un material que, además de a otros países, el Estado hebreo compra a la industria española. Es decir, el mismo país que ayuda a estabilizar la zona es el que proporciona las armas.

Puede que la presencia en Afganistán generase el mismo rechazo que tuvo una misión similar en Irak si trascendiera que la "no guerra" ha ocasionado 2.739 muertos entre septiembre y febrero recogidos en el último informe de Naciones Unidas; 700 víctimas civiles en 2006, según Human Rights Watch. En el mismo reportaje se va más allá:

Aunque es cierto que los 700 soldados que constituyen la aportación española a la ISAF no toman parte en los combates más duros en el sur del país, sí participan junto a tropas italianas, americanas y afganas y bajo el Mando Regional Oeste, en una misión para la “impermeabilización” de la frontera entre las provincias occidentales de Farah, Herat y Ghor y la de Helmand, en la que está teniendo lugar la ofensiva más fuerte de la Operación Aquiles. Es decir, tienen que evitar que los talibanes intenten refugiarse en la zona oeste, fronteriza con Irán. Sin embargo “los talibanes ya han llegado al oeste” -afirma el periodista Enrico Piovesana- y además no se puede decir que las tropas italianas o españolas se dediquen sólo a patrullar. Son fuerzas especiales que han sido adiestradas para algo más”.

Por último, tal vez cambiara la actitud de la ciudadanía hacia las fuerzas armadas si conociera que este pacífico gobierno ha doblado la exportación de material militar hasta alcanzar el año pasado los 845 millones de euros. "Diferentes ONG denuncian que se está violando el código de conducta de la UE al enviar armas españolas a países en conflicto o donde se producen frecuentes abusos de los derechos humanos. Y la falta de transparencia sobre las ventas hace aún más difícil su control".

El pacifismo español se centra en una de las zonas más pobres y sembradas de conflictos de todo el planeta, la África subsahariana, "donde España ocupa el primer lugar como exportador de munición, con un volumen dos veces superior al de Francia y tres veces mayor que el de EE UU en 2005. Ghana, donde el año pasado se exportó un total de 3,2 millones de euros, es el principal destinatario de municiones de fábricas españolas. Este comercio no está sujeto a control ni aparece en las estadísticas oficiales. Para el Gobierno se trata en exclusiva de material de “caza y tiro. No tiene mucho sentido que vendamos 500 millones de cartuchos a un país que tiene 20 millones de habitantes y que practica poco el tiro deportivo.(...) Con un fuerte gasto en inversión militar (58 millones de euros diarios, si se calculan los últimos presupuestos militares, la industria española de armamento figura como octava del mundo)”.

8 comentarios:

Jluis dijo...

Si, June. El cinismo que rodea al mercadeo de armas no cesa.

No dejeis de pasaros por la campaña que contra las bombas de racimo se esta promoviendo desde www.cosasdeladiplomacia.info.

También vale la pena visitar respecto de la campaña http://algarabia.blogia.com/

El Gobierno español ni acaba de condenar, ni deja de exportar las bombas de racimo.

Perversidad en cuanta gotas. Muerte initerrumpida que hipoteca el futuro y esperanza de quienes sufren la guerra.

un abrzo.

Txus dijo...

Bufff....
Es que estamos tratando tres cosas distintas. La hipocresía del gobierno (que está clara), las misiones de paz y la venta de armas.
Está claro que lo ideal sería no proporcionar armas a ciertos bandos (quizá a todos, pero a lo mejor hay alguno, aunque sólo sea uno, que las utiliza en legitima defensa), hablar claro y que las misiones de paz fueran sólo eso, de PAZ.
Por otra parte, creo que no acudir a las misiones de paz no iba a evitar que se siguiesen vendiendo armas, por lo que si tengo que elegir entre vender armas y hacer la pantomima con misiones semi inutiles de paz, o vender armas y además pasar olimpicamente de lo que se haga con ellas... prefiero las misiones... ¿no?

fernando dijo...

No creo en las encuestas por antonomasia. SEgún como se plantea la pregunta se puede orientar claramente la respuesta.

un beso

June Fernández dijo...

El ejército hace la guerra, no la paz. Para ayudar en catástrofes naturales o en conflictos bélicos se pueden formar cuerpos específicos de cooperantes o profesionales preparados y preparadas para ello. No me gusta que se intente legitimar un cuerpo adiestrado para asesinar con esas justificaciones absurdas. Además, el problema es que nadie sabe exactamente en qué consisten esas misiones de paz, qué hacen los soldados españoles, si han matado a gente, si están defendiendo a la población civil.

Desde el momento que el mismo país que hace una misión de paz en la misma zona en la que comercia con armas, no se puede decir que estemos hablando de dos cosas distintas.

En cuanto a los bandos, España lo mismo exporta a Marruecos que a Venezuela. ¿Quién decide qué bando es bueno? Dime un Estado que utilice las armas en legítima defensa. Lo hace la resistencia en Irak, no el gobierno títere, y a esa resistencia se le tacha de terrorista. Lo mismo ocurre con ciertas organizaciones armadas Palestinas. Con esto no entro en valorar el uso que hacen de la violencia, sólo digo que se defienden de manera legítima. No se vende armas a ellos sino a quienes, como Israel, atacan de manera ilegítima.

Gracias a los tres.

Martín Bolívar dijo...

Un informe excelente. Se debería prohibir la fabricación de armas y punto final a las guerras.

Tico dijo...

aqui lo se ha quedado claro es que las misiones de paz no es que no sirvan, es que son parte del problema por lo que puestos a elegir que no se haga ninguna de estas tres cosas que no creo que sean distintas

Salud!

Txus dijo...

Buff... Cuando todos estais de acuerdo, a lo mejor es que tenéis razón y yo soy el equivocado... o que no me he explicado bien. Tus palabras son:
"las tropas españolas en Líbano realizan tareas de desactivación de bombas lanzadas por Israel"
Y lo que quiero decir es que prefiero que les vendan bombas y luego las desactiven a que se las vendan y no las desactiven.
En una cosa estamos de acuerdo todos, mejor ni siquiera venderlas.

algarabía dijo...

El cinismo llega hasta tal punto, que no sólo los soldados españoles de la FINUL están desactivando las bombas de racimo que Israel sembró de manera masiva y brutal por el sur de Líbano y que quizá algunas de ellas sean de fabricación española, sino que también reciben cursos en Israel para aprender a desactivarlas, en palabras de un teniente general israelí recogidas por el periódico israelí Haaretz en noviembre. A eso le llamo yo una fuerza neutral. Claro que tampoco hay que olvidar que el ejército español realiza maniobras conjuntas con el israelí, aunque luego bajo paraguas de la ONU esos mismos soldados vayan a actuar como neutral fuerza de interposición en un conflicto en el que ese país está involucrado. Por supuesto, ni una sola palabra de esto apareció en la prensa española, que prosigue con el sospechoso apagón informativo sobre las actividades de las tropas españolas en el extranjero. Si a alguien le interesa el artículo, es éste: http://www.haaretz.com/hasen/spages/791515.html

Muy bueno el post. Zorionak, June.