lunes, abril 02, 2007

Cada vez más fundamentalista


La Iglesia Católica parece estar empeñada en demostrar al mundo todo lo fundamentalista que puede llegar a ser. No le parece suficiente el intento de limitar la libertad de las mujeres y los derechos sobre sus cuerpos; de limitar también los derechos civiles -empezando por el derecho a ser tratados con igualdad y no ser objeto de discriminación- de los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales; de fomentar con la prohibición de los anticonceptivos el número de seropositivos, de embarazos no deseados y de abortos en condiciones sanitarias lamentables; el riesgo de que miles de mujeres aguanten los malos tratos por la consigna de que el matrimonio es para siempre; las reprimendas a un destacado defensor de la teología de la liberación -Jon Sobrino, en la fotografía- conocido por su labor de ayuda a las personas necesitadas y el despido de una profesora de religión por vivir en pareja.

¿Para cuándo una Iglesia democrática; cercana al pueblo en vez de elitista; adaptada a los nuevos tiempos; defensora de los derechos humanos y de la justicia social; que no discrimine por sexo, raza ni orientación sexual, y en la que los curas (y las curas, porque si no se discriminara las mujeres también podrían serlo) tengan libertad para transmitir los preceptos de la religión en la manera que más conveniente consideren? Con noticias como la siguiente, que os copio entera porque hace falta suscripción para consultarla, todo indica que no llegaremos a ver ese día.

Rouco cierra una iglesia 'roja'

SUSANA HIDALGO

Existe una parroquia humilde en Vallecas (Madrid) llamada San Carlos Borromeo. En ella, sus tres curas -uno de ellos es el histórico Enrique de Castro, el cura rojo- trabajan con la población marginada; acogen en sus propias casas a ex presidiarios, drogadictos, inmigrantes. No le cierran la puerta a nadie.

Hasta ahí, sin problema, según el arzobispado de Madrid. Pero es que los curas también dan misa vestidos en ropa de calle; admiten ateos y musulmanes; y en la eucaristía, en vez de hostias, reparten rosquillas. Y por eso, por no ajustarse a la doctrina de la Iglesia en cuanto a la liturgia se refiere, el cardenal de Madrid, Antonio Rouco Varela, ha comunicado a los tres sacerdotes que están suspendidos de su cargo y que tienen que cerrar la parroquia.

"Nos han dicho que socialmente estamos muy bien, pero que en cuestiones de liturgia y catequesis, no", explicó ayer el cura Enrique de Castro. "Según ellos, la catequesis que damos no está homologada y la liturgia es un desastre", agregó. El arzobispado les ha transmitido que la parroquia se sale de los cánones de la Iglesia, y precisamente los curas defienden eso: que las liturgias tienen que adecuarse a los nuevos tiempos y a la realidad social. "Hemos cambiado las hostias por rosquillas porque los niños no entendían qué son las hostias normales. Fueron las propias madres las que nos trajeron las rosquillas. Si nos hemos quitado los hábitos es porque la gente nos lo ha pedido...", afirmó De Castro, que quiso dejar claro: "No somos unos locos. Nos dedicamos al mundo de la marginación y esa gente es la que viene a misa porque han sentido que este lugar es su casa".

La parroquia San Carlos Borromeo celebró ayer una multitudinaria comida donde acudieron cientos de personas a apoyar la labor de los curas. Por allí pasó de todo. Desde matrimonios católicos de mediana edad; familias enteras de Vallecas; gente del movimiento okupa; jóvenes de izquierdas; gente de asociaciones de vecinos de todo Madrid; curas de muchas otras parroquias. La gente comió paella; escuchó música; tomaron vino en la terraza; se repartieron abrazos y hubo mucha tertulia. "¡Mucho ánimo!"; "¡Lucha, a seguir en la lucha!"; "¡De aquí no nos vamos a mover!", repetían los congregados una y otra vez a los tres sacerdotes: Enrique de Castro, Pepe Díaz y Javier Baeza. La iglesia también acoge la sede de la Asociación de Madres contra la Droga. "No tenemos que buscar otra sede porque no nos vamos a ir. Aquí está nuestro domicilio fiscal y humano", explicó Carmen Díaz, presidenta de la asociación.

Los más dolidos, los marginados que han encontrado su refugio en esta particular parroquia. Como Mohamed Ben Aissa, un chico marroquí de 18 años. "Hace tres meses mi hermano me echó de casa porque no tiene trabajo ni hace nada en la vida y yo era una molestia. Me quedé en la calle, solo. Vine aquí y desde entonces estoy viviendo en casa de Javier, uno de los curas", contó. A Maite Molina, de 48 años, se le murió su pareja hace dos días. A pesar de la pena, acudió ayer a la parroquia a apoyar a los curas. "Me enganché a las drogas con 21 años. He pasado por la cárcel y siempre, siempre he tenido el apoyo de estos hombres", explicó. "Ya no tomo nada gracias a ellos. Y tengo un trabajo como limpiadora", agregó mientras enseñaba las palmas de sus manos curtidas. José Sanz, de 35 años, habla del cura Enrique de Castro como su "padre adoptivo". "Es que estuve ocho años viviendo con él en su casa. Me acogió después de que yo saliese de la cárcel. Cuando yo no tenía dónde caerme muerto me ayudó", explicó durante la fiesta.

Antes, por la mañana, la parroquia había celebrado una misa multitudinaria. Pero el cura Javier Baeza niega tajantemente que haya sido la misa de despedida. "No es la última, ni tampoco la penúltima misa, ni mucho menos", aseguró tajante Baeza, aunque se muestra prudente a la hora de hablar de futuras movilizaciones o encierros. Los tres curas pertenecen al movimiento teología de la liberación, aunque Baeza prefiere que se les llame "curas de barrio en medio de la gente, me gusta mucho más".

Fue el martes pasado cuando el arzobispado de Madrid comunicó a los curas que les echaban de la parroquia y que se buscasen otro destino. "No nos han dado un día concreto para que nos vayamos. El martes nos llaman a una reunión y el obispo de la diócesis de Madrid, Fidel Herráez, junto a otros dos miembros de la Iglesia y dos de Cáritas, abre una carpeta, y como si fuese un tribunal, me dice: 'Hemos decidido...'; a lo que yo le contesto: 'Fidel, ¡eso es un baculazo!", recordó Baeza, "¡Y encima se indignó! No ha habido diálogo, no nos han dejado explicarnos. Canónicamente lo que han hecho es una perversión", agregó el sacerdote.

En las paredes de la iglesia, los curas han colgado copias de los correos electrónicos que han recibido durante estos días. Y hay uno que les ha gustado especialmente, porque incluye un poema de León Felipe con el que se sienten muy identificados y cuyos versos dicen: "De aquí no se va nadie. Nadie. Mientras esta cabeza del Niño de Vallecas exista, de aquí no se va nadie. Ni el místico ni el suicida".

4 comentarios:

cris dijo...

Qué triste el camino al que se dirige la iglesia. Hace muchos años que soy atea por convicción. La poca fe que tenía la perdí viendo hipocresía tras los muros de la iglesia. Vi cosas que no corresponden a gente de bien, como se supone que son las personas católicas. Predican el bien, la humildad, la llamada caridad cristiana y luego tratan con despotismo al que tienen al lado. Es una pena que cuando alguien se sale de su camino opten por darle la patada. Una verdadera pena.

June Fernández dijo...

Me dice Cris que el de la foto no es Jon Sobrino sino Pere Casaldaliga un cura también destacado por su lucha contra la exclusión social. Si queréis que os diga la verdad, me da pereza cambiar la foto y además seguro que Casaldaliga es tan buen ejemplo como Sobrino de la Iglesia que hace falta en estos tiempos.

Cristina dijo...

Me parece muy acertado lo que dices. Así que tan buen ejemplo es uno como otro. Felices fiestas.

Tico dijo...

Esta historia de la parroquia de entrevias ya la estabamos hablando entre la gnete de la Prospe desde hace tiempo. Me da a mi que va a traer cola.
En mi opinión June, una iglesia no puede ser democratica puesto que esta concebida para rendir culto a un ser superior y todopoderoso. Aleja a las personas de la percecpcion de igualdad y las inculca la reverencia y el sometimiento.
a lo mejor esta gente da las misas de forma que esto se minimiza pero...¿que sentido tiene todo esto?

Yo la verdad es que tengo una postura de indiferencia ante todo esto. Si decides estar con la gente de Rouco luego no te quejes si te marginan o te quieren expulsar de esta.
Lo siento pero nunca entendí eso de los curas de izquierdas...