miércoles, septiembre 27, 2006

Ahotsak


Tenía pensado opinar sobre lo que suponen las últimas declaraciones de ETA para el proceso de paz y aventurar a qué se debe pero es todo tan triste que no me quiero amargar el día.
La imagen de los encapuchados en un grotesco alarde armamentístico contrastaba con una con la que prefiero quedarme: la del grupo de mujeres de la cultura y la política que con rosas blancas en la mano apuestan por la paz, el diálogo y el entendimiento.

Se trata de una preciosa iniciativa llamada Ahotsak, que ha logrado reunir a mujeres de todos los partidos políticos y sindicatos excepto el PP. Jone Goirizelaia (miembro de Batasuna y abogada de presos de ETA) y Gemma Zabaleta (miembro de PSE/EE y amenazada por ETA) agarradas de la mano son todo un símbolo de que la reconciliación y la normalización son posibles si se apuesta por la empatía y la solidaridad.

Por otra parte, creo que es enormemente positivo el gesto del lehendakari Ibarretxe al prometer que se guiará por las propuestas de estas mujeres por la paz a la hora de diseñar nuevas estrategias para avanzar en el proceso.
No quiero que nadie olvide tampoco, la actitud deleznable que mantuvieron hace unos meses los diputados del PP que rompieron, tiraron y rechazaron las rosas blancas que les regalaron estas mujeres.

2 comentarios:

marraskilo dijo...

totalmente de acuerdo con tu comentario

Nahum dijo...

June, yo no estoy de acuerdo con tu comentario.

Por ejemplo, creo que el otro día debían haber ido a entregar las rosas blancas a Aritxulegi. No en pleno Donosti, bajo los focos del Zinemaldia. Los tiros estaban en Aritxulegi.

Apostar por la paz en abstracto está bien. Pero prefiero, como bien explicaba Onaindía, apostar por una "paz justa". Y a mí la paz que propone este colectivo no me parece justa. Nada justa.

Yo tampoco aceptaría una rosa que venga de Jone Goirizelaia, la verdad. Me parece hipócrita. Antes aceptaría que pidiera perdón por amparar ideológicamente el crimen, que aceptara que tiene que haber vencedores (el estado de derecho, la justicia) y vencidos (los que se lo saltan), que fuera públicamente consciente de todo el daño que han causado ella y sus correligionarios de Batasuna.