domingo, noviembre 25, 2007

Yo también estoy de vuelta y media


Escribo esta entrada para ofrecer mi apoyo, cariño y solidaridad a un compañero que está siendo víctima de un lamentable ataque del mercado y la llamada libre competencia. No es que me quiera poner comunista, pero lo primero que he pensado al leer la noticia es que con el poder de las marcas nos hemos topado.

Se trata de un compañero que la mayoría conocéis y apreciáis: José Luis Ramos, del blog sobre inmigración y multiculturalidad De vuelta y media. Una empresa con un nombre parecido le ha exigido que cambie el título y el dominio del blog acusándole de competencia desleal. Me parece que toda la blogosfera debe apoyarle por dos motivos: porque mañana nos puede pasar a nosotros y nosotras y, lo que es muchísimo más importante, porque es grotesco que le ocurra algo así a una persona tan altruista como José Luis.

Un beso y un abrazo enorme, José Luis. Enhorabuena además por la dignidad y el tesón que noto en tu reacción. Hago un llamamiento a todas y todos los blogueros a que le expreséis vuestro apoyo en su blog y en otro, Delavueltaymedia, que ha creado Rufus como gesto de solidaridad.

5 comentarios:

nán dijo...

Una entrada muy necesaria, June.
Ya le expresé mi apoyo en el blog creado por Rufus. Poniéndome además a su disposición para cualquier cosa, dado que no soy un especialista que le pueda aconsejar en nada.

Los individuos estamos demasiado solos ante estos ataques.

En nombre de todos, gracias.

Jluis dijo...

Gracias June

No imaginas la gozada y tranquilidad que supone saber que estáis por aquí... tan cerquita.

Un abrazote. JLuis

Martín Bolívar dijo...

Debemos difundir y denunciar todo lo que podamos, unirnos y luchar contra el avasallamiento que está padeciendo José Luis. Mantengámonosnos en contacto permanente.

Cristina dijo...

¡Ánimo! Espero que esta gente no se salga con la suya. Un abrazo

RGAlmazán dijo...

June, ya he ofrecido mi ayuda y solidaridad a JLuis. Espero que sea una fantasmada.

Te he dejado un meme-regalo en mi blog.

Salud y República