viernes, noviembre 09, 2007

¿Basta con ser persona?


Prometo cambiar de tema de una vez, pero es que ayer fui a una rueda de prensa en la que no pude evitar irritarme con la opinión de varios de vosotros de que el único compromiso necesario para alcanzar la igualdad es el de ser persona. En primer lugar, muchísimas gracias a Migramundo por haber secundado la iniciativa, aunque argumente precísamente lo que quiero rebatir. Aún así, os recomiendo que lo leáis porque es un texto (como todos los suyos) inteligente y bien construído.

La rueda de prensa la convocaban Emakunde (el Instituto vasco de la Mujer) y la Asociación de Municipios Vascos (Eudel)para presentar una campaña de cara al 25 de noviembre. Se dirigen a adolescentes entre 13 y 18 porque es la edad en la que se empieza a tener las primeras relaciones de pareja. Un estudio cualitativo realizado por Emakunde revela, indicó su presidenta, Izaskun Moyua, que en esas relaciones se siguen reproduciendo los mismos esquemas, roles y estereotipos machistas de siempre. Por ello, apostó por dirigirse a quienes pueden convertirse en futuras víctimas, agresores o testigos para emplazarles a que estén alerta e intervengan ante cualquier actitud que puede derivar en violencia.

El lema de la campaña es "El amor no es un juego en el que alguien tiene el mando. Txo, kontrolatzen? Tu mando es virtual, yo soy real", y partiendo de él se distribuirán 100.000 comics (además de carpetas, carteles, fundas de móviles, etc.) en los que se ven escenas fácilmente reconocibles en nuestro entorno. Por ejemplo, un chico reprochándole a su novia que es una "estrecha" y amenazándole con irse con su amiga porque ella sí que se atreve, o controlando que no salga con algunas amigas porque "le pegan lo malo".

Moyua dio unos datos escalofriantes: de las 3.700 denuncias por malos tratos presentadas en 2006 en Euskadi, el 42% las interpusieron menores de 32 años. Ese colectivo conforma también el 74,6% de las denunciantes por delitos contra la libertad sexual. Un dato importante que no dan es el del número de hombres que han denunciado malos tratos o agresiones sexuales.

Esos datos demuestran en mi opinión que la igualdad legal y la desaparición de un machismo explícito como el de antaño no ha solucionado la situación. Un posicionamiento espontáneo contra el machismo no parece ser suficiente, porque hay esquemas mucho más profundos, que a menudo no detectamos, y que emergen en situaciones como una discusión de pareja. Me parece imprescindible hacer una reflexión seria, atrevernos a diagnosticar cada conducta o valor machista que mantenemos para poder combatirlo, y hacer algo más contra esta situación que esperar a que la inercia de las buenas intenciones termine con ella de manera natural. ¿Cuánto tendríamos que esperar para que eso ocurra? ¿Cuántas mujeres serán agredidas, acosadas, violadas o asesinadas mientras que esperamos a que la mayoría se comprometa simplemente a ser persona?

Por cierto, quienes creéis en que basta con ese compromiso, me gustaría que detallaráis propuestas concretas, que requieran un mínimo de activismo, con las que lograr extender esa actitud a toda la sociedad.

1 comentario:

Magapola dijo...

Está claro que los roles están cambiando, los antiguos ya no están tan presentes, auqneu todavía están muchos, pero no estoy segura de que los que se adoptan ahora sean los más adecuados.

Y June, por mí saca este tema cuantas veces quieras, porque yo también estoy convencidad de que ser persona no es solo nacer, hay que hacerse, y ahí es donde pocos se mojan.