martes, noviembre 06, 2007

¿Basta con pedir y dar lo mismo?


Una vez más dedico una entrada a lo que iba a ser un comentario, para poder extenderme y llamar la atención de más gente sobre una serie de reflexiones. Varios comentarios en el post anterior defendían que hay que pedir lo mismo a un hombre que a una mujer y que ambos se tienen que comprometer de la misma manera. Cuando me dirijo a personas concretas no quiero personalizar, sino utilizar sus argumentos como hilo conductor.

Decía Txus que lucha por la igualdad no planteándose esas preguntas. ¿Me puedes explicar cómo puede uno luchar sin reflexión ni autocrítica? O sea que ¿tú crees que no hay que contrarrestar de ninguna manera el bombardeo de valores masculinos y femeninos? Es decir, si no pensamos vamos a ser directamente igualitarios, nos vamos a olvidar (¿porque tampoco pensamos en eso?) lo que nos han inculcado desde pequeños (los hombres no lloran, el ballet es de mariquitas, las mujeres son una afición comparable al fútbol, si la violaron es porque iba provocando, una hostia de vez en cuando es mano de santo...) Pues qué fácil, yo también me apunto.

Yo os doy la razón en algo: que todo lo que pido a los hombres me lo aplico a mí misma. Pero aún así, me parece que hay tres realidades evidentes:

- Un escenario de violencia machista en el que son las organizaciones de mujeres las únicas que hasta ahora alzaban la voz. Un escenario en el que las políticas públicas han ido más dirigidas a las agredidas que a los agresores. ¿Basta con no planteárselo para que desaparezca? ¿No creéis que es algo suficientemente grave como para que los hombres reflexionéis sobre los valores y los modelos que han llevado a esta situación de utilización y legitimación de la violencia? Que yo sepa, no hay una violencia hembrista que suponga el asesinato de más de 60 hombres al año, así que no comparemos.

- Las mujeres llevamos décadas reflexionando sobre el género y los roles impuestos: cómo afrontar la maternidad, la libertad sexual, a qué trabajos y qué educación queremos acceder... Esa reflexión y compromiso por la igualdad que pedimos llevamos haciéndolo desde los inicios del movimiento feminista. Los hombres, en cambio, empiezan a abordarlo ahora en foros muy minoritarios. La idea es: nosotras estamos reflexionando tanto a nivel individual como colectivo sobre cómo lograr conquistar derechos y cómo lograr ser igual de respetadas. Ahora os toca a vosotros reflexionar sobre cómo contribuir a que la igualdad sea real, porque sin la colaboración de la mitad de la población, no conseguiremos nada por mucha lucha feminista que practiquemos.

- Lo más importante, hay una diferencia fundamental entre el movimiento de mujeres y el de hombres: el primero pretende sumar derechos, espacios, visibilidad, etc. El de hombres, en cambio, supone restar: renunciar a los privilegios (más poder, más derechos, monopolio de la violencia) que les han permitido ser los superiores, los beneficiarios, en la actual situación de desigualdad. Los que tienen sueldos más altos, más independencia económica, más presencia en los órganos de poder... Pero lo interesante del asunto es que lo que parece restar es al final sumar; que ese desprendimiento de privilegios es un acto liberador que permite avanzar hacia un modelo más sano y humano de hombre o, si queréis, de persona. Por ejemplo, con los permisos de paternidad tal vez ganen menos o pierdan la posibilidad de un ascenso, pero podrán disfrutar del cuidado de un ser querido, involucrarse en algo tan especial como la paternidad.

Por si no me explico bien, os voy a poner un ejemplo que me parece comparable. Sustituyamos "mujer" y "hombre" por "Tercer mundo" y "Primer mundo". El Tercer mundo está asolado por guerras, emigración, hambre y otra serie de dramas originados (en parte) por la actividad del Primer mundo. O sea que hay una situación de violencia que hay que atajar. Por mucho que en el Tercer mundo haya movimientos sociales que luchen por salir del bache, por mucho que los propios gobiernos hagan, difícilmente se avanzará hacia un mundo más igualitario sin la colaboración del primer mundo. ¿Cómo? Desprendiéndose de privilegios: dejando de provocar fugas de cerebros atrayendo a los pocos investigadores que forman las universidades del Tercer Mundo, dejando de ganar dinero con la exportación de armas a esos países, dejando de explotar sus recursos naturales, no creando relaciones de dependencia con ayudas de cooperación, condonando la deuda externa, etc.

Pero es fácil adivinar que el Primer Mundo no pierde sino que gana, porque contribuye a crear un mundo más sostenible y pacífico en el que los recursos no se agoten, la inmigración no sea percibida como una amenaza, los grupos fundamentalistas a los que se vendieron armas no organicen atentados dramáticos, etc. Es un ejemplo, no nos pongamos ahora a debatir sobre estas cosas.

Este razonamiento me parece más realista y constructivo que esperar a que la igualdad venga por arte de magia, y que una actitud igualitaria que puede ser cierta en el caso de Txus o Álvaro, sea asumida espontáneamente por los hombres que discriminan, que violan, que agreden, que asesinan.

De todas formas, me sorprende (aunque en el anterior post ya me lo temía) que muchos hombres vayáis ahora de igualitarios por naturaleza. En la charla con varias chicas de SOS Racismo que os hablé, ninguna tuvimos problemas en reconocer que somos machistas. ¡Claro que lo somos! ¿Cómo íbamos a escapar de toda una educación en ese sentido? No me cuesta reconocer que a veces he juzgado comportamientos sexuales femeninos como no lo hubiera hecho con los masculinos (lo típico de que la chica es una zorra y el chico un mujeriego); que de entrada he cuestionado más la profesionalidad de una mujer (especialmente si cumple el estereotipo de barbie)que la de un hombre; que he imitado actitudes atribuidas a lo masculino para lograr reconocimiento social o laboral...

Aunque pueda parecer una contradicción, soy feminista porque reconozco que soy machista. Avanzar hacia la igualdad es imposible sin autocrítica, sin detectar los errores que tenemos que corregir.

13 comentarios:

Txus dijo...

Si ya sabía yo que me había decantado por las ciencias por algo. Es lo que tiene no saber hacerse entender.
Lo que no me planteo es "que pedir a los hombres y que a las mujeres". Si me planteo en cambio "que pedir a la sociedad".
No me planteo a que deberíamos comprometernos los hombres y a que las mujeres, sino "como deberíamos actuar cada uno independientemente de que seamos hombres o mujeres".
Los topicazos del estilo "una hostia de vez en cuando es mano de santo" no me parecen machistas si se aplican por igual a hombres y a mujeres.
Lo del ballet... pues no es de mariquitas, es algo para lo que geneticamente la mujer está mejor preparada (simplemente porque de media las mujeres teneis diferente tipo de músculo, con más fibra blanca que es más flexible), lo de que la violaron porque iba provocando... pues que quieres que te diga, la culpa siempre es del agresor, tanto del violador como del que pega una paliza a un tio que hace malabares en la calle porque le provocaba por su forma de vestir...
Lo que nunca me planteo es si una persona es hombre o mujer, no que se este cometiendo una injusticia. Si violan a una niña que llevaba una falda más corta de lo que el opus cree necesario, siento exactamente lo mismo que si le rompen el culo a un niño que vestía de otra manera. La injusticia es la misma, por lo que no me planteo que se haya agredido a un hombre o a una mujer. Han violado a una persona y las concecuencias deberían ser exactamente iguales si es un hombre o una mujer ¿no?
Creo que tu error se ve claramente en esta frase: "No creéis que es algo suficientemente grave como para que los hombres reflexionéis sobre los valores y los modelos que han llevado a esta situación de utilización y legitimación de la violencia"
Vuelves a separar hombres y mujeres en vez de buenos y malos, ahora los culpables somos los hombres. Si mueren en un año 65 mujeres y 3 hombres a manos de sus parejas, los culpables de estos actos son los 68 asesinos, no todos los hombres.
Por cierto, que el número no sea comparable no significa que los actos tampoco lo sean. Cada mujer asesinada lo ha sido por un hombre, exactamente igual de culpable que cada una de esas tres que han matado a sus maridos. ¿O es que si el año que viene sólo muere una mujer ya no será preocupante?

"Ahora os toca a vosotros reflexionar sobre cómo contribuir a que la igualdad sea real"
Si realmente fuese la igualdad lo que pidiesen las asociaciones feministas estaríamos más cerca de conseguirla, ya que una grandísima parte de esa población que dices que le toca mover ficha esta a favor de la igualdad. Eso si, para ellos, una mujer que asesina a su marido es igual que un hombre que mata a su mujer.
Y por último:
"El de hombres, en cambio, supone restar: renunciar a los privilegios (más poder, más derechos, monopolio de la violencia) que les han permitido ser los superiores, los beneficiarios, en la actual situación de desigualdad."
¿Estas segura de esto? Ahora que sale la OPE de la UPV hay quien ha pedido que para facilitar la integración de la mujer se les de puntos extras sólo por ser mujeres.
Creo sinceramente que la mayoría de los hombres estamos a favor de la igualdad de oportunidades, las asociaciones feministas son las que piden las cuotas y esto, creo que es hacer exactamente lo que hacían antes los hombres. No elegir por la valía de cada persona, sino coger a los mejores de un determinado sexo.
Pero claro, para eso tenemos que estar de acuerdo en que NO DEBE importar si eres hombre o mujer, llegando a lo que intentaba explicar en el comentario anterior, no me planteo si eres hombre o mujer, simplemente analizo tus actos.

June Fernández dijo...

No nos vamos a poner a discutir otra vez sobre cuotas. Lo que dices me parece muy idílico, hablar de personas y no de mujeres y hombres, pero te vuelvo a decir que hablas ignorando la influencia que ha tenido en todos y todas una educación claramente sexista. Y niegas que esa educación sea la causa por la que las que son asesinadas, maltratadas y violadas sistemáticamente son las mujeres. No sólo porque el machismo ayude a legitimar la agresión, sino porque la fuerza y la agresividad son dos valores que se consideran masculinos.

"Una grandísima parte de esa población (...) para ellos una mujer que asesina a su marido es igual que un hombre que mata a su mujer". Las desgracias son todas igual de duras y los delitos igual de graves. Pero creo que el transfondo social de la violencia machista (de hecho si cada vez más gente le llama machista y no contra las mujeres es por algo) es algo que casi nadie niega.


Y tu opinión sobre las asociaciones feministas te la tendrías que mirar. ¿Qué piden según tú? ¿Discriminación positiva para tener una vida más fácil y no para compensar la disciminación positiva de la que habéis gozado siempre los hombres? Habrá de todo, y chico, yo no conozco el mundo feminista como para juzgarlo (puede que tú sí), pero en principio un movimiento que ha conseguido extender los derechos civiles al 50% de la población y que trabaja contra los asesinatos de mujeres me merece un poquito más de respeto.

NáN dijo...

Por estar fuera me he perdido la entrada anterior, pero me queda esta.

Creo que hay que esforzarse por ser igualitarios donde hace falta. Mi pareja y yo llevamos bastantes años juntos y hemos creado una desigualdad basada en las capacidades y preferencias de cada uno. Por ejemplo, yo no abro ni una sola carta de un banco ni sé cómo vamos económicamente hasta que nos acercamos a una crisis y ella, que lo prevé, me avisa para que entre los dos la afrontemos. La mejor tortilla de patatas la hago yo (ella ha intentado 3 o 4 en 30 años y me ha dejado el rol de tortilero mayor a mí). ¿El que más va de bares? Yo (en esto me sumo al rol masculino clásico)... y podría seguir citando casos en los que nos acercamos al rol de género y casos en los que nos alejamos.

Pero ¿y si el desigualitarismo pactado según gustos y preferencias no funciona? Tiene razón Txus: es un problema social. A mí me jode igual la injusticia sobre una mujer que sobre un hombre.

Pero los que están "jodidos" tienden a sentirse a gusto con su papel (por cierto, y con afán de crar polémica, si las chicas no fuerais machistas no os gustarían tanto las canciones de Sabina). Hay que crear, temporalmente, reglas y leyes de protección a los débiles. Cuando un tío como yo se da cuenta de que ha ganado mucho perdiendo ciertos roles, es una bendición: pero ha sido una cuestión de suerte.

No sé si me estoy explicando. Pero no es posible que mis compañeras ganen menos que yo: y no quiero ganar menos, quiero que los de arriba se lleven menos beneficios para que ellas ganen como yo.

nán dijo...

Perdón, se me olvidó: a los chicos nos gustan esas canciones porque también lo somos.

RGAlmazán dijo...

También me perdí la entrada anterior. He estado dos o tres días más liado. De cualquier forma hilando con la anterior creo que tienes toda la razón. Toca reflexionar sobre el tema a los hombres, y también a las mujeres.
Digo también a las mujeres porque hay muchas que también son machistas.
ES verdad, ha llegado la hora de la cesión y te lo digo yo que, desgraciadamente, por mi edad y educación he sido machista y en alguna medida todavía me quedan tics que intento evitar, aunque creo haber avanzado.

Un tema interesante, me gustaría tratarlo con menos prisas, pero quería darte un primer apunte. Si sigues tocando el tema seguiré, si el tiempo me lo permite, opinando al respecto.

Por cierto no sólo las organizaciones feministas piden cuotas, también otras sociales y políticas. Las cuotas que teóricamente no deberían de existir han servido para conseguir acortar la desigualdad. ¿Sería igual si no se hubiesen aplicado cuotas en ciertas esferas sociales?

Desde luego que no.

Salud y República

NáN dijo...

Cierto, RGA, esa es la cuestión. Y con respecto al objetivo, me encantó un líder negro estadounidense (no recuerdo ahora quién) que a la frase de "Ahora, cualquier persona de color inteligente puede llegar muy alto", respondió: "Queremos poder llegar alto incluso sin ser inteligentes, lo mismo que los blancos".

La igualdad, es lo que tiene. Como la fraternidad y la libertad: ninguna de las tres son fáciles.

June Fernández dijo...

Nán: En cuanto a la igualdad mediante la desigualdad, pues sí, a mí también me parece el ideal en pareja, siempre que sea real. Es decir, que tú haces mejor la tortilla y tu pareja la contabilidad, pues estupendo. El peligro es que se decida que uno hace mejor casi todo, o que se dé por hecho que lo que hacemos bien es lo que se nos ha asignado (las mujeres limpiar y los hombres reparar, por ejemplo, sin probar a cambiar los papeles).

Luego no entiendo lo que dices de que te jode igual la injusticia. Claro, y a mí y seguramente a todos. El tema está en que las mujeres sufrimos más injusticias por el hecho de ser mujeres (sueldos bajos, despidos por embarazo, acoso, y esa interminable lista que conocemos bien). De todas formas, cuando trato el tema de la masculinidad lo que me interesa no es seguir victimizando a las mujeres sino destacar que el machismo perjudica también a los hombres, que tenéis que reflexionar por nosotras pero, sobre todo, por vosotros mismos.

Sabina me gusta. ¿Te puedes creer que no me ha dado por analizar sus canciones con perspectiva de género? Mis preferidas (Calle Melancolía por ejemplo) no son machistas.

No entiendo lo de sentirse a gusto en el papel de jodidos. Si te refieres a que las minorías se acomoden en ese rol y demanden ser protegidas siempre, estoy de acuerdo. Pero creo que no es lo importante. Es decir, decir que los inmigrantes piden muchas subvenciones en un debate sobre racismo me parece desviar la atención con un argumento con tintes xenófobos (no sé si te vale el paralelismo).

Pero luego dices que hay que crear leyes de protección. ¿La clave será "temporales"? Yo creo que todas creemos que la mal llamada discriminación positiva es un medio, nunca un fin, y esperamos que pronto las cuotas no tengan sentido.

"Cuando un tío como yo se da cuenta de que...". No entiendo esa frase.

Completamente de acuerdo con el último párrafo. Si replanteáramos el sistema todos y todas saldríamos ganando. Me parece un excelente argumento: no plantearlo como una pérdida para unos sino como una oportunidad para mejorar las condiciones de todos y todas.

Rgalmazán: Me alegro de que lo veas así. Creo que tu edad influye. Tengo la sensación de que las generaciones más jóvenes hemos crecido en esta igualdad ficticia y que, por ello, son muchos chicos los que no ven el sentido a estos debates que, para mí, son hoy tan necesarios como siempre. En cuanto a las cuotas, estoy de acuerdo. Hay cuotas que no han provocado ninguna polémica. Las de los discapacitados, por ejemplo. Pero jo, que nadie utilice ésto para discutir si es comparable porque es que ¡siempre terminamos hablando de cuotas!

Nán (2): Para terminar con el tema de las cuotas (espero) ese argumento es el que suelo utilizar. Dicen los que están en contra que lo lógico es que las mujeres no quieran un puesto por cuota sino por méritos. La cuestión es que ahora sólo llegan las buenas a donde los hombres mediocres llegan con facilidad .

¿Por qué tenemos que demostrar más? ¿Por qué una mujer mediocre no puede acceder a un empleo igual de bueno que el de un hombre mediocre? ¿Por qué se teme que con las cuotas asciendan mujeres mediocres y no se ha temido que hasta ahora lo hicieran hombres mediocres? Y, Txus, que te veo venir, un sistema tipo el de las oposiciones universitarias, basado en los méritos y a ser posible de manera anónima, claro que es el ideal, pero vemos que en la uni sigue habiendo poquísimas catedráticas, así que no es tan fácil como eso. Y a ver cómo lo propones en la empresa privada.

Gracias a todos. ¿Por qué no hay apenas mujeres en este blog? ¡¡¡Txus!!! ¿¿¿¿Hiciste el experimento????

el trenti dijo...

Madre mía...

nán dijo...

Tienes razón, June, en no entender esa frase, porque estaba mal puntuada. Lo que quería decir es que siendo tío, varón, hombre o como queráis llamarlo, me he beneficiado enormemente de que mi pareja y yo no siguiéramos los roles de género. La pérdida de esa aburrida e inútil "autoridad" que se me había "concedido" por ser hombre ha quedado más que compensada por toda una serie de situaciones (me niego a llamarlas "alternativas" porque para mí son las principales).

No fue un camino fácil (aunque sí fuelógico, porque los años 60 fueron fructíferos en muchos cambios socioculturales), pero ha sido estupendo no solo el hecho de llegar (en la medida en que hayamos llegado), sino el de recorrerlo.

En realidad insistía, desde la experiencia, en lo que decías de que "todos y todas" tenemos mucho que ganar si nos bajamos de un carro que es, en esencia, el que impulsa una sociedad que da unos resultados que a los que andamos por aquí no parece que nos convenzan mucho.

Siento la mala puntuación.

(Y las cuotas, discriminaciones, etc., me parece también medios temporales pero eficaces).

2.71828 dijo...

Desde la identidad del experimento, pero por la boca del señor Txus:
Vamos por partes...
Dices
"Y tu opinión sobre las asociaciones feministas te la tendrías que mirar. ¿Qué piden según tú?"
Pues ya te lo he dicho, me ha sentado como una patada en los mismísimos que alguien exija que una selección "justa" (creo que según se plantean las bases de la OPE no hay discriminacion) deje de serlo para favorecer a las mujeres por el mero hecho de serlo.
Y más...
"¿Discriminación positiva para tener una vida más fácil y no para compensar la disciminación positiva de la que habéis gozado siempre los hombres?"
Espero entender mal... pero me da la sensación de que te parece justo discriminar negativamente a un género por lo que han hecho sus antepasados... ¿es así?.
Y El experimento... Pues me da la sensación de que nosotros elegimos a nuestros comentaristas. Parte de tus lectores han participado, y parte de mis lectoras. Al final los vínculos hay que crearlos entre todos. Nada más abrirlo dejé un par de comentarios en blogs elegidos "al azar", y sus propietarios me contestaban. Si yo seguia devolviendo visitas ellos tambien, si yo dejaba de visitarlos ellos me abandonaban.
Después de 12 entradas y ver que si yo no respondia en las últimas 6 entradas sólo había un comentario (tuyo, por cierto) he llegado a la conclusión de que si no saben si eres hombre o mujer los comentaristas son tanto hombres como mujeres...
La otra opción (ellos si que lo saben, y ver que género es más fiel) es más complicada de analizar, ya que al contestar de una u otra forma condicionas el experimento.
TXUS

saiz dijo...

Como pequeña contribución, o más bien sugerencia, al debate, envío este microdiálogo. Que cada cual piense por sí y extraiga sus personales conclusiones:

ESTRATEGIAS

-Soy yo, cariño. Te llamo entre clase y clase para recordarte que me prepares la maleta. Ya sabes, para mi viaje de mañana.

-No te preocupes, ya he empezado a hacerla.

-Acuérdate de meter el traje a rayas, bien doblado. Y la corbata a juego, la de los pececitos. Ah, y los gemelos dorados. ¿Qué son esos ruidos?

-El pequeño, que se ha despertado. Voy a sacarlo de la cuna. Espera, que cojo el inalámbrico. Ah, es que se le había caído el chupete.

-Pues como te decía, que pongas también los gemelos. Y ya sabes: camisas y ropa interior para tres días. Bueno, te dejo, que tengo que dar otra clase. Hoy volveré tarde: debo terminar la última revisión de la ponencia.

-Entonces ¿no podrás ir a la reunión del cole?

-¿Qué reunión?

-Te lo dije ayer: con el profesor de apoyo, por el problema de Dani con las matemáticas.

-Pues se me había borrado. Pero no, no podré ir. ¿Por qué no llamas a tu madre para que se quede con los niños, y vas tú a la reunión?

-Bueno, lo intentaré. ¿Y de verdad no podrías ir tú?

-Pero, cariño, ya te lo he explicado: tengo que revisar la ponencia. Es un congreso muy importante, sobre “Estrategias Anti-discriminación”.

June (patidifusa con 2.71828) dijo...

Aclarado, Nán.

¡¡¡¡TXUUUUUUSSSSS!!!!!!!¡¡¡¡¡¡ERAS TÚUUUUUU!!!!!! ¡¡¡¡¡NO ME LO PUEDO CREEEEERRRRR!!!!!!!!!!!

Estoy sorprendida, cabreada, avergonzada y divertida con que me hayas utilizado para el experimento, jeje. Hay que ver, en la vida se me pasó por la cabeza que fueras tú. Ahora he estado repasando ese blog y hay cosas que me cuadran: recurrir a la RAE, temas que ya habías tocado en el espacio, llamarte como un número... En fin, qué sorpresa. Pero jo, has aguantado poco. El experimento para ser real tenía que haber durado un año o así, que es lo que se tarda en hacerse un público, ¿no?

Y lo que demuestra es que soy una tía muy maja, ¿o no? Que he sido la que más te he comentado, y eso que tú a mí no me has hecho mucho caso. Jeje, yo me lo tomaba como: "pobre, hay que apoyarle en los comienzos para que no desista al no tener comentarios". Y hay algo curioso: tenía clarísimo que eras chico. En fin, interesante.

Bueno, entonces qué piensas de ti y de mi: ¿que nos escriben personas del otro sexo por nuestro atractivo irresistible, o que los mimamos más por afán de gustar, o que es casualidad?

En cuanto a las cuotas, ya te digo que me aburre, tío. No quería decir que sea justo discriminaros ahora sino que no me parece de recibo que arméis tanto jaleo porque, como medida temporal, se implante un sistema que, por primera vez, beneficia a las mujeres. Pero bueno, entiendo y respeto que no pienses así.

Sainz, bienvenido (o bienvenida, no sé porqué siempre pienso que sois hombres, qué machista). Espero que sea la primera de muchas visitas. Y gracias por tu diálogo. A mí me parece muy bueno para destacar lo que decía en el otro post parafraseando a un amigo: que para ponerse detrás de la pancarta hay que ser coherente primero en la vida cotidiana.

Txus dijo...

Es cierto que tenía que haber durado más, pero ya ves que ni siquiera en mi espacio "de siempre" publico, y es que me han cambiado de destino y apenas saco 5 minutos al dia para comentar algo aqui y poco más...
La conclusión puede ser que nos traicione el subconsciente y todos nos esforcemos más por agradar a los del sexo opuesto.
Y lo de que tenías claro que era un chico... lo se, en uno de los comentarios me tratas como tal, pero iba a quedar forzado preguntarte a ver por qué lo habías supuesto asi. Además, seguro que si lo llego a hacer habrías sospechado.
Y lo de las cuotas... pues como siempre, supongo que en esto estamos condenados a no entendernos (que no a discutir). Si algo me parece injusto, no lo defiendo aunque el beneficiario en un momento dado haya sido machacado anteriormente...
Creo que el cometer injusticias (por pequeñas o "justificadas" que sean o parezcan) sólo lleva a que nueva gente se sienta de otra vez discriminada volviendo a empezar todo el lio. Creo sinceramente que es mejor hacer borrón y cuenta nueva. Desde ya, todos iguales.