jueves, abril 17, 2008

Ellos cuestionan. ¿Nosotras cuestionamos?


Espe (que ha tenido que ser presidenta Madrid y adquirir ese rollo dama de hierro para que la dejen de tomar por tonta), Soraya (¿Alberto? ¿Mariano?), las tetas de Ángela Mekel (me encantó una tertuliana que dijo: "Se ve que algunos hombres todavía no se han enterado de que tenemos tetas), la Chacón pasando revista a las tropas preñada, la Bibi (una chavalita rubia)...

Pocas políticas han escapado de ser cuestionadas por el hecho de ser mujeres. Pocas han podido esquivar los comentarios machistas. Sin embargo, me encuentro con que el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración (que ya ha destacado por sus opiniones y advertencias xenófobas) es el único titular de una cartera que carece de estudios universitarios superiores. ¿Es una mujer licenciada menos competente que un hombre bachiller? Ahí es donde se demuestra que no existen las condiciones necesarias para no tener en cuenta el sexo a la hora de nombrar a cargos políticos. Porque una mujer más formada que un hombre es menos valorada y, por tanto, su acceso a esa esfera es más improbable.

13 comentarios:

Icaza dijo...

¿Y por qué tener un título hace a una persona más válida que a otra?
Una y otra vez caemos en lo mismo, si es hombre o mujer, catalán o extremeño, con FP o Título Universitario.

En el caso de los títulos, siempre me acuerdo de un amigo de mi padre. No termino ni el EGB (su equivalente), mi padre, por contra, segunda promoción de informática de la Universidad de Deusto.

A día de hoy, mi padre se gana las habichuelas como autónomo como "Director Temporal" (es como una ETT pero de Directivos), mientras que su amigo tiene desde hace muchos años una chalet de 500 metros cuadrados (y del terreno ni hablamos). Sigue expandiendo y abriendo nuevos negocios, etc.

Sin título, pero ha sabido prosperar más (y encima honradamente, que ya es mala ostia) que alguien muy válido y con título.

Icaza dijo...

No es mi intención criticar todo lo que dices eh! Tengo el día combativo, pero realmente intento expresar una opinión

Javi dijo...

El consuelo que me queda es que, en general, quien ha cuestionado a las políticas por el hecho de ser mujer (últimamente, me refiero)ha sido la derecha mediática rancia, obsoleta.
Retomo un poco el final de mi comentario en el anterior post. En política el nivel de preparación es relativo.
Puedes tener toda la preparación del mundo (seas hombre o mujer) que eso no te va a librar de ser un inutil redomado.. Ejemplo: mi querido Moratinos. ¡Cómo puede nombrar Zapatero ministro a un tío que le permite estar aislado del mundo, y de Bush, 10 minutos en la última Cumbre de la UE! Uno de los mayores ridículos que ha hecho España en los últimos años en política exterior. Por muy preparado que esté.
Yo quiero gente competente en un gobierno. Independientemente de su preparación, que en política no siempre lo es todo.

June Fernández dijo...

Yo no digo que tener un título haga más válida a una persona. Digo que me parece muy significativo que a una ministra se le cuestione sistemáticamente y a un ministro no se le cuestione ni por tener una formación académica inferior al resto. Y no entro en el debate de si es importante que un ministro o ministra sea licenciado, porque no lo he reflexionado suficiente.

Icaza dijo...

Pues igual lo primero a reflexionar es ¿Quién cuestiona sistemáticamente a las ministras?.

Sé que siguen existiendo personas machistas y retrógradas (no hablo sólo de hombres), pero de momento las únicas críticas que he oido vienen de la COPE y amigos... y joder, eso para mi no cuenta como crítica, sino como insulto.

Por otro lado, soy consciente que no dices que un título de más validez, pero si opinas que una mujer con título es más válido que un hombre sin él ¿Por ser mujer? (Dices que por el título no es) o ¿Por qué conoces su trayectoría, su forma de ser, etc? Lo que quiero comentar es que, por tu forma de expresarte, das la sensación que la mujer con título es más válida :-)

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Pues yo sí creo que la titulación académica es un aval, porque garantiza un aprendizaje sistematizado en una materia, la que es el objeto de la licenciatura. Se pueden haber adquirido esos conocimientos, y muchos más, sin haberse sometido a una disciplina, pero entonces hay que probarlo. A un licenciado universitario se le suponen. Por eso se otorga el título.
Es evidente que el trato a ministros y ministras (como a hombres y mujeres en general) es asimétrico. No puede negarse. Las leyes de igualdad surgen con el propósito de incidir en ello y corregir el rumbo. ¿No crees?

Icaza dijo...

¿Aprendizaje sistematizado de una materia? Puufff mucho suponer y tengo por filosofía intentar no dar nada por hecho.

Creo que más por titulación es por caracter de la persona, por su experiencia, etc. (el compendio de todo).

¿Es evidente que el trato es asimétrico? Si, empezando por el propio Zapatero, siguiendo por Esperanza Aguirre y terminando por todas las personas que dan la matraca al respecto (matraca = noticia y/o importancia). Y eso me parece más contraproducente que cuatro "tontos del bote" que se dedican a insultar (El Nosantos y compañías)

RGAlmazán dijo...

Se ve que todavía queda tiempo. Se ha avanzado pero no suficientemente. Y desgraciadamente no sólo en España, fíjate Berlusconi, que capullo machista es.

En fin, está claro que se van ganado batallitas pero la guerra todavía no se ha ganado.

Salud y República

NáN dijo...

Con esa "grisura" que me caracteriza, de ir pasito a pasito y comparando matices, porque no creo que se llegue nunca al blanco o al negro puros, creo que debemos celebrar un poquito estas cosas, en lugar de lanzarnos a la crítica profunda de cualquier pasito adelante.

Para llegar a la solución, a la guerra ganada que dice Rafa, habrá que librar montones de combates, escaramuzas, esperas; y habrá que celebrar cada avance como se merece. Dejar el champán para el día de la victoria final puede ser un modo estupendo de morirse sin haberlo bebido.

¿Y sabéis? Podríamos ser un país como Italia ahora: me alegro mucho de que no sea así.

Además, en estas cosas la imagen tiene una gran importancia y la percepción de ministras hará bastante para cambiar la percepción de muchas mujeres: y hasta que no cambie la percepción de sí misma de muchas mujeres "machistas", a los hombres les costará más.

Txus dijo...

Tan mal me parece pensar que una es menos válida por ser mujer como pensar que el otro lo es por no ser licenciado.
Quiero creer que quien ha llegado hasta ahí lo ha hecho por méritos propios, y quien le pone ha valorado su capacidad por encima de lo que ponga un papel, igual que me parece que Chacón es perfectamente válida para cumplir su cometido, si no, seguro que no la habrían puesto ahí.
¿No seremos demasiado susceptibles para absolutamente todo?

Magapola dijo...

Seguro que es una mujer y ya están diciendo que solo es ministra porque habia que meter a una mujer... grrrrrr. Gracias, June, tienes el empuje que se necesita.

Magapola dijo...

Seguro que es una mujer y ya están diciendo que solo es ministra porque habia que meter a una mujer... grrrrrr. Gracias, June, tienes el empuje que se necesita.

Mamen dijo...

Hola.
Leyendo y pensando en lo del ministerio de Igualdad, me viene a la cabeza unas palabras de Lidia Falcón que venían a decir algo así como si quieres acabar con una idea, institucionalizala.
La formación, y el rodaje "político y humano", es lo que se debería tener en cuenta a la hora de elegir ministras y ministros. Miro el nuevo gabinete y veo trepas y oportunistas.
Un saludo.