jueves, marzo 06, 2008

Ya soy demócrata


Ayer voté, así que ya puedo decir con la cabeza bien alta que soy demócrata. Lo digo con cierta ironía porque no me dejan de hacer gracia esas personas que se sienten con superioridad moral por echar una papeleta cada cuatro años, frente a quienes eligen otras formas de transformar la sociedad. Dicho ésto, ahí van diversas reflexiones desordenadas ante este señalado fin de semana:

- Lo dicho: respetemos la abstención crítica como una opción tan legítima en democracia como el resto. Conozco a personas que dedican gran parte de su vida, energía e ilusiones a trabajar por los derechos de la población inmigrante, de las mujeres, de los gays y lesbianas, por la salud del planeta. Personas que apoyan todas las causas justas, que difunden cada día las injusticias, que intentan convencer de que otro mundo es posible y necesario, que denuncian los efectos del neoliberalismo, que son coherentes y sinceras con sus principios aunque les lleve a ser estigmatizadas como "antisistema"...

Esas personas que el domingo no votarán porque no hay ninguna opción con la que se identifiquen o porque quieren reflejar su desencanto con una llamada democracia representativa en la que ni pueden decidir nada ni se sienten representadas por los dirigentes políticos, me merecen más respeto que las que sólo se mueven del sofá para legitimar las mismas políticas de siempre.

En mi caso, el año pasado opte por esa abstención crítica. Este año creo que es positivo que una fuerza de izquierdas influya, por poco que lo haga y aunque no sea el partido de nuestros sueños. Además, en Euskadi la izquierda abertzale se apuntaría mi abstención, y eso no me mola. Me identifiqué bastante con la última columna de Almudena Grandes, aunque yo tampoco es que esté encantada de la vida con mi voto.

- Más de una vez he manifestado en este blog mi descontento con todos los partidos políticos, pero lo cierto es que me apenó mucho la previsión de que Izquierda Unida se quede sin grupo parlamentario propio. Cada cuál que vote lo que quiera, pero animo a no caer en la estrategia del PSOE de llamar al voto útil. Cuando logre la mayoría absoluta (para gobernar cómodo, sin presiones de la izquierda) o pacte con la derecha, igual pensaréis que vuestro voto no fue tan útil. Un bipartidismo aún más salvaje que el actual me parece un panorama realmente desolador.

- Este año hemos tenido la mala suerte de que las elecciones se celebren el 9 de marzo, el día después del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, y para mí fecha mucho más importante que cualquier cita electoral. En varias provincias, como Madrid, se ha utilizado el argumento de la jornada de reflexión para prohibir las manifestaciones. Como siempre, en este país se confunden la defensa de los derechos humanos con el politiqueo. Animo a ignorar la orden y salir a la calle el sábado, que es cuando toca. En cambio, los políticos no han tenido reparos en utilizar el 8-M y las reivindicaciones feministas para rascar votos. Ningún candidato priorizó la violencia machista en sus campañas hasta que no fueron asesinadas cuatro mujeres en un día. Sin embargo, esta semana pocas instituciones han renunciado a manifiestos a favor de las mujeres claramente electoralistas.

- Le llaman sufragio universal, pero no lo es, porque millones de personas no podrán votar por ser extranjeras. Ante ello, han surgido iniciativas como Vota por mí: se propone que las personas autóctonas que no vayan a votar den en adoptción su voto a una inmigrante sin ese derecho. Gracias, Migra.

La viñeta, de Forges, la pongo porque me ha hecho gracia.

15 comentarios:

Itsaso dijo...

Si yo al final tengo tiempo para ir a votar, ire, por la misma razón que tu mencionas. Si no voy van a contar mi voto dentro de la abstención y aunque respete la opcción, no voy en ese saco.

Mikel dijo...

June,

Tengo una pequeña matización a tu reflexión (que me ha encantado, eh? no te confundas ;-)). Creo que hay una diferencia sutil pero importante entre el voto en blanco y la abstención y no por ello deja de ser importante.

El voto en blanco, implica que estás de acuerdo con el sistema (la forma concreta de democracia)pero no con las alternativas políticas, mientras que la abstención indica que no estás de acuerdo con el sistema.

Me sorprende porque juraría que he leido anteriormente este debate por estos lares y lo que transmites me parece que va más en la línea del voto en blanco que de la abstención.

Bueno, sirva esto de excusa para felicitarte, una vez más si cabe, por tu blog que suelo leer a menudo. Haces un gran trabajo!

Saludos,
;-)

Magapola dijo...

¿Por qué no es una persona un voto? ¿Por qué los votos no valen lo mismo en toda España? Eso es lo que más me fastidia...

Y no, eso no, el día de la mujer ya puede ser día de reflexión o de dormir la siesta, ¡porque la calle es nuestra!

Txus dijo...

Yo pensaba que era el unico y Mikel opina como yo :D
Ya que tu y yo hemos hablado de esto muchas veces, oy a tomarme la libertad de responder por ti June.
Es cierto que el opinar que el sistema es bueno pero ningun politico merece tu voto te puede llevar a votar en blanco (yo mismo desde hace años) pero, ¿y si tampoco te convence el sistema? La opcion de la abstención (razonada) puede tomarse porque además de no estar de acuerdo con ningún partido, tampoco estás de acuerdo con el sistema. Mucha gente cree que la forma de elegir a los gobernantes debe ser otra. Para todos los que se abstienen por esa razón, mi mas sincero aplauso.
A mi los que me remueven los higadillos son los que no votan porque las 10 de la mañana es pronto, a la una es la hora de las rabas, despues de comer toca siesta y a la tarde hay partido por la tele...
Y no solo eso, ya que si no votas porque no te da la gana también estás en tu perfecto derecho, el problema es que luego esa gente es la que más se queja del resultado de las elecciones...

Lo del vota por mi... me parece poco práctico y me explico. Si yo soy de los que se abstiene por convicción, quiero que eso se note, ya que es por convicción y mi deseo es estar en los numeros de los que se han abstenido.
Sin embargo si soy de los que no va por vangancia, entonces también seré demasiado vago para ir y votar lo que quiera mi vecino inmigrante.
Esta claro que es una iniciativa hermosa, con mucho sentido, pero poco práctica.

Mikel dijo...

Coincido con lo dicho, nada que objetar.

Esperemos (de ilusiones también se vive, no?) que al menos a una minúscula minoría, el hecho de darle voz a quien no la tiene, le haga desapoltronarse y sacar el culo del sofá.

;-)

migramundo dijo...

No entiendo eso de "abstención razonada". ¿Existe una abstención "no razonada"? Si existe, ¿cómo se cuantifica o cómo se puede valorar objetivamente una y otra? Un voto es valorable, una abstención nunca y lo peor de todo es que hasta la extrema derecha y la extrema izquierda se alinean con ese proceder electoral. Respeto y considero todas las opciones, pero no se puede hablar de abstenerse, "razonada o no razonadamente", y luego despotricar contra el sistema, partidos incluidos. Si quieres despotricar contra el sistema, el siempre mejorable sistema (incluso los escandinavos lo son), vota, pero no te abstengas porque entonces estarás diciendo que incluso lo tuyo te importa un carajo. Y, además, le estarás haciendo el caldo a los extremistas antisistema, que, curiosamente, se transforman en sistemáticos en cuanto se les adjudica un cargo. Sentido común y seriedad, por favor. Saludos cordiales.

Isaac González Toribio dijo...

Tomar la decisión de la abstenerse es totalmente respetable. Se puede estar en contra de los políticos, del sistema, de los políticos y el sistema. Lo malo de este tipo de decisiones es que no sólo afectan a la persona que elige libremente votar o no. Afectan a todo el país. Y no es igual que gobiernen unos que otros. Nunca es igual y en este país y ahora, más que nunca. Un beso, June

fernando dijo...

yo votaré a UPyd, el partido de Rosa Díez. Un abrazo.

NáN dijo...

He querido entrar ahora que he vuelto de un viaje, he abierto los periódicos y veo que llevamos una participación dos puntos por debajo.

Todo puede suceder, pero lo que suele suceder es que la derecha del nacional catolicismo de este país cuanta con votantes que no se "abstienen". Eso solo lo hacemos los que nos "consideramos" de izquierdas. Por tanto, empiezo a ver la posibilidad de que esa derecha nos gobierne.

Quiero escribirlo ahora para, si no se produce esto, no "tener que evitarme" el escribirlo.

Decir que todo es respetable signifca que también escribir esto lo es. Pero no todo es respetable. Hay miles de proyectos de investigación, de apoyo social, etc., que se hacen con una parte de los que gestionan ese sistema pero no con la otra. Será "respetable" abstenerse y dejar que la parte más dura se haga cargo de gestionar el dinero de todos. Pero este mundo no es que sea injusto, es un mundo cabrón, y lo es desde hace miles de años. Incluso hubo una época en la que creímos que los de abajo tomábamos el poder para cambiarlo, pero inventamos el Gulag.

Hay cosas que se pueden hacer con poco coste y sin afectar a la lucha diaria. Una de ellas es la de un día cada dos años, más o menos, frenar al nacional catolicismo (a los herederos del franquismo).

Todo es respetable. O mejor lo decimos al contrario porque estoy algo frito de tanta corrección y tanta respetabilidad. Nada lo es: nos lo jugamos todo cada día y cuesta no salir manchado de ello.

El que no haya puesto sus manos unidas a otras manos para evitar esa derecha, creo que nos ha dejado solos a los que nos enfrentamos a ella. En dos años lo notará en el dinero dedicado a aliviar la parte más dura de los que no tienen nada; también en un porcentaje de lo que se investigue en este país con dinero público.

Los que actúan así suelen estar bastante solos y ser poco eficaces. Y es cierto: están solos. Ellos mismos se fueron. Y eso es lo peor que se puede ser en este negocio de cambiar las cosas.

Ojalá dentro de unas horas consideréis esto un berrinche fuea de tono. Pero no quise esta vez pasar ni por correcto ni por respetable, porque no lo soy.

June Fernández dijo...

El sábado escribí un comentario contestándoos a todos y se me borró antes de publicarla. Tampoco es que aportara nada (básicamente mostrarme de acuerdo con las matizaciones sobre abstención y voto blanco, y volver a considerar, frente a la opinión de muchos de vosotros, que son opciones válidas). También me desahogué sobre el atentado.

En cuanto a los resultados de las elecciones, como podéis imaginar, me parecen lamentables. Vale, el PP no ganó, y me alegra. Pero el PSOE tendrá que pactar con la derecha (probablemente nacionalista, para más inri)para gobernar. Olvidémonos del todo pues, de leyes realmente progresistas, o de política económica socialista. No sé si quienes eligieron al PSOE como voto útil siguen pensando que hicieron bien.

Se amplia el bipartidismo salvaje. Desaparecen del Congreso varios grupos, y el mixto se convierte en un curioso batiurrillo. Que la tercera fuerza del país en votos se quede sin grupo propio me parece muy triste. Sin embargo, creo que IU, su falta de un proyecto ilusionante y diferenciado, y su imagen de constante crisis interna han tenido más responsabilidad en el fracaso electoral que lo que sus dirigentes han reconocido. Espero que el batacazo sirva para renacer con fuerza, con una nueva generación que, como digo, nos ilusione de verdad para que dejemos de ver a IU como la opción menos mala.

Creo que nada más que añadir, a parte de que me alegro de que la abstención que reclamaba ETA no haya sido significativa.

No le he dedicado una entrada al tema, básicamente porque no me apetece dar ese protagonismo a unos resultados tan deprimentes. Por cierto, felicidades Fernando. Aunque hubiera preferido ese escaño para IU, una sabe reconocer ciertas cosas.

June Fernández dijo...

Sí, se me ha olvidado otra cosa importante: el PP habrá perdido, pero su estrategia ultraderechista y agresiva le ha hecho ganar votos. No lo olvidemos. Y preparémonos, que viene Esperanza (¿no?)

NáN dijo...

los resultados son desesperanzadores. No ha ganado el PP, ¡lo que es muy bueno!, pero los que nos sentimos de izquierda (y no hay que ser de IU para sentirse así) hemos perdido.

fernando dijo...

yo antes votaba a IU, pero desde que se fue Anguita, me pase al voto en blanco hasta que en estas elecciones he votado a Rosa Díez, de lo poco potable de la política española. Un beso.

Txus dijo...

Creo que en esto no me vais a convencer. Me parece perfectamente respetable que alguien se abstenga si tine alguna razon para ello, por muy peregrina que sea. Está claro que no es mi opción, y mucho tienen que cambiar las cosas para que llegue a serlo, pero si alguien hace un análisis de la situación política distinto al nuestro y llega a la conclusión de que prefiere abstenerse creo que está en su derecho, y merece el mismo respeto que cualquiera de nosotros, que hemos optado por diferentes opciones.
Es más, en este aspecto me han hecho ser más flexible incluso que cuando publiqué mi otro comentario. Ahora no me parece tan mal que quien se abstenga critique el resultado de las elecciones, igual que nosotros criticamos a los que se abstienen, es lógico que ellos critiquen a los que hemos votado.
Reitero que esto es válido sólo para aquellos que han decidido una u otra opción después de reflexionar al respecto, no vale no ir a votar por pereza y luego llorar...

LAPOR dijo...

hola, está muy interesante este diálogo en abierto, inclusoocn la confeisones de los votos que es algo que mucha gente suele evitar hacer. A toda etsa confusión y a la dificultad de mostrar lo que uno piensa cuando opta por un partido y lo vota, añadiría algo que acaba siendo también poco democrático, de cierta radialidad: la condena a la gente joven de derechas, tabú donde los haya. Por supuesto aclarar que yo no soy una de ellas, pero hay una falta de comprensión con esto y una especie de tónica general de mentalidad izquierdosa que seda por supuesta y que, en el fondo, es más apolítica que otra cosa (pero que, al ser menos severa se asocia). En cualquier caso es verdad que tiene su valor votar y que éste tien un valor añadido si el resto de los días cada uno demuestra su postura de alguna forma. A eso me refeiro- por si no me habéis entendido- hay genet pepera a muerte que trabaja en cooperación, voluntarios tan volcados como los que llevan rastas. Para mí lo que hay es mucha influencia en tergiversar todo, es decir, cambiar los hechos, los puntos de vista... Esperemos que en 4años la situación se haya aclarado un pco y haya mejorado y la cmapaña elctoral no sea un circo. saludos!