jueves, agosto 17, 2006

Pateras y cayucos

Mi amigo Txus plantea lo siguiente en su blog:

Patera. ¿Politicamente incorrecta?¿Por qué?
Lo prometido es deuda... Hablemos de canoas, cayucos, pateras... Ahora que está tan de moda el llamar "cayuco" a todas las pateras que llegan, veamos las definiciones:

Patera: 1. f. Embarcación pequeña, de fondo plano, sin quilla.Chalupa: 1. f. Embarcación pequeña, que suele tener cubierta y dos palos para velas.Canoa: 1. f. Embarcación de remo muy estrecha, ordinariamente de una pieza, sin quilla y sin diferencia de forma entre proa y popa.Cayuco: 1. m. Embarcación india de una pieza, más pequeña que la canoa, con el fondo plano y sin quilla, que se gobierna y mueve con el canalete.
Como veis, es un poco complicado que en cayucos (una pieza, mas pequeña que una canoa...) vengan todos los inmigrantes que llegan hasta nuestras playas. Además, no creo que les salga rentable importarlos desde la india. Lo que no entiendo es por qué a los periodistas les ha dado de repente por abandonar la palabra "patera" (perfectamente válida) para hablar continuamente de cayucos. June, ¿me echas una mano?.

No le he podido ayudar mucho. Tengo tres hipótesis pero ninguna me convence:

1- Que lo que popularmente se conoce como pateras y cayucos no coincida con las definiciones de la RAE y que los medios de comunicación hayan preferido guiarse por los usos coloquiales que por las definiciones académicas.
2- (Si pienso que los medios de comunicación se preocupan por evitar que sus noticias fomenten el racismo) Que el término "patera" haya adquirido unas connotaciones negativas de las que se los medios de comunicación se quieren alejar.
3- (Si me acuerdo del tratamiento sensacionalista que caracteriza al tratamiento que dan los medios a las noticias sobre inmigración) Que el tema de las pateras está desgastado y al introducir un elemento nuevo (el término "cayuco") se busque volver a captar el interés del público.
La foto de la izquierda es de un cayuco y la de la derecha de una patera.

¿Alguien sabe cuál es la respuesta?

4 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No veo que haya problema en que la definición de la RAE no se ajuste con exactitud a la imagen de las embarcaciones que usan los emigrantes para llegar al continente, al paraíso.
Es evidente que hay una diferencia entre las pateras del principio y los cayucos de ahora (ojalá recordáramos la fecha en que se cumplieron diez años de la primera patera. Cuando arribó a puerto, los ciudadanos españoles que tuvieron oportunidad de ser testigos de aquel momento histórico aplaudieron a quienes venían en ella).
Los medios no dan un tratamiento sensacionalista a las noticias sobre inmigración, a pesar de que son sensacionales. Lo son en la medida que hablan de anhelos, de sueños. Y todo eso es sensacional. Ojalá en el primer mundo tuviéramos la capacidad de albergar esos sentimientos.
Sí, es evidente que nos es todo tan habitual que ya da lo mismo que sean cientos los que llegan cada día. No obstante, aún sigue conmoviéndonos que llegue una embarcación vacía. O prefiero pensar eso. Lo último que debemos perder es la confianza en el ser humano.
Y lo más bonito de todo lo que planteas, lo más estimulante: La palabra ‘patera’ se ha transformado, y todos hemos colaborado a ello, en una metáfora de esos sueños bruscamente atropellados por las olas del Estrecho. Pero es la metáfora del hacinamiento. En primavera ya se habían acuñado términos como pisos-patera (aún no sé cómo escribirlo: ¿como sacacorchos?, ¿cómo ex algo?, ¿cómo franco-alemán?).
Esta reflexión a que nos obligas es fundamental. En cierto modo, me encantaría estar en el aula y discutirlo con vosotras.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Lamento haberte entendido mal. Haré un comentario sobre tu duda.

June Fernández dijo...

¿Por qué me has entendido mal? Hablar de avalanchas y oleadas me sigue pareciendo sensacionalista. Sería positivo si con ello se consiguiera concienciar sobre el drama que viven las personas que deciden emigrar de esa manera. Pero no creo que sea así. Completamente de acuedo con lo de los sueños, creo que la prepotencia que caracteriza a occidente no nos deja admirar eso que nosotros perdimos hace tanto. Estaría bien hacer un estudio sobre lo que sienten en el tercer mundo al oir palabras como apatía, estoy segura que les cuesta entender un sentimiento tan común en el primer mundo. Nunca había oído lo de "piso-patera"; curioso. Gracias por la entrada en tu blog.

Txus dijo...

Yo voto por tu tercera hipótesis. Estamos anestesiados, de tanto ver la misma noticia con diferentes caras casi nos da igual y hay que hacer algo por llamar nuestra atención. Sabes que el 90% de los periodistas me caen mal (eso siendo generosos, pero hablando sólo en el plano profesional) y puedo estar influenciado por ello, pero me da la sensación de que es simplemente por llamar la atención, o por intentar demostrar una cultura que no tienen (ya que lo que llega no son cayucos, igual que el Prestige no era un 'pecio'). El problema es que no intentan llamar nuestra atención por los que llegan, sino por hacer su noticia más atractiva. Creo que yo jamás podría ser periodista.
Besines wüapa.