sábado, marzo 21, 2009

Exhibicionismo


Hoy he escuchado en la radio un debate sobre lo que la presentadora definió como una fiebre generalizada del exhibicionismo a través de Internet. Se refería así al fenómeno de los blogs, redes sociales y demás foros en los que las personas cuelgan sus fotos, detallan datos personales, opinan sobre los temas que le conmueven... Quienes hace una generación hubieran escrito un diario íntimo, hoy comparten sus secretos con medio mundo en la blogosfera. La presentadora se preguntaba si no es más radical desnudar el alma ante el ojo ajeno que el cuerpo.

No he podido dejar de sentirme identificada. No es poco lo que podéis saber de mí a través de Internet: lo que opino, en mi blog y en los comentarios que dejo en otros; lo que publico en prensa, en mi otro blog; mis fotos, los eventos a los que asisto y las amistades que tengo, en Facebook; la música que escucho, en Last.fm y Goear... Pensamos que mostramos sólo lo que queremos, pero estaréis de acuerdo conmigo en que es fácil que se nos vaya la mano.

Por no hablar de Google. La primera vez que me dio por poner mi nombre quedé horrorizada. Encontré mi DNI, manifiestos que firmé en su día y de los que hoy reniego, mi dirección postal ... Incluso quienes tenían curiosidad por conocer mi segundo apellido han utilizado ese método para encontrarlo.

¿Soy una exhibicionista? ¿Lo sois vosotros y vosotras? No creo que haya una respuesta absoluta ni generalizable. Espacios como Facebook o Fotolog están satisfaciendo sin duda el narcisismo y el voyeaurismo. A otra gente, en cambio, creo que no nos mueve tanto el deseo de lucirnos o espiarnos sino el de comunicarnos. Aunque, ¿no será lo mismo? ¿No será el deseo de comunicarse (como sabe, como puede) lo que mueve al narcisista o a la voyeaur?

En el debate radiofónico un tertuliano planteó: "¿Debemos tachar de exhibicionistas por tanto a los poetas?" Me parece una pregunta muy pertinente. Siempre me ha gustado la letra de Amiga mía, de Alejandro Sanz: "Yo quiero regalarte una poesía. Tú piensas que estoy dando las noticias (...) Esta es mi manera de decir las cosas. No es que sea mi trabajo; es que es mi idioma". Supongo que se trata de eso: cada cuál encontramos como podemos el equilibrio entre el pudor y el impulso de comunicarnos. Probablemente la represión de ese impulso sea el que lleva a formas más extremas de exhibicionismo, ya sea despelotándonos en plena calle o mostrando nuestras intimidades emocionales en Internet. En el resto de los casos, supongo que ocurre como con el nudismo: la perversión está en los ojos de quienes lo censuran.

13 comentarios:

aitziber dijo...

me quedo con la última frase.
Es un lujo leerte siempre o sea que si esto es exhibicionismo, pues viva!

NáN dijo...

Me he pasado toda la infancia, la adolescencia, la juventud, la adultez y el principio de la vejez contando mis cosas a mis amigos en lugares oscuros; a cambio, claro, de que me contaran las suyas: ¡es lo justo!

Gracias a ese proceso de comunicación tengo la experiencia de varias vidas, la alegría de reconocerme débil y paródico. Lo estupendo de conocer lo humano en sus luces y sombras más allá de mi isla. Tantas cosas que el conocimiento de lo humano aporta.

He encontrado aquí, en la Red que todavía no nos han prohibido, la posibilidad de ampliar el círculo (tampoco tanto, no nos creamos) y contar mis vergüenzas y desvergüenzas, de descojonarme de ellas. También de las vuestras. Y emocionarme con ellas. He conocido y seguido lecturas increíbles que me interesan mucho más que lo que leo en los libros (y soy de los que leen).

He elegido a quiénes.

Pero cuando el diablo no sabe qué hacer, mata moscas con el rabo y luego las etiqueta.

Tu último párrafo lo dice todo con exactitud rabiosa.

La amistad ha sido siempre cosa de exhibicionistas y voyeurs. Porque no hay otra manera de hacer uno, aunque sea un segundo, lo que son dos.

chus dijo...

Sí, la verdad es que hay que tener cuidado. Yo conozco a varios que están recorriendo el camino en sentido inverso. Quitando facebook, messenger, etc y obligándose a no conectarse a la red más de lo necesario.
Bienvenidos a esta nueva enfermedad.

Itsaso dijo...

Yo también tengo varias redes sociales de esas, tengo un blog, tengo el fotolog... Y ahora me planteo muchas veces si tendría que quitarlos todos. No me fio de la gente que utiliza todas estas redes para investigar sobre tí, por ejemplo, poner mi nombre en googel y ver mi red de facebook como primer enlace no me gusta, por ello entre otros el cambio de foto de perfil.

NáN dijo...

ah, yome estaba refiriendo a los blogs. Las llamadas "redes sociales", con fotos, nombres, etc., me han parecido siempre un poco demasiado cantosas.

Aunque nunca puedes evitar que un amigo poco escrupuloso ponga tu futo y nombre dando tumbos en una fiesta que quizá no sea del agrado de la gente de RR.HH. de tu empresa.

Es la era del Gran Hermano. Pero prefiero hacerme el tonto un poco.

entrenomadas dijo...

Estoy acostumbrada a dar mi opinión.
Si me preguntan y me apetece yo contesto,da igual que sea en la calle, en una reunión o en el trabajo o en un blog.

Hablar de mis cosas es otro tema. Que cada cual haga lo que le venga en gana.
Últimamente se habla mucho de esto en internet. Por mi parte será la última vez que opino sobre esto. Más que nada porque me aburre las comeduras de coco de los demás.

June, me refiero la de los debates radiofónicos y todo eso.
A mí leerte me encanta y lo mismo con un montón de gente. Si encima de vez en cuando coincidimos en las opiniones estupendo. Miel sobre hojuelas!!!

Un poco de aire fresco, por favor...



Kisses,


Marta

ZUBIAK ERAIKITZEN dijo...

June, mila esker "sariagatik" eta zure hitz ederrengatik! Ados zurekin,gai honetan kontraesanak bai, baino zerbait garbi ere bai: komunikatzeko aukerak, direnak direla, aprobetxatzea ez dut uste exhibizionismo kontua direnik, eta zure azken esaldia borobil borobila: begirada subjetiboak markatzen du egoeraren balorapena...
Mila muxu fenomena!
:)

Bilbon kazetaria dijo...

Yo diferencio bastante lo que son redes sociales y lo que son blogs. En un buen blog hace falta que el bloguero sea capaz de contar una historia. Y en las redes sociales eso no es necesario... por eso han tenido tanto éxito.
Lo de las redes sociales sí que lo veo exhibicionismo. Pero en un blog, si la historia se sostiene, creo que trasciende al hecho al autor (me parece muy bueno el ejemplo de los poetas).
Si el blog cuenta cosas interesantes, dichas con valentía y que incuben a todo el mundo, como es el caso, no sé... todo eso va más allá de la mera exhibición propia.... porque hay algo más que mostrar.
Vale que también pienso que todos los periodistas tenemos un punto exhibicionista. Nos gusta ver nuestra firma y todo eso... pero al final lo que queda no es la firma.

Lo que me ha dejado un poco descolocado de esta entrada es la cita de Alejandro Sanz. Uf... jeje

Un abrazo

Bilbon kazetaria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Cincel Social dijo...

Generalizando... yo diría que los blogs, los poetas, los periodistas, los cantautores, todos los que crean algo, escriben algo, y cuelgan sus ideas en el tenderete público son exhibicionistas, pero exhibicionistas con contenido, y eso es lo que importa.

Walter Kung Fu dijo...

Más allá del exhibicionismo gratuito, no tiende el hombre a expresarse desde el comienzo de los tiempos. Entonces que más da que sea un blog, un poema, un lienzo o una foto.

June Fernández dijo...

Me habéis convencido y lo mejor de todo es que nos hemos ahorrado una pasta en psiquiatras, ¿no creéis? Estoy de acuerdo con vosotros y vosotras: celebremos las nuevas vía de comunicación que nos ha abierto Internet; celebremos el exhibicionismo sano y con contenido, y ojo con las redes sociales. Muchísimas gracias a todos.

Tía Doc dijo...

Hola Totales:

June, es la primera vez que visito tu blog y me encantó leerte.

Respecto al tema de la entrada, creo que el punto de todo esto (y de ahorrar el dinero que dejaríamos en un Psicólogo) está en la medida de satisfacción de cada uno, si a mi me apetece opinar con todas sus consecuencias, poner mis fotos, y hasta colgar videos haciendo el ridículo, y ese "pequeño" despliegue de narcisismo me sienta bien, porque no hacerlo.

Es que es más que eso, es compartir, escuchar - ser escuchado, leer - ser leído, tiene cosas muy buenas.

Que haya gente que utilice esta herramienta para hacer daño, es casi diría, natural, dadas las caracteristicas de la raza humana ajajaja

Un saludo colectivo (pucelano/uruguayo/argentino).