miércoles, febrero 25, 2009

Elecciones


Es el tema de la semana y lo mismo os interesa saber lo que pienso al respecto. Para quienes no estéis siguiendo las previsiones, Kabila ofrece un análisis pormenorizado acertado, aunque discrepo respecto a su opinión personal, que añade al final de la entrada.

He de decir que son con diferencia las elecciones que más me han hecho pensar. A día de hoy, no tengo ni puñetera idea de a quién votar y las opciones que no descarto son un montón. Es probable que me abstenga. A la hora de decidir el voto, hay dos formas de plantearme el asunto bastante incompatibles, y no sé por cuál de ellas me debería guiar:

- Harta de Ibarretxe

Once años han sido más que suficientes. Elvira lindo dixit:

No entiendo que un político, Juan José Ibarretxe, que forma parte del engranaje del Estado español (mal que le pese) y que por tanto debiera asumir una mínima lealtad hacia ese Estado, al margen de sus aspiraciones nacionalistas, pueda declarar que no tiene miedo ni a ETA ni a España, colocando a un mismo nivel a una organización terrorista y a un país democrático y quedarse tan ancho.

Amén. Estoy harta. De que se hostigue y se asesine a quienes se definen como españoles y que Ibarretxe se permita equiparar a ambas partes. El llamado conflicto pesa mucho, para bien o para mal. Que haya personas amenazadas por no compartir un proyecto independentista, que se cometa un atentado y al día siguiente el alcalde de turno del PNV se sienta en la obligación de criticar la Ley de Partidos para después condenar un atentado en su propio pueblo es gravísimo. Y si algunos osan decir que a quien más perjudica ETA es al nacionalismo, es porque no se hacen a la idea de lo que se siente estando al otro lado.

Si os choca lo que digo, podéis releer mi opinión sobre estas actitudes equidistantes y sobre la izquierda abertzale ilegalizada. También os animo a leer la noticia sobre un acto de rebeldía inédito que no comparto (la respuesta a ETA tiene que ser el rechazo a todas las formas de violencia) pero entiendo, y en cierta manera creo que muestra que la cortina de miedo se está resquebrajando: un joven de Lazkao se venga del atentado destrozando la Herriko Taberna.

Estoy harta de que nuestro lehendakari haya dedicado tanto tiempo y recursos públicos a defender unos planes y consultas que, pese a contar con el respaldo de la mayor parte del Parlamento, a al menos la mitad de vascos y vascas nos interesa bien poco, como es mi caso, o incluso rechazamos. Estoy harta también de poner la televisión pública de mi comunidad autónoma y que prácticamente todos sus contenidos estén planteados en clave nacionalista.

Estoy harta de que el lehendakari de todos los vascos y vascas se pasée por América Latina con fondos públicos hablando de un "pueblo" que en mi opinión no es sino una ensoñación pueril, respetable si la expresa como Juan José, ciudadano con libertad de expresión, pero no cuando se trata de hablar en nombre de la comunidad autónoma plural a la que representa.

En este blog se me ha acusado de antinacionalista. Ni me molesto en defenderme. Pero creedme que una se cansa de sentirse excluida porque asuntos de patrias y banderas no le muevan un pelo. Por cierto, yo me quedo con el Euskal Hiria de Bernardo Atxaga:

«Yo sueño con “ciudad vasca”, además el juego de palabras me favorece; hablando en lengua vasca, Euskal Herria es “pueblo vasco” y Euskal Hiria, “ciudad vasca”. Creo que la palabra ciudad en cualquier diccionario... tiene mejor eco. La ciudad, en principio, no es de nadie y es de todos, no hay un origen, nadie puede decir esta ciudad es mía porque yo llegué el primero, no, es de todos los que han llegado, de todos los que la han construido y la van a construir... Mi idea sería que pasáramos de un espacio en donde puede haber una identidad primera original, a un espacio con muchas identidades...» (Extraído de la Pelota Vasca, de Medem)

- Ante todo, soy de izquierdas

Lo que implica sentirme incapaz de votar a un partido que apoya, aplica y endurece la Ley de Extranjería, por ejemplo. Y claro que da miedo la posibilidad de que gobiernen con el apoyo y la influencia del PP. He leido en otros blogs que el PSE está a la derecha del PNV. Me parece falso, porque creo que existe una cultura y una tradición política que marca. No es lo mismo provenir de la Margen Izquierda que de Llodio. No es lo mismo pertenecer a un partido impulsado por curas y terratenientes que por obreros e intelectuales. Yo creo que se nota, y una prueba de ello son las diferencias en los temas que me ha tocado cubrir: las políticas de igualdad y las de investigación científica. Celebro que el PNV haya asumido cuestiones como el respeto a la diversidad sexual, pero me parece una exageración decir que esta más a la izquierda del PSE.

En todo caso, ya digo que no me sale votar al PSE. Respecto al resto, Ezker Batua y Aralar, ahí entra el dilema. Creo que es importante votar a un partido minoritario a la izquierda de PNV y PSE que influya en las políticas públicas, como lo ha hecho EB. Sin embargo, Madrazo no merece mi voto. Si alguien no entiende porqué, puede leer la carta de desafiliación de 27 militantes (no 28, puesto que uno de ellos aclaró en los medios que se desafilió por libre y no suscribió dicho manifiesto).

Aralar me parece una iniciativa loable y animo a quienes me leáis a que les votéis si sois nacionalistas y de izquierdas. Me parece que unos buenos resultados de Aralar serían la mejor respuesta contra ETA y los sectores que no la condenan. En mi caso, tiene tan transversalizado el tema nacionalista (hasta al hablar de política científica) que está claro que no es mi partido. Y claro, no dejo de pensar que votar a Aralar o a EB es votar a Ibarretxe, a quien volverán a apoyar. Y me irritó profundamente la cantidad de energía que invirtieron en apoyar la consulta, que al parecer consideraban una prioridad política.

En fin, tengo ganas de que llegue el domingo para aparcar un poquillo los dilemas electorales de mi mente. Por último, tal vez os apetezca leer los reportajes de análisis que he publicado: La varita mágica de la innovación y Voluntad política contra el espejismo de la igualdad. ¿Cómo estáis viendo vosotras y vosotros todo esto?

(En la foto, mi particular vista de la Euskal Hiria, una estampa de Bilbao cercana a mi casa, de la que disfruto a diario)

5 comentarios:

Txus dijo...

Yo votaré como siempre, aunque quizá no debiera (por aquello que cuentan del voto útil y esas cosas).
Lo que no entiendo después de leerte es dónde está tu dilema. Después de leer todo dos veces me ha quedado claro a quién deberías votar si quieres ser fiel a ti misma...

Itsaso dijo...

Pos yo lo tengo claro de echo ya he votado. Ole el voto por correo que te deja el domingo libre! Yo estoy harta en general de todos, pero simplemente voto para que después no salga alguno que no deseeo y me arrepienta por no haber contribuido en algo.

David Lozano dijo...

El dilema no puede estar entre votar Ezker Batua y Aralar. Lo que tienes que decidir es si pesa más la "boina" o no.

Ambas formaciones apuestan por la izquierda, aunque con matizaciones. Lo que les diferencia del todo es su apuesta por la independencia o por el federalismo.

Me parece injusto denegar el apoyo a EB en función del abandono de 27 personas de esta formación. Estas personas tendrán sus loables razones pero, en todo caso, estamos ante un gran marketing publicitario que tiene un interés muy claro.

Si te denominas nacionalista no dudes, vota Aralar. Pero si no eres nacionalista, no olvides que Ezker Batua no sólo es Madrazo.

June Fernández dijo...

Me intrigas, Txus. ¿A quién debería votar?

Itsaso, bien hecho, la verdad. Yo voté por correo el año pasado y eso me permitió pasar un maravilloso finde improvisado en Madrid. Es una gran idea. Y entiendo tu forma de votar, porque es la que me ha guiado alguna vez. Sin embargo, esta vez ni siquiera sé cuál sería el mal menor.

David, no es que deniegue mi apoyo por esas 27 personas, sino porque antes de que salieran a la palestra estaba de acuerdo con algunos de sus argumentos. De hecho, no me gustó la carta, porque me pareció airear demasiados trapos sucios que rara vez salen a la luz cuando se trata de grandes partidos.

Creo que si Madrazo no recibe cierto castigo, se perpetuará en el poder, ya que no hay quien le eche, visto lo que ha pasado cuando más posibilidades de cambio había. Y lo de la boina es cierto, pero también es cierto que en estas elecciones, en las que todo indica que los pactos posteriores serán más decisivos que los resultados electorales, creo que EB apoyará al de la boina casi seguro.

Muchas gracias por dejarme un comentario que, además, me ha gustado mucho tanto por el tono como por la argumentación. No creas que no me hará pensar un poquito más.

chus dijo...

Yo no puedo votar, pero la sensacion que tengo es como la de Itsaso, cansado del pragmatismo político de todos los grupos.