domingo, mayo 03, 2009

El chiringuito


EL PAÍS de hoy me ha dejado anonadada. Después de asistir a un despliegue de cinismo en la sección de la defensora del lector, en el que los responsables de la publicación de la fotografía de Carla Bruni y Letizia Ortiz subiendo las escaleras de espaldas nos vienen a decir que quienes vemos básicamente dos culos tenemos "la mirada sucia", encuentro un desconcertante reportaje.

Bajo el título "Save the chiringuito", el larguísimo texto relata la unidad del pueblo andaluz en torno a una curiosa causa: defender la supervivencia de los chiringuitos, seña de identidad de Andalucía, frente a la Ley de Costas que vulneran. Más que en criterios económicos o turísticos, se basan en declarar a los chiringuitos poco menos que patrimonio universal de la humanidad. No falta, como no podía ser de otra manera, un despiece con declaraciones de Georgie Dann. ¿Qué os parece? Yo estoy tan estupefacta que por el momento no voy a opinar.

Más estupefacta me ha dejado aún que esta semana haya desaparecido la columna de Enric González. Para quien no la conociera, se publicaba entre semana en las páginas de Televisión y era la única parte de EL PAÍS que no me perdía nunca. Os invito a que pongáis su nombre en el buscador y le leáis. Enric toma (o tomaba, ya no sé) como pretexto cualquier hecho relacionado con la televisión, pero siempre lo aprovecha (o aprovechaba) para meter muchísima caña política. Me encanta.

No sé si es conveniente en mi caso hablar abiertamente de las causas. Mejor que os lo cuente Ignacio Escolar. Así no pronuncio la palabra prohibida. Yo no sé lo que pasará el lunes. Si Enric vuelve, me alegraré de poder seguir leyéndole. Siempre que no se deje amilanar, por mucho que le censuren (huy, se me ha escapado). Si no vuelve, me lo tomaré como una lección de dignidad periodística. Pero le echaré mucho de menos.

10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querida June, El País, y en concreto el Grupo Prisa, cada vez es más receloso y hace lo que sea para defender su política de grupo de empresa, sometiendo la libertad de expresión y las opinios contrarias a una censura total.
Ahora es Enric González, no creo que tarde mucho en ser censurada Almudena Grandes. Y desde hace tiempo tiene una guerra declarada a los núevos gobiernos de Iberoamérica, donde tiene intereses comerciales con Alfaguara y otras editoriales.
En fin, yo hace tiempo que ya no le leo, me parece que además ha apostado por Gallardón como candidato del PP y se ha puesto en frente de Zapatero.
Desde luego a los grupos nacionalistas y a Izquierda Unida los desprecia totalmente.

Salud y República

Bilbon kazetaria dijo...

Bueno. Enric ha vuelto hoy (por cuánto tiempo es otra cosa) y dando estopa de la buena. Ayer era el Día Mundial de la Libertad de Prensa, así que Enric lo ha tenido 'a huevo' para hablar de lo que tocaba a hablar sin salirse de la limitación que tiene su columna de versar sobre la actualidad de la televisión. La verdad es que se me ocurre muy poco que añadir a la columna de hoy, esta todo tan bien dicho.

http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/Derechos/elpepirtv/20090504elpepirtv_3/Tes

Magapola dijo...

De lo del chiringuito me enteré. Ya se sabe el truco: pon Cultura con mayúsculas a cualquier cosa, hasta a mear en la calle, y ya está, nadie lo prohibirá.

Lo de Eric no lo sabía, y gracias, sin duda es muy interesante.

LoveSick dijo...

Lo de la agresora del lector no tiene nombre. Desde su primer artículo ya marcaba cuál iba a ser su tendencia, es decir, la de proteger al periódico frente a cualquier comentario mínimamente crítico. Por otro lado, me gustaría saber cuándo va a abordar el tema de las descargas en internet, que el periódico continúa denominando como ilegales o "legales", con el matiz que cada uno quiera darle a las comillas, cuando en España sn completamente legales y avaladas por varias sentencias judiciales.

Lo de Enric González viene como consecuencia de lo anterior. Es una lástima que una pluma de tanto talento sea recluida a la tele y al fútbol, por cierto, las dos secciones que nunca miro. Lo conocí por un par de libros que recomiendo "Historias de Londres" e "Historias de Nueva York". Bueno, por lo que he visto en El País digital, al menos aún sigue.

LoveSick dijo...

Por cierto, hoy a las 12h hay una entrevista digital con Enric González... se repetirá de nuevo esa palabra prohibida?

NáN dijo...

La tradición es la tradición.

¡Qué bonito cuando se sube una cabra al campanario y se la lanza desde allí para que se espanzurre contra el suelo! Mientras todas las buenas gentes se mueren de risa y se emborrachan y se dice el pregón de las fiestas.

Nada, nada, hay que ser más tradicionales. ¿Para cuándo un remake de las fiesta populares de la Inquisición?

En cuanto a El País, estoy de acuerdo con Almazán. Lo compro el sábado, saco Babelia (ya sé que defiende a grupos editoriales, pero sigue informando) y ya está. El tratamiento de Latinoamérica es infecto y el de Palestina, que lo era, ha mejorado (misterio). Todo esto lo digo porque sí echo un vistazo a la edición digital).

entrenomadas dijo...

Vaya susto cuando he visto la foto. Claro que el texto aún me asusta más, me refiero al contenido, país, culos y prohibiciones incluidos.

Si es que parece que un tebeo. Sólo que el tebeo es mejor.

Kisses, hermosa,


M

Magapola dijo...

Deberíamos hacer una franquicia de esto del chiringuito, si tanta tradición y españolismo lleva encima. Por supuesto entre el mobiliaraio habría que incluir a unos cuantos ingleses borrachos, sin los cuales el chiringuito no tendría tanto caractér español.

chus dijo...

Yo me declaro fan del chiringuito, en serio, me encanta, lo de ponerte una camiseta para ir al chiringuito, las chanclas, los tintos de verano. Qué tranquilidad.
Eso sí, hay chiringuitos como los del Playazo o como los de Getares... y yo voy a los chiringuitos como el del playazo, por supuesto.

June Fernández dijo...

Chus, no sé de qué hablas. Perdona mi ignorancia pero no conozco la diferencia de chiringuitos como Playazo o como Getares. Yo no soy muy de chiringuito. Sí ir a comprar el heladito, pero no creo que a esas casetas de plástico les afecte la norma.

Con el resto, estoy de acuerdo en vuestro análisis sobre llamar cultura a todo, y también en la crítica a PRISA. Por cierto, ¿dónde está Enric? ¿De vacaciones, le han echado o lo ha dejado? Tengo mono.