jueves, enero 10, 2008

Se acabó el misterio


Lo podéis ver aquí. Sí, sí, el mismo día que discutimos sobre prostitución, mi jefe me encargó ese reportaje. Lo cogí con ilusión, porque pensé que el contacto directo con prostitutas me ayudaría a aclararme ideológicamente. No ha sido tan así porque es muy difícil acceder a ellas. Tras dos días hablando con asociaciones, llamando a anuncios de contactos y recorriendo las calles donde solían trabajar, sólo he podido tener una conversación telefónica con una. Pero bueno, ha sido un reto interesante y enriquecedor.

En cuanto al posicionamiento ideológico de Emakunde, estoy de acuerdo en casi todo: la prostitución "no es deseable porque no es deseada, aunque sea consentida", es fruto de unas relaciones desiguales entre mujeres y hombres, y ciudadanas del norte y el sur, y perpetúa el rol de objeto sexual de las mujeres. Por ello, a largo plazo hay que trabajar porque desaparezca, mediante planes de sensibilización para reducir el consumo, pero a corto plazo lo prioritario es mejorar las condiciones de las prostitutas y alejarlas de la exclusión social con medidas concretas. La pena es que Emakunde todavía no ha concretado esas medidas. En definitiva, creo que la mejor opción es estar contra la prostitución pero por los derechos de las prostitutas.

Por cierto, a quienes nos tachan de puritanas y mantienen la también legítima postura de que vender sexo es tan digno como vender cualquier otra cosa, les pediría que reflexionen sobre que el 90% de prostitutas en Euskadi son inmigrantes. La mayoría sin papeles. Y muchas arrastran enormes deudas que no podrían sufragar con un sueldo de limpiadora. Tal vez sea cierto que no hay que dar la imagen de que lo hacen obligadas, porque victimiza a las mujeres. Tal vez no lo hagan obligadas por proxenetas, pero sí por la ley de Extranjería. La foto la firma Pere Durán.

9 comentarios:

fernando dijo...

Un problema muy grande que requiere muchas medidas. Si fueran menos clientes, sería la mejor medida para ir acabando con las prostitución.

un beso.

NáN dijo...

Exactamente lo que quise decir cuando me refería al contacto con el grupo Hetairas.

Hay un problema: la mayoría de las mujeres que se dedican a eso presionadas por las condiciones socioeconómicas. La oposición moral significa el inmovilismo y no trabajar para que tengan derechos. Si los que quisieron liberar a los obreros de las terribles condiciones que tenían en tiempos de nuestros bisabuelos hubieran dicho "no hay que hacer nada hasta que cambiemos el sistema", las condiciones seguirían siendo terribles.

Apoyémoslas en la delimitación y conquista de sus derechos. Y respetemos a las que optan por ello porque prefieren una vida más cómoda que la que les esperaría como asistentas.

Y por supuesto, combatamos a los chulos y las mafias: ellas ganan su dinero.

Aitziber dijo...

june, te recomiendo "el año que trafiqué con mujeres" esta en SOS (bueno, ahora en mi casa, pero la subo la prox. semana)
Y a ver qué te parece este artículo
http://www.sindominio.net/karakola/precarias/orgulloputa.htm
CREO QUE ES UNA EXPERIENCIA MUY/DEMASIADO PUNTUAL, para meter en este debate, pero...ahí está.

Es un artículo sacado de ésta alternativa, que me conquista:http://sindominio.net/karakola/precarias.htm

Y bueno, más en mi linea te copio/recuerdo éste otro texto para contrarestar un poco:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=48704

Ya te las mandé hace poquito, pero repito y así quedan ahí para el debate. MUXU HANDI BAT y ese ABRAZO!!

Jluis dijo...

Recientemente participé en una reunión en la que hubo más de un asistente que mantenía aquello de la prostitución voluntaria y como acceso a dinero fácil.

Entonces la directora de una organización que trabaja exclusivamente con víctimas de redes de trata de mujeres empezó a dar detalles sobre las prácticas para "atar" o retener a estas mujeres...

... Finalmente se disculpó por la dureza pero nos pidió que entendiésemos que se enfadase cuando la gente cierra los ojos a que en la salida de todas las ciudades de España hay locales que no se esconden demasiado y en las que se realizan estas prácticas.

Un abrazo.

NáN dijo...

jluis, por si acaso, te recuerdo mi última frase: "Y por supuesto, combatamos a los chulos y las mafias".

Pero por la existencia de esas mafias no hay que juzgar la totalidad. Confundir la trata de blancas con la prostitución es una postura moralista que no hace ningún bien a quienes no están en esas redes y quieren ejercer teniendo derechos como cualquier trabajador.

Si la trata de blancas y las mafias es el 97% del negocio, acabemos con ese 97%. Pero tratemos racionalmente la situación para que las que lo hacen racionalmente y porque quieren están siendo abandonadas en su lucha por los puritanismos de la derecha y de la izquierda.

Confundir y mezclar la situaciones es lo que ha hecho históricamente el Poder para que no se logren soluciones. Si el tema propuesto por June hubiera sido la trata de blancas, ya sea como secuestro, como engaño, forzadas por deudas ínfimas que se contraen por la pobreza, etc., la respuesta sería distinta a la que estoy dando.

Txus dijo...

A ver si mi mente de ciencias me permite expresarme mejor que la última vez y ahora no hay malentendidos.
Igual que tu (y Aitziber) yo también creo que el modelo actual es una basura y que la mayoria de las putas están jodidas en todos los sentidos.
En lo que opinamos diferente es en el objetivo. Vosotras defendéis (creo) que hay que erradicar la prostitución y yo estoy convencido de que no es necesario.
Si el negocio evolucionase hasta un punto en el que las prostitutas pudiesen elegir que hacer, con quien y a cambio de que no sería necesario abolirla.
Hay que tener claro cuál es realmente el problema. Para mi es que actualmente hay muchas mujeres que se ven obligadas (por lo que sea, falta de dinero, un compatriota que le retiene los papeles, la falta de esos mismos papeles...) a hacer algo que no quieren. También para mi, la solución a esto no es erradicar la prostitución, sino regularla de tal forma que quien se dedique a ello no lo haga por obligación, sino porque esa es su elección.
Si al final es como mucha gente cree (me da la impresion que tambien vosotras) y todas las putas se dedican a ello por obligación con mi forma de ver el asunto habremos alcanzado también vuestro objetivo y todos contentos. Claro que también está la opción de que haya quien prefiera seguir ejerciendo (muy probablemente las de lujo, una verdadera minoria) y creo que no debería pasr nada.

Y cambiando de tema, me voy al apartado del lenguaje. Tengo la suerte de tener en la familia gente que curra en los (peores?) antros bilbainos y juntarme en las celebraciones con putos y maricones de la zona bilbaina. Y si, con ellos también hay que hablar asi, porque ellos lo hacen conmigo con total naturalidad (si, alguno me llama maricona aunque no lo sea y me pide el pastelito de entre mis piernas). Asi que os agradecería antes de criticar mi lenguaje por denigrante que os lo penséis dos veces. Me parecería absurdo que un vocabulario que el aldido ve como habitual y no denigrante si proviene de mi, a vosotros os ofendiese que se lo dedicase a el.
Hay demasiado interes en lo politicamente correcto, cuando al tratar con la gente te das cuenta de que lo que ofende es la intención, no la palabra en si.
June, la proxima vez que tengas que escribir sobre "mariconas" me avisas que igual te puedo poner en contacto con alguna, aunque tenga un colgajo más grande que el mio. De los putos no prometo nada, porque es algo de lo que no presumen y probablemente sean tan reticentes como con los que tu has hablado.

Txus dijo...

Se me olvidaba la despedida, como comenta Ismael Serrano en la intro de una de sus canciones, "los peores antros, a las peores horas, están llenos de la mejor gente".
La canción es "100 dias", por si os apetece escucharla.

Itsaso dijo...

Veo que has pasado de noticias universitarias a noticias sociales, enhorabuena!

El otro día me sorprendi al ver que unos medios unian la noticia de los 210 euros para el alquiler con que la prostitución era el negocio que mas se da en casas particulares. Que tiene que ver una cosa con la otra? o acaso un joven va alquilar un piso valiandose de la ayuda para poner un burdel? quizás estaban insinuando eso...

June Fernández dijo...

Vaya, vaya. Desconecto un día y ésto se pone al rojo vivo...

Fernando y Nán: Una vez más, estoy con vosotros. A largo plazo hay que trabajar para reducir la demanda, no la oferta. Si no hay clientes, no hay prostitutas. Es más fácil y ético educar a un hombre para que renuncie a comprar sexo que pedir a una mujer que renuncie al modo que ha encontrado para llegar a fin de mes. A corto plazo, lo prioritario es protegerlas. Pero Nán, como digo más abajo, eso de voluntario me parece cuestionable cuando a la mayoría la escasa formación, las deudas y la situación de irregularidad les dejan pocas alternativas. Eso no es libertad.

Aitziber: Eskerrik asko por las aportaciones, las irá mirando.

JLuis: No me gusta hablar de dinero fácil. Esa expresión es prejuiciosa. Hablamos de no juzgar que alguien prefiera vender su cuerpo ofreciendo sexo que dejándose la espalda y la libertad como interna. Las redes existen y es la realidad más sangrante. En Euskadi, según Emakunde, apenas afectan a las europeas del Este. Aún así, como decía, creo que es tan denunciable que una red te ate a que lo haga el señor al que le tienes que pagar la patera o el Gobierno negándote papeles.

Txus: El problema es que tú no enmarcas que esa basura (o no lo expresas así) ni en el patriarcado ni en las desigualdades de los países del Norte y el Sur. Analizar la prostitución sin esas claves me parece que tiene poco sentido. Mientras que no desaparezcan esas desigualdades veo imposible un sistema justo y sano, por muy regulado que esté. El putero seguirá pensando que puede hacer con esa mujer negra lo que le apetezca. Hoy por hoy, dudo mucho que los clientes sientan a una puta, mujer, inmigrante y no blanca como un igual. Y de ahí surgen las vejaciones que la mayoría denuncian como constantes. Es como con los gays. Está visto que regular sus derechos (algo genial, por supuesto) no ha supuesto la desaparición de la homofobia. En una sociedad sin desigualdades de género ni de riqueza, si personas que libremente (con la formación suficiente y sin ataduras para poder elegir otra profesión) optaran por ofrecer sexo, lo respetaría. Pero me parece tan utópico que no quiero perder tiempo en imaginarlo.

En cuanto al lenguaje, estoy bastante de acuerdo contigo. Yo reconozco que en mis conversaciones coloquiales he dicho más veces "puta" que "prostituta". Pero lo de que los gays se autodenominen maricones (es cierto, mis amigos también lo hacen) no lo entenderé nunca. Me recuerda al síndrome de Estocolmo. O igual es una manera de reirse de sí mismos y de quienes les insultan, vaciando de contenido denigrante el término:

- ¡Maricón!
- ¡Pues sí! ¿Qué pasa?

No sé. Yo, como heterosexual, prefiero utilizar un término respetuoso, sobre todo en foros públicos como éste, para que el homófobo que lea "maricón" no mezcle cosas... Pero vaya, tampoco me escandalizo. En cambio, lo de los transexuales (que no travestis) lo veo más serio. La mayoría son mujeres y hombres heterosexuales, nada de mariconas o camioneras-bolleras. Creo que son un colectivo tan vulnerable y poco aceptado que urge tratarlo con respeto y por su nombre, de acuerdo con la identidad que sienten suya. Por cierto, me tienes que contar tus corredurías por los bajos fondos de la ciudad... Qué poco te pega, chico.

Itsaso: Bueno, no es tan así. Entré para dedicarme a la información universitaria y me dieron vía libre para proponer los temas que me gustan, que son los de Sociedad. Ahora hago ambas cosas. Pero gracias. Es lo que siempre me ha interesado, por lo que soy periodista, así que no puedo estar más contenta. No he leído lo que me dices de mezclar noticias pero me dejas atónita. No quiero pensar que quisieran relacionarlo, ha tenido que ser por falta de espacio. Si no, el mundo está realmente loco.