domingo, septiembre 27, 2009

Para distraernos de lo que ustedes saben


Hace tiempo que abandoné la sana costumbre de entregarme al peloteo de mis amistades en mis posts, pero no puedo dejar de recomendaros las crónicas que ha escrito Ander Izagirre en su blog durante su viaje a Bolivia.

Creo que la mayoría sabéis quién es Ander (San Sebastián, 1976), periodista y escritor de viajes que conocí a raíz de que Lucía nos mandara leer en la carrera su maravilloso (y literalmente tórrido) libro Los sótanos del mundo. Tres años después puedo presumir de contarle entre mis amigos, tanto blogueros como terrenales.

Gracias a su blog, hemos sido partícipes de sus andaduras bolivianas. Hemos llegado incluso a sentir con él, o al menos intuir lo que él sentía. Le he imaginado aturdido pero muy divertido en medio de la algarabía de las asambleas populares; profundamente consternado al conocer a Abigaíl, una adolescente de 14 años que trabaja en las minas en condiciones de explotación; disfrutando de un curioso partido de fútbol de mujeres indígenas... Todo un terremoto emocional que espero que nos pueda contar largo y tendido cuando se recupere.

Mientras esperamos a ver publicados los reportajes en la prensa, os dejo con la historia de estas futbolistas guaraníes que dan teta entre gol y gol. Me gusta porque, si bien denuncia la terrible situación de las mujeres guaraníes, se queda sobre todo con su capacidad para organizarse, ilusionarse y disfrutar. La foto la sacó el también periodista Daniel Burgui, compañero de viaje de Ander, quien cuenta el partido y mucho más en su blog.

Para distraernos de lo que ustedes saben

El partido entre los equipos de Urundaiti y Boyuibe se retrasa unos minutos: Susana, una de las jugadoras, está detrás del córner dando el pecho a su bebé (ved esta foto de Dani).

Susana, guaraní de 25 años y madre de seis hijos, salta por fin al campo y se instala en el borde de su área, donde no dejará pasar ni una bola en todo el partido: una defensa central infranqueable. El campo es una gran explanada de tierra irregular, despejada en medio de la aldea guaraní de Urundaiti, en el Chaco boliviano.

(Más fotos del partido, también de Dani).

El partido sufre otro pequeño retraso: el entrenador Carlos advierte que tres de las jugadoras de Urundaiti están embarazadas y no deberían participar. Se reorganiza el equipo. Unas señoras obesas de unos 35 años se visten la equipación y salen al campo en sustitución de las embarazadas. Junto a ellas juegan mujeres de 25 o 26 años con media docena de hijos cada una y hasta una chica de 14 años que también ha estado amamantando a su bebé unos minutos antes del partido.

Los equipos y los partidos están organizados por Momim (Movimiento de mujeres indígenas del mundo), una asociación dirigida por la inagotable Margoth Segovia, que lleva años peleando por mejorar la vida de las mujeres del Chaco. En una sociedad como la guaraní, que según Margoth es tremendamente machista, y cuyas familias a menudo trabajan en régimen de servidumbre para los grandes terratenientes de la zona, las mujeres apenas tienen oportunidades para desarrollar ningún oficio ni ninguna afición. Abundan los malos tratos, el alcoholismo de los hombres, la violencia en las casas, las mujeres abandonadas con un montón de hijos o la subordinación total a los maridos. Incluso las que no padecen esos problemas apenas tienen tiempo para nada más que cuidar a la prole y llevar la casa.

-Nos reunimos para disfrutar todas juntas del deporte -dice Margoth a las jugadoras de ambos equipos, en el discursito previo al partido-. No se trata de jugar a muerte. Queremos que perdure la amistad, el respeto y la solidaridad entre todas nosotras. Hacemos deporte para distraernos de lo que ustedes saben.

La doctora española Pilar Mateo (inventora de una pintura especial que acaba con las vinchucas, transmisoras del mal de Chagas) y Margoth Segovia impulsaron una asociación en la que imparten cursos para enseñar oficios a las mujeres, les ofrecen asesoría legal para los problemas domésticos y para que conozcan sus derechos, organizan un programa de radio semanal y hasta organizan campeonatos de fútbol.

Yobinka Guzmán, arquera del equipo de Boyuibe, tiene 29 años, cuatro hijos y un sobrino adoptado en su propia casa. Todos los días se levanta a las seis de la mañana, da la leche a su chiquito de 2 años, prepara el desayuno a los hijos mayores y sale al trabajo: es educadora en una escuelita de la aldea guaraní de Pueblo Nuevo, donde atiende a niños de 2 a 4 años. Al mediodía prepara la comida para su familia y arregla a los hijos para que vayan al colegio por la tarde. Luego dedica varias horas a limpiar las ropas y la casa. Y por la noche acude a los entrenamientos del equipo de fútbol.

-Duermo como muerta -dice, entre risas.

(Los goles y las mejores jugadas, las mujeres embarazadas que sueñan con dar a luz a tiempo para participar en la Donosti Cup 2010 y la jugadora sofocada que en el descanso pide una teta fría para amamantar a su bebé aparecerán en el reportaje que espero publicar más o menos pronto).

7 comentarios:

Ander dijo...

Gracias, June. Me acordé mucho de ti en aquellos días con las mujeres del Chaco boliviano, te hubiera interesado mucho. Después del partido nos hicieron una entrevista en "Mujeres sin fronteras", un programa de la Radio del Chaco, y nos tuvieron una hora hablando sobre igualdad, violencia contra las mujeres, la situación de la mujer en España y otros temas con los que nos apañamos como pudimos. Como ahora las mujeres del Chaco van a empezar a hacer entrevistas por Skype, les hablé de cierta amiga de Bilbao que de verdad conoce bien esos temas...

A ver si nos vemos pronto. Un saludo.

RGAlmazán dijo...

Hermoso y entrañable artículo. Y sí, a pesar de la explotación se desprende sobretodo la capacidad de salir adelante, con unas ganas de vivir y disfrutar tremendas.
Sólo desear que Evo las mejore las condiciones de vida y encuentren la justicia y solidaridad que merecen.

Salud y República

Cristina dijo...

Lo bueno de todo ésto es que esas mujeres a pesar de su situación no han perdido la esperanza y ahí están disfrutando por unos minutos de un ápice de libertad. Muy bonito el reportaje de Ander.
Muxus

entrenomadas dijo...

Fantástico!!!

Me lo quedo. Me ha gustado muchísimo.

Kisses,

Marta

June Fernández dijo...

Me alegra que os haya gustado y que también os hayáis quedado con el mensaje positivo. Besos

Martin Bolivar dijo...

Coincido con RGAlamzán. Admiro esa capacidad por salir adelante de las mujeres a pesar de todos los obstáculos, justamente por ser mujer, indígena y pobre.

Caravinagre dijo...

Hola June,

Gracias por pasarte por el blog y se agradece también la "molestia" de avisar de que colgabas una fotillo de este encuentro futbolero tan espléndido del que fuimos testigos. Por supuesto que puedes utilizar las fotos y mostrarlas. No problem.

Nos alegramos, Ander y yo, de que hayas disfrutado. Así que tu eres la que nos podías haber sacado de aquel atolladero de entrevista sobre la violencia de género, la igualdad y todas esas cosas que nos hicieron sudar en la radio chaqueña, ¿eh? Bueno, pues ya les puedes decir a las mujeres de Camiri y Urundayti que te inviten un día.

Un abrazo muy fuerte. Yo tampoco te conocía. ;-)