lunes, agosto 10, 2009

Me sube la testosteronaaaa


Me parece súmamente peligroso el debate de la castración química, es decir, pensar que inyectar hormonas a un violador para disminuir sus niveles de testosterona es una solución para prevenir que vuelva a reincidir. Esto implica admitir que las agresiones sexuales tienen una causa biológica: los biomachos son víctimas de subidas incontroladas de testosterona, que son las responsables de que recurran a saciar su irrefrenable deseo forzando a una hembra.

NO SE PUEDEN PREVENIR LAS AGRESIONES SEXUALES SIN ENTENDERLAS COMO UNA EXPRESIÓN DE PODER EN UNA SOCIEDAD MACHISTA

Quien no entienda que violar es una forma de algunos hombres de someter a las mujeres y reafirmar así su poder, no podrá lanzar políticas preventivas efectivas. No es una cuestión de hormonas sino de poder. Es sabido que a muchos violadores ni siquiera se les levanta. Los violadores no son enfermos mentales con exceso de testosterona. La que está enferma es esta sociedad que sigue educando a los hombres para que ejerzan el poder sobre el resto de las personas y la que sigue enseñando a las mujeres que estar disponible, servir, satisfacer deseos y cuidar son los fines que dan sentido a su existencia.

¿Qué será lo siguiente? ¿Estará la testosterona implicada también en los asesinatos machistas (ira incontrolada)? ¿Debemos pensar que un transexual masculino o una bio-mujer como Beatriz Preciado que se administra testosterona puede convertirse en un violador potencial?

Soy partidaria de la libre circulación de las hormonas. Que cada cuál (al menos mayor de edad) se chute lo que quiera. Ya sea Preciado que el violador de turno para intentar lavar su conciencia (a poca que tenga no lo conseguirá). De lo que no soy partidaria es de que un Gobierno autonómico defienda una solución biologicista a un gravísimo problema social como es el de la violencia machista. Y menos aún de que respalde el argumentario de los pobrecitos violadores que mira si no pueden controlarse que piden ser hormonados (¡te crecen tetas y todo! ¡dejas de ser hombre! ¡fíjate a qué aberración están dispuestos a someterse!) para no volver a pecar.

Con ese titular, la Generalitat se ahorra profundizar en el problema con un programa integral serio con perspectiva de género y ayuda a los violadores a limpiar su conciencia culpando de todo a un desajuste hormonal. Se me ocurren pocas medidas más irresponsables. Repito:

LA VIOLENCIA MACHISTA NO ES UN PROBLEMA DE HORMONAS

¿Cuántas mujeres asesinadas y violadas más hacen falta para que la clase política se entere?

9 comentarios:

Martin Bolivar dijo...

Bueno, por fin encuentro criterio y sentido común en una opinión. Primero hay que terminar con la sociedad machista.

Alicia Mora dijo...

Efectivamente June! genial post.
La violencia machista es un problema de educación!! a las hormonas se las controla!!
Ese tema es de locos...

Abrazos

KOSKA&FREIXA dijo...

vamos ke tu le das un cóctel químicoa un ceporro y ya está, se te diluye toda la educación sexista y todo el machismo; y en fin algunos tontorrones seguro ke les irá bien poke creerán ke sin picha funcionando no hay sexualidad; pero a los agresores les da igual si muchos violadores lo son porke son incapaces de establecer relaciones de igualdad o porke creen ke no funcionan, etc.. o es ke hay ke explicar el abce de ke el cerebro gobierna el sistema nervioso y etc...
joderrrr cuanta inculticiaaaaaaaa!!!

Como tu post es muy bueno,
ante esto solo puedo añadir y recomendarte lo ke está haciendo en estos momentos Lulú, nuestra gata miembra de Cicatrices Transgenicas http://cicatricestransgenicas.blogspot.com/2009/08/dama-de-oro-bebida-para-olvidar-haber.html
Bessossmil!!!

A filla do mar dijo...

Esta es mi primera visita y seguro que no será la última.

Me gusta lo que piensas y como lo cuentas.

Gracias.

Magapola dijo...

Pienso exactitamente lo mismito que tú, June, a veces parece mentira que estemos "evolucionando".

June Fernández dijo...

Me alegro de que estemos de acuerdo. Besos a todas y todos

Anónimo dijo...

Para empezar, no entiendo porqué una de las etiquetas es "retratos de la derecha". Que yo sepa, en Cataluña gobierna el PSOE.

Por otra parte, ¿y si esta medida funciona? Yo no sé si da resultado o no, pero si resulta que con ese tratamiento consiguen apaciguar la agresividad de algunos agresores, a mí me parece bien. Cualquier tratamiento que sirva para reducir el grado de violencia merece ser probado.

Además, el tratamiento va a ser voluntario, ningún gobierno impone nada, luego no entiendo el problema que tienen los partidarios de que circulen libremente las hormonas. Salvo que lo que se pretenda sea el encarcelamiento de por vida (cosa que en principio tampoco me parece mal, en caso de que el agresor no sea recuperable).

June Fernández dijo...

No me gusta debatir con anónimos.

No acepto que un Gobierno asuma la hipótesis esencialista de que las agresiones sexuales a mujeres son motivadas por un desajuste hormonal y, por tanto, son inherentes a la condición masculina no por haber recibido una socialización sexista sino por tener testosterona.

Si funciona, será por sugestión o por lo que sea. Y repito: me parece bien que los violadores pidan un tratamiento hormonal y se les conceda, pero no que una institución asuma ese discurso y lo lance a la sociedad.

Anónimo dijo...

Lo siento, pero como tienes activada la opción de comentarios anónimos, pensé que los aceptabas. De todas formas, no se volverá a repetir.

Adiós.