sábado, junio 27, 2009

Las viejas son el futuro


En su día me encantó el siguiente reportaje publicado en Diagonal y me quedé con ganas de traéroslo aquí. Aborda con perspectiva de género el edadismo, la discriminación a las personas mayores, que se traduce en que son tratadas como si fueran invisibles, inservibles, menores de edad, meros abuelitos y abuelitas dóciles e inofensivos... Desprecio, ninguneo o condescendencia. son los principales sentimientos que despiertan en esta dictadura de la juventud. Vemos las graves consecuencias que tiene esa tendencia, como que las mujeres viudas son uno de los colectivos que mayores índices de pobreza presentan en nuestras sociedades.

Pero lo interesante es que hay movimientos que están combatiendo esa situación en clave feminista, como Old Women Movement. Entre otras propuestas, hablan de reapropiarse de la palabra "vieja" para transformar la carga peyorativa en un arma de reivindicación política, como hacen, por ejemplo, los gays y lesbianas con los términos "bollera", "marica" o "queer".

El edadismo es una forma de sexismo, defienden. Os dejo con algunos fragmentos del reportaje:

El mundo está gobernado por hombres viejos pero las mujeres de la misma edad se ven completamente excluidas de la esfera pública, encerradas en un estereotipo que las reduce a sus roles en la familia. Del mismo modo que en los ‘60 y los ‘70 se deconstruyó la idea social de la mujer, hoy es necesario deconstruir los estereotipos que pesan sobre las viejas. “Hasta hace poco las mujeres sólo existíamos dentro de la familia, como madres o esposas. La esposa modélica de los años ‘50 era sumisa, dependiente e inofensiva. Con nosotras pasa lo mismo. Estamos reducidas a la figura de la abuela, aunque ni siquiera tengamos nietos”.

(...)

Aunque las protagonistas de las revoluciones feministas en los ‘60 y los ‘70 hoy están llegando a viejas, el edadismo nunca ha formado parte de las agendas feministas. Faltan modelos de referencia, espacios en los que compartir experiencias y diálogo intergeneracional. “Las mujeres llegamos a viejas sin saber nada sobre la invisibilidad y la exclusión con las que vamos a encontrarnos. Y lo peor: habiendo interiorizado todos los estereotipos sociales edadistas”. En opinión de Rich es crucial que las mujeres entiendan que, al aceptar los estereotipos sociales sobre las viejas, se tienden una trampa futura a sí mismas. “El poco poder que pueda obtener una mujer por ser joven lo pierde por cada año que envejece. La de 30 pierde poder por no tener 20, la de 40 por no tener 30, etc. El edadismo desempodera a todas las mujeres, cualquiera que sea su edad”.

En sus acciones, las Old Women Movement siempre acuden acompañadas de una gran muñeca con el rostro de la artista alemana Kathe Kollwitz y ataviadas con camisetas diseñadas por ellas mismas en las que se puede leer: “Las viejas somos vuestro futuro”. Un buen lema para empezar a mirarlas con ojos distintos.

3 comentarios:

Magapola dijo...

Fíjate, nunca me había visto a mí misma desde esta perspectiva. Lo haré en adelante, para corregir cualquier tipo de edadismo, ya que, como bien se dice en el reportaje, asumimos roles involuntariamente que no nos pertenecen, pero que luego no nos quitamos de encima. Antes de que sea tarde...

RGAlmazán dijo...

Estupendo que se unan en el Old Women Movement, porque es verdad que si en general los viejos son apartados y utilizados a conveniencia, en el caso de las viejas, particularmente, además se las invisibiliza y su situación económica suele ser mucho peor.
Si se dejan o no pueden defenderse se las aparta o se las utiliza como guardería o como criadas de sus propios hijos, en muchos casos.
Un beso.

Salud y República

entrenomadas dijo...

Qué interesante.
Me lo imprimo, me lo guardo, me lo inhalo, me lo todo...