martes, junio 17, 2008

Pescar en tiempos revueltos

Tomara, que nos visita de vez en cuando (cuando menos me lo espero), escribió el siguiente texto sobre la crisis y lo leyó en un programa de la radio libre alavesa Hala Bedi. Me parece muy acertado, pero sobre todo me ha encantado la parodia (o no tan parodia, porque es una reclamación bien razonable) que hace de la consulta convocada con tanto ahínco por el lehendakari Ibarretxe. Os recordará a un post mío anterior en el que pedía yo también otro tipo de consultas. Es que estamos conectadas... Espero que os guste.

Escotilla 11 de junio

PESCAR EN TIEMPOS REVUELTOS

Parece que las aguas bajan revueltas, y no sólo en los ríos y arroyos de los pueblos de Gasteiz, sino también en lo que han venido a denominar como la economía libre, global, o de mercado. El petróleo está por las nubes, los transportistas de huelga, Eroski sin leche ni galletas, las gasolineras con largas colas y sin gasoil ni super, y los buques insignia de la economía alavesa, como es la Mercedes, esas fortalezas inexpugnables, paradas por falta de pequeñas piezas… La Unión Europea pretende que los currelas nos dediquemos únicamente a eso, a currar, trabajando 65 horas semanales, en lo que vendría a suponer solamente unas 10 horas diarias y 15 los sábados ¡que tampoco es para tanto! ¿o es que no haríamos eso por nuestro país?…Mientras un señor serio (Jean-Claude Trichet, que nos tutela y lo hace por nuestro bien), no quiere que sigamos consumiendo, para que no se dispare la inflación y ésta nos haga daño, y por eso nos sube más y más el Euribor… Que es un robo mensual al alza, pero serio, legal, bancario y por nuestro bien.

Y lo que es mucho más grave aún, los grandes capitales especulativos se han dado cuenta que los alimentos son un gran negocio, ya que no se sabe muy bien por qué, la gente se empecina en seguir viviendo y en tener que alimentarse para poder hacerlo. En el mundo de la búsqueda de hielo en Marte hay hambre, mientras que una tercera parte de la producción agrícola de Estados Unidos en vez de alimentar personas, da de comer a los motores de los automóviles…

En el mismo mundo, en Puente Alto, en Araba, una tromba de agua sorprende a una pareja en su propia casa mientras ella, Zuriñe disfruta de su serie favorita “Yo soy Bea” y él, Felipe, su marido, se relame con las primeras imágenes en directo de la Eurocopa desde Innsbruck…( y esto no lo escribo yo, es la transcripción literal de la noticia).

Y en esa actitud de estar “viendo la tele” es como parece que por el momento respondemos ante una realidad tan convulsa… Pero estamos ante un cambio de ciclo estructural de la economía. Hace ya casi 40 años, los hermanos Meadows hicieron un cálculo sencillo en un libro antológico y perdido por las estanterías de la globalización que titularon “los límites del crecimiento”. Digo sencillo porque venían a calcular: cuántos somos y cuántos seremos, cuanto consumimos y cuanto consumiremos, y todo ello cruzado con los recursos materiales que se calcula que quedan en el planeta… Los resultados fueron tan demoledores que en 1992 volvieron a realizar el mismo estudio, con más y mejores medios, pero esta vez lo tuvieron que titular “Más allá de los límites del crecimiento”, es decir, que ya nos habíamos pasado… Anunciaban en el 92 lo que hoy está pasando: el colapso de la economía y la cultura del petróleo. O lo que es lo mismo, de la obscenidad del despilfarro y del usar y tirar, o lo que es lo mismo, de ese inocente botellín de agua que tras recorrer miles de kilómetros, y tener todo un proceso de transformación y distribución, lo usamos y lo tiramos…

En este contexto y para ser optimistas, me gustaría poder decidir. Se me ocurre una idea, podríamos hacer una consulta sobre el derecho a decidir, y se me ocurren también algunas preguntas:

1-.¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia especulativa si previamente las multinacionales manifiestan de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la usura y la utilización de las personas y sus necesidades como objetos de lucro, de una vez y para siempre?

2- ¿Está usted de acuerdo en que los partidos vascos sin exclusiones inicien un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del pueblo vasco sobre la soberanía alimentaria y la autosuficiencia y racionalidad energética, y que dicho acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?

3-.¿Está usted de acuerdo que las decisiones relativas a la economía y el funcionamiento del mercado se tomen de acuerdo a criterios y métodos democráticos y no por instituciones y personas ajenas a los ámbitos de decisión democrática?

4-.¿Está usted de acuerdo en que los partidos vascos, y de más allá incluso, inicien un proceso de negociación para elaborar una propuesta de sistema económico de proximidad, sostenible, al servicio del bienestar de las personas y no viceversa?

Que nos pregunten, que estaremos encantadas de responder.

Egunon

4 comentarios:

NáN dijo...






(me encanta oír hablar a alguien de la soberanía alimentaria, más de una vez he tenido que explicar que no se trata de dar de comer a nuestro soberanos).

Hasta que los alimentos que necesita un país no estén cubiertos, ni un metro cuadrado para cultivos con objetivos industriales.

Si se hicera eso, habría podido comentar el post anterior de June. (Y no dudo de que acabaré comentándolo).

Tomara! dijo...

La verdad es que me siento honrado de que June haya colgado en su blog este texto, teniendo en cuenta la profundidad, el compromiso y la utopía que emana de sus entradas...

Nán, me alegro mucho que te haya resultado interesante...Creo que entre lo que seamos capaces de pensar, proponer, compartir y construir, estarán las bases para ese otro mundo nuevo y viejo, que aún no está, pero que ya existe.

Besos

T

Alicia dijo...

Excelente artículo June.
Un abrazo liberador después de un mes de exámenes.
Besossssssss

Nina dijo...

Me ha encantado Tomara, June. Queremos hablar de economía; creemos que estamos capacitad@s, informad@s, interesad@s, pero se empeñan en que nuestra prioridad absoluta es la metafísica. Un poco sucio ¿no?
Ah, un placer navegar por aquí.